Carlos Gallardo

0
12

En la muestra del Museo Nacional de Bellas Artes, Gallardo hace arqueología contemporánea. Da su versión del fracaso del mundo como engranaje. Fotografía su parálisis y su silencio. El mismo silencio que tiñe ? bellamente ? las luces y sombras de ?Finale?, una instalación de atriles con pseudo-partituras imposibles de ser ejecutadas.Des-concierto

Por Guillermo Bogani

Backup
Muestra de Carlos Gallardo
Museo Nacional de Bellas Artes

Creo que la muestra ?Back up? de Carlos Gallardo en el MNBA ha logrado desconcertarme. Escribo creo pues a pesar de haber vuelto a visitarla luego de su glamorosa inauguración, no logro intuir cuál será el destino de esas obras, a quién se dirigen, porqué se siente tanto frío frente a ellas.

Son trabajos de orfebre, conceptos capturados. Rehenes. Hay talento en sus construcciones, pero el relato de los mecanismos no desata pasión.

Algo del dominio de la belleza se omite intencionalmente ( lo que no deja de ser un bello recurso ).

Gallardo es preciso. Retrata como un fiel anatomista los motivos de la agonía de una época y su relato se va construyendo con una técnica impecable e implacable.

Gallardo es radiográfico.Llega hasta lo más profundo. Sucede que no es habitual que una placa logre conmovernos.

Gallardo hace arqueología contemporánea. Da su versión del fracaso del mundo como engranaje. Fotografía su parálisis y su silencio. El mismo silencio que tiñe ? bellamente ? las luces y sombras de ?Finale?, una instalación de atriles con pseudo-partituras imposibles de ser ejecutadas.

De la nada de todo habla Gallardo. De aquello que se vuelve huella al desaparecer. Del alma inanimada. De la desmesura del tiempo y la persistencia de la memoria.

Lo encarnado se ha desvanecido. En blanco y negro se anuncia el final de una era.

Pero pasen y vean. Allí se cumple rigurosamente aquello de : ?Vale la pena?.

Publicado en Leedor el 1-5-2004

Compartir
Artículo anteriorAdentro!
Artículo siguienteApuntar al lugar correcto