Jardines alineados: Degué

0
12

Los vidrios firmados, como sabemos, son aquellas creaciones en las que el autor estampa su nombre para distinguirlas de las de otros representantes del oficio. Entre ellos, se destacó Degué instalado en París con su manufactura familiar del vidrio en la plenitud del movimiento déco, allá por 1926, con la denominación “Cristalleries de Compagne de Paris”. Por Julio A. Portela

Nos detenemos en Degué, quizás injustamente desacreditado por quienes estimaron que sus diseños eran copias de los de Galle, Daum y Schneider.

De hecho, Degué trabajó con Galle antes de instalarse por su cuenta, por lo que no sería extraño que adoptara, por lo menos, la técnica y el estilo de su maestro, como en un trasvasamiento de su genialidad y creatividad. Asimismo el diseñador Edouard Cazaux y el mismo Schneider elaboraron dibujos exclusivos para la firma Degué. No obstante se recuerda un largo juicio por plagio entablado por Schneider, que nunca tuvo sentencia.

Si comparamos la técnica artística del vidrio con las de otras disciplinas, particularmente la pintura, comprobamos que siempre se habló de los discípulos de un gran maestro como pertenecientes “al taller de …” o “al círculo de …”. Así se han encontrado obras de calidad superior, realizadas por alumnos, que no han merecido los beneficios de una firma acreditada. También se acepta que un objeto artístico esté diseñado “a la manera de…”, siempre en referencia a un personaje distinguido en el oficio.

Lo cierto es que Degué instaló en París su manufactura familiar del vidrio en la plenitud del movimiento déco, allá por 1926, con la denominación “Cristalleries de Compagne de Paris”. De inmediato se abocó a la confección de objetos de uso cotidiano, pero con una fuerte inclinación al vidrio artístico y de lujo.

Con anterioridad, David Guéron –tal su verdadero nombre, de origen turco- había pertenecido a la Legión Extranjera, lo que permite apreciar la ductilidad del personaje.
Para firmar sus vidrios, utilizó un recurso ingenioso: la inicial de su nombre, en su pronunciación francesa, seguida por la primera sílaba de su apellido.

En general, los vasos llevaron la inscripción “Degué” en la base o en el cuello, tratada en ácido al temple, en relieve semejante a un camafeo, o simplemente tallada en el vidrio. La firma, disimulada a primera vista, como en la sombra más oscura del vidrio, hace pensar en una actitud de modestia por parte del artista.
En los objetos observados, llama la atención el predominio de la florescencia en la decoración, que podría hacer creer, erróneamente, que se trata de vidrios nouveau.
En sus diseños, los vegetales se presentan separados en brezos de exquisito y brillante colorido, como para ser admirados en el jardín alineado donde han florecido. Así sus flores, hojas y ramas aparecen en línea, participando de la ronda en la que fueron encadenadas. El diseño geométrico de las corolas, de evidente estilo déco, hace pensar en vegetales aprisionados entre dos hojas de papel “Canson” para ser disecados, antes de su colocación en el herbario.

Degué adoptó ricos y detonantes colores esmaltados, en la gama de los naranjas, amarillos y rojos, para sus composiciones primaverales. Para las otoñales reservó los azules, marrones y ocres, y el verde amarillento para la fronda de sus árboles. Pero en muchas de ellas agregó el negro, para destacar superficies superpuestas, como si se tratara de sombras proyectadas sobre los demás colores.

En general utilizó tonalidades monocromáticas. No obstante, a veces en los extremos de sus hojas y ramas, repitió el color de las flores, o viceversa, como si se tratara de una “nevada” contrastante. Todo ello, tratado en superficies bruñidas, con diseños que permiten apreciar espacios vacíos, bien dosificados, resaltando siempre los elementos vegetales que identifican sus vidrios.
La guerra, con su secuela de estragos en vidas y propiedades, lo obligó a cerrar su vidriería en 1939, y él mismo murió durante la contienda.

A pesar de su fragilidad, llegaron hasta nosotros sus coloridas florescencias, las que, desde sus moradas de vidrio, parecen saludarnos, alineadas en un jardín de ensueño.

Referencia Imágenes

Foto 1: A la izquierda, vaso con motivo de flores en naranja y hojas en azul con un “nevado” naranja, todo sobre fondo rosa bruñido. Altura 22 cm; diámetro mayor 27 cm. A la derecha, vaso oblongo, con grandes amapolas en naranja y tallos y hojas en azul, todo sobre fondo amarillo mate. Altura 31 cm; diámetro mayor 18 cm. (colección privada, Bs.As.).

Foto 2: Vaso oblongo con diseño de neta inspiración orientalista. Sobre fondo rosa moteado, los crisantemos se destacan en naranja, con tallos y hojas en negro. Altura 26 cm; diámetro mayor 19 cm ( gentileza de El Coleccionista, Galería del Este, Bs.As.).

Foto 3: Conjunto de vasos Degué de diversas formas y colores. El par de la izquierda de diseño de corneta estilizada, en naranja con hojas negras, todo sobre fondo azul cobalto. Altura 30 cm; diámetro mayor 13 cm. En el centro vaso en vidrio bruñido con motivo de árboles en celeste, azul y negro, sobre fondo rosado. Altura 27 cm; diámetro mayor 21 cm. A la derecha vaso oblongo azul, con hojas y frutos en negro en la parte superior y hojas en naranja en la zona inferior. Altura 48 cm; diámetro mayor 18 cm (colección particular, Bs.As.)

Foto 4: Vaso de refinado diseño, con motivos naranja sobre fondo azul y hojas negras. Altura 20 cm; diámetro mayor 35 cm (colección particular, Bs.As.).

Foto 5: Anfora “cornette” de gran porte, con diseño de hojas lanceoladas, en tonalidades azules brillantes. El azul-celeste de la parte superior se destaca sbre una superficie con moteado en blanco. Altura 48 cm: diámetro mayor 18 cm (colección privada, Bs. As.)

Nota gentileza revista Casa Country

Publicada en Leedor el 10-4-2004

Compartir
Artículo anteriorDogville
Artículo siguienteProductividad cultural