Macedonio I

0
7

Muchos estudios sobre Macedonio Fernández suponen que el primer escrito publicado por aquél fue una colaboración para El tiempo, de Buenos Aires, 3 de junio de 1896. Dos meses después, Macedonio pubica en una revista que duró 16 números, llamada Colombia, el texto que transcribimos en Leedor.Un Macedonio muy temprano y poco visitado

por Carlos Barbarito

Los libros de Macedonio los podés comprar en La tienda de Leedor

En general, por ejemplo en la bibliografía de Macedonio Fernández, publicada por Horacio Jorge Becco en Buenos Aires literaria, número 9, junio de 1953, se supone que el primer escrito por aquél publicado fue una colaboración para El tiempo, de Buenos Aires, 3 de junio de 1896. Sin embargo, en esa exhaustiva investigación, llevada a cabo por este experto en el tema, no se registra un segundo escrito, aparecido dos meses más tarde, el 15 de setiembre, en Colombia.

Colombia fue una revista literaria que empezó a circular en Buenos Aires a partir del 1 de mayo de 1896 hasta el 30 de diciembre del mismo año. En total se publicaron dieciséis números. Fueron sus directores Augusto Bunge y Alejandro Marcó y la revista estaba plagada de seudónimos; entre sus colaboradores pueden mencionarse a Manuel Paso, Emilio Ferrari y Ramón Lista.

Buscando nido

Por Macedonio Fernández

¡Ah, si tú fueras mi pálida, mi soñada!

¡Cuánto he llorado buscándote sin consuelo! Esperanzas inmensas atando a tu nombre, a tu paso, a tu gesto, a tu voz nunca oída, y a las almas de tus ojos, hermanos, que moran en tu rostro como dueños.

Tu barba lanuda he querido tener en mi mano; tu cabello nocturno volcar en el mío; y, mirando el insomne mirar en tus ojos, dormirme a su luz milagrosa; las bocas unidas, dormir, ¡oh! ¡morir! de ternura insaciable, al calor maternal de tu seno, bajo la noche amante de tu cabello, en el parto trágico delicioso y doliente de un amor de novia, de esposa, de hermana y de madre.

¡Ah! si fuera posible contigo vivir como viven tus ojos, que han hallado su paz para siempre.

¡Ah, si fueras mi pálida y tu hijo, tu hermano, tu novio y tu esposo yo fuera!

Publicado el 7-4-2004

Compartir
Artículo anteriorNarrativa breve
Artículo siguienteMacedonio II