Vangelis, pintor

0
10

Vangelis Papathanassiou, nacido en Grecia es no sólo por su origen, sino también por su versatilidad, un artista del Mediterráneo. Alcanzó fama universal como músico, mientras desarrollaba en fomra paralela una vocación por el dibujo y la pintura. La muestra que de sus pinturas se puede ver en el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires es finalmente una exposición de consonancias.VANGELIS, artista del Mediterráneo

por Julio A. Portela

Exposición: “Vangelis”.
Museo Nacional de Bellas Artes.
Av. del Libertador 1273.
Martes a viernes de 12:30 a 19:30; sábados, domingos y feriados de 9:30 a 19:30.
Auspician: Comunitat Valenciana; Generalitat Valenciana; Adjuntament de Valencia; Almodí, Sala Municipal d”Exposicions; IBERIA.
Secretaría de Cultura de la Nación; Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes.

Vangelis Papathanassiou, nacido en Grecia es no sólo por su origen, sino también por su versatilidad un artista del Mediterráneo. Alcanzó la fama universal como músico y paralela a esa habilidad de músico, una vocación por el dibujo y la pintura.
Ese mar interior comprendido entre la Europa meridional, el Africa septentrional y el Asia occidental que se escapa al Atlántico como por un vertedero en el estrecho de Gibraltar. Ese mar que albergó civilizaciones que contribuyeron a la formación del carácter del hombre occidental y de su cultura.
Vangelis que alcanzó el conocimiento universal por algunas bandas sonoras de películas como Carrozas de Fuego o Blade Runner desarrolló desde su niñez paralelamente a su habilidad de músico, una vocación por el dibujo y la pintura.
Es últimamente cuando las salas valencianas del Almudín presentaron las obras que ahora llegan al Museo de Bellas Artes, cuando Vangelis hace pública su intensa inclinación por la pintura.
Desde siempre las artes plásticas fueron afines a la música. Se creyó encontrar en ellas una correspondencia entre sensaciones y colores, que permitía ampliar las fronteras de lo representable en pintura, incorporando a los sonidos. Este tema motivo de intensas discusiones de los vanguardistas futuristas italianos, principalmente Carrá y Severini, se pretendió incorporarlo como una contribución a la reproducción pictórica de la realidad ambiente. Es cierto que en su afán de otorgarle movimiento a las pinturas extendían el razonamiento al mundo de las sensaciones incluyendo los colores-velocidad y los colores-olores, que pretendían alcanzar mediante la utilización de las tonalidades adecuadas. También en Kandinsky se perciben elementos musicales en el movimiento sesgado que se observa en algunas de sus pinturas, siempre de izquierda a derecha.
Se interpreta que pintores y músicos mantienen esa afinidad conceptual atribuible a las vibraciones de los sonidos y los colores.
La temática de la pintura de Vangelis, es descripta por la Subsecretaria de Promoción Cultural de la Comunidad Valenciana, Consuelo Císcar Casabán cuando afirma que “Vangelis ha hecho del mar, de las gentes de su país, de los motivos ancestrales, o del repertorio icónico formado a partir de las leyendas contadas en su niñez, un territorio apto no para la nostalgia, sino para la contemplación más serena y relajante que se puede hacer de la condición humana.”
Así sus pinturas a las que no podemos identificar por sus nombres ya que no han sido dotadas de título alguno, semejan, a veces, figuras mitológicas de cabezas coronadas por laureles, o simplemente perfiles trazados en líneas blancas paralelas emergiendo del fondo negro de los tiempos y asimismo otras, como fabulosas deidades de las aguas, que contemplan las olas turquesa del mar tan amado, el Mediterráneo.
Pero no todo es alegoría de la mitología griega, ya que aparecen otras figuras con reminiscencias de las máscaras africanas a las que Picasso nos acostumbró en sus “Demoiselles” y otros personajes no identificables, reunidos en grupos indefinidos, a veces apenas visibles, por la sombra que proyecta en ellos un cuerpo interpuesto con la luz.
Aparecen también personajes desnudos posando o corriendo hacia el mar con veladuras, -quizás vapor, nube o sombra-, utilizando a veces colores de paleta alta, otras de paleta baja.
Son muchas más las obras presentadas, muchas de ellas de gran colorido, otras con gran utilización de los negros, dentro de un montaje de gran calidad en los detalles, todo lo cual nos permite recomendar muy especialmente esta exposición.

Publicado por Leedor el 2-4-2004

Compartir
Artículo anteriorGilberto Gil
Artículo siguienteArte y Clonación