Soy tu aventura

0
10

A la vez que divierte a los espectadores, Soy tu aventura homenajea al género de musicales producidos en la década del 60´por Enrique Carreras.Algo más que una comedia brillante

Por Armando D´Angelo

Leé la entrevista al director de Soy tu aventura en Leedor.com

Néstor Montalbano demuestra un acierto inicial fundamental para la suerte del film: la visión acertada que tuvo en la elección del elenco. Pero además demuestra en cada una de las escenas del guión un talento notable en la dirección de cada uno de los actores y el buen criterio de ubicación y aparición de los extras.
Soy tu aventura s una comedia romántica, nostálgica por instantes y creativamente desopilante, absurda e inesperada en otros.

Si su intención fue realizar una película para divertir a los espectadores, les aseguro que lo consiguió y si bien puede llegarle a ustedes la información que es una especie de homenaje al género de musicales producidos en la década del 60´por Enrique Carreras; sepan también que Montalbano se diferencia de él pero no bastardea ni a la época ni a una figura popular como Luis Aguilé.

Lo satírico no busca fundamentarse en este mítico cantante, al contrario lo muestra rebozante de glamour; lo satírico y patético Montalbano lo ubica en las conductas a que deben recurrir ciudadanos pueblerinos del interior de la provincia de Buenos Aires que ante el fracaso de sus proyectos personales buscan en un secuestro la solución a sus problemas.

Todo el relato cinematográfico fue imaginado desde el respeto y el aporte de una cuidada belleza en sus imágenes y una marcada preocupación en la construcción de los personajes.

Si se sitúan en la sala sin prejuicios no dudo que pasarán un buen momento y lo digo incorporando a la generación que fue testigo presencial del estrellato de Luis Aguilé años atrás y a las nuevas generaciones que no tienen idea de su existencia.
Creo que aquí radica la genialidad del director, lograr establecer la distancia con la realidad de la historia personal de la figura y transformar a Aguilé en un actor para ser disfrutado por unos y otros y vaya que sale airoso.

Probablemente en cuanto a la difusión masiva de su trabajo profesional, Montalbano puede ser limitado en cuanto a sus posibilidades expresivas en el estilo de humor expresado en la televisión a partir de sus programas: “De la cabeza“, “Cha, cha, cha” o “Todo x dos pesos” y que por cierto algunas de sus huellas encontrarán en Soy tu aventura pero deberían considerar también cómo supo resolver las situaciones del lenguaje cinematográfico en un trhiller más que interesante y sugerente que pasó casi inadvertido en su curriculum: Cómplices.

Soy tu aventura refleja el trabajo de un director que sabe lo que es el cine y que no necesita apoyarse en su popularidad profesional televisiva; fue capaz de diferenciar uno y otro lenguaje cuando a los espectadores les propone una visión en 35 mm.

Y no se trata sólo del formato de exhibición sino también del manejo del tiempo del relato.

Leé la entrevista que Armando D´Angelo le hizo a Néstor Montalbano en Leedor

Publicada en Leedor el 16-10-2003