La aventura de Montalbano

0
7

Una semana antes de su estreno comercial (l 16-10-2003), el film se presentó en la Alianza Francesa en el ciclo de pre- estrenos de la revista “Haciendo Cine”. Un clima de genuino y distendido disfrute se vivió aquella noche en el Auditorio.Soy Tu aventura. una mirada desopilantey cómica sobre nuestra tragedia social.
Entrevista a Néstor Montalbano

Leé la crítica de Soy tu aventura en Leedor.com

por Armando D´Angelo

Una semana antes de su estreno comercial (l 16-10-2003), el film se presentó en la Alianza Francesa en el ciclo de pre- estrenos que cada jueves a las 20 hs organizan los chicos de la revista “Haciendo Cine”.

Un clima de genuino y distendido disfrute se vivió aquella noche en el Auditorio, las carcajadas surgían les diría casi unánimemente ante cada propuesta del relato.

Creo que los presentes entendieron de quée se trataba … No habrán pasado más de dos horas del evento hasta que pude establecer una conversación telefónica con el director del film.

AD: Me imagino que estarás muy feliz con el recibimiento que le dio el público a tu película.

NM: Sí, esta es la primera vez que la veo en pantalla grande; tené en cuenta que es una producción independiente, que no disponía de las copias en fílmico y que sólo había podido hasta ahora chequearla en video o registros de baja resolución . . . Y sí me sorprendí. Es la primera vez que tengo un público alejado de la intimidad del proyecto. Sí, me sorprendió el recibimiento.

AD: Yo creo que a lo que invita tu película es a divertirse y el público lo captó y demostró tener muchas ganas de divertirse. Un sentido del humor muy sencillo es el que está puesto en juego.

NM: Una de las tantas cosas que me dijeron al final de la proyección fue que la película me la había tomado en serio. Quizás este comentario provenía de quienes con un poco de prejuicio esperaban que iba a estar más conectada con el estilo de “Todo x dos pesos” y que la película fuera más impura y que no creían que fuera una historia sólida y que todo ese disparate estuviera tratado con respeto, hacia los personajes y hacia los delirios que tiene la historia. Y como decís vos, creo que hay una sed por reírse con un lenguaje que a uno lo identifica.
Creo que cuento con la ventaja a lo mejor de venir del interior con la mirada ingenua de la adolescencia que allí experimenté y ahora sin ser ingenuo creo que encontré un lenguaje que le aporta a la película frescura o la forma de contar las cosas sencillas desde la sed por la simpleza.

AD: Mirá, otra de las cosas que me sorprendieron fue lo maravilloso de tu trabajo en cuanto a la dirección de actores . . . El personaje que construyó Marrale es excepcional pero sobre todo me llamó la atención lo bien que está Aguilé. Y como bien lo haz dicho vos, lo respetaste, no vulgarizaste su imagen lo presentas desplegando toda la luz de su glamour.

NM: Claro, porque todo está en un límite.
Jamás pensé en burlarme ni de su figura ni del género en el cual incursiona mi película y me refiero con ello a las películas musicales que pudieran conectarme con las producciones de Enrique Carreras.
No opté por los clichés fáciles y obvios de esas décadas. Por eso yo rescato y valoro cuando la gente me interpreta y me dice que tomé la película en serio.
Yo parto del lenguaje que me proveyó el cine argentino y esa esencia yo ya sé que está incorporada a un estilo. Y eso me permitió plantear una película en serio con sentido del humor pues me siento seguro para captar y poder resolver un gag.

AD: Y lo resuelves desde lo inesperado. Pues te diferencias del cine de Carreras por la presencia de lo inesperado y el buen gusto puesto en juego en la composición de imágenes.

NM: Naturalmente soy consciente de mis observaciones y de mi opinión formada acerca de ello.
El cócktel que construyo contiene todo ello y es lo que está presente. Es el lenguaje que está por detrás y creo que está un poco perdido en todos estos años de carencia de ideologías y de la falta de capacidad para tomar una cámara y contar una historia y esto es una realidad, es un emergente de la generación del 90´ que no tiene identidad; obviamente lo que toma carácter en esa generación es el lugar de la cámara que pasa a ser la vedette de la película.
Hay muchas películas que se vedettea mucho desde la cámara y dejar a un lado la historia cuesta poco.
En ese sentido yo no me identifico con ese estilo de cine.

AD:
Te entiendo y te pregunto desde lo ideológico que contiene tu film; por más que se trata de una comedia brillante no dejas de mencionar temas profundos que tienen que ver la realidad social de nuestro país. Así el personaje que representa Capusotto es un hombre que supera los 40 años y está con su ánimo abatido al encontrar todas las puertas cerradas en la búsqueda de un trabajo a pesar de sus habilidades y conocimientos informales y de cómo se deja tentar por una solución que lo sacaría de una vida miserable pero que lo convertiría en un criminal. O también la incorporación de la figura del corrupto del pueblo que termina traicionando la fe puesta en él por todos.

NM: Y también la complicidad de la gente del pueblo que está dispuesta a ocultar la situación, llevarse a Aguilé para pedirle que participe en un festival y reconstruir con ello la posibilidad de un instante de felicidad.
Sí, en todo eso yo si puse mucha observación.
Y te cuento algo más. La película nació cuando un día paseando por la Avenida Corrientes lo veo a Aguilé almorzando en el “Palacio de las papas fritas” y como yo tenía una imagen de él cantando con un cierto”glamour” y un idioma y fraseo especial, es decir “un estilo muy particular y refinado” (y lo digo y te pido que lo pongas entre comillas). . . un supuesto glamour que correspondía a otras épocas, mi ojo cinematográfico hace un zoom hacia atrás y mi encuentro frente a la verdadera calle Corrientes, ahí se me ocurre la idea de la película . . . Me pregunté: ¿qué pasaría si a este tipo lo forzamos y lo metemos en medio de toda esta miseria? ¿cómo sobreviría?. El único móvil que se me ocurrió fue el secuestro y así nació esta historia.
Lo que viste hoy es el libro original al que te diría que respeté mucho salvo lo que agregué de cosas que se me ocurrían en el set.

AD: ¿El casting estuvo a tu cargo?

NM: Sí, en esta oportunidad al 100x 100.

AD: Me gustaría saber también cómo recibió 9 de Julio al hijo pródigo y ¿qué fue lo que sentiste cuando llegaste al pueblo con todo el equipo de filmación?.

NM: Mirá, yo de joven hacía este tipo de películas y las filmaba en super 8; hacía comedias e invitaba a la gente del pueblo del pueblo a participar en ellas. Y para obtener popularidad en los proyectos encaraba la filmación de remakes de películas conocidas, hice en tono de comedia a Rocky, El Padrino, hice un western . . . y participaba toda la gente, se transformaba en un evento y divertimento social. Y el pueblo quedó muy agradecido pero también yo le debía a ellos todo ese tiempo de aprendizaje, gracias a esta gente yo estoy ahora haciendo cine. Me permitieron seguir un camino autodidacta.
Siempre los tuve presentes y cuando se presentó la oportunidad de filmar “Soy tu aventura” creí que se abría también la oportunidad de retribuirles de alguna manera todo lo que me brindaron en el pasado.
Todos los personajes que viste y que no tienen que ver con los actores profesionales el 80 por ciento son esa gente que en el pasado participó de mis películas amateur.
Me recibieron como a un tipo ya posicionado profesionalmente, sobre todo por el programa de tv “Todo x dos pesos” . . . llevé a todos los actores a un hotel y convivieron ahí cautivos por un mes y el pueblo vivió una magia muy especial.
Al finalizar el rodaje Luis Aguilé le ofreció al pueblo un recital gratis para agradecerles tanto afecto.

AD: ¿ 9 de Julio tiene cine?

NM: Tiene dos, uno está tomado por los evangelistas y otro que de vez en cuando pasa películas y al cual voy a poner en mejores condiciones técnicas con parte de los fondos que produzca la película. Y lo más curioso es lo que va a pasar en Patricios que tenía un cine abandonado y el pueblo motivado por esta experiencia se autogestionaron para darle vida nuevamente y ahí vamos a estar después del estreno de la película para darle funciones gratis a todo el mundo.

AD: Me haces recordar una experiencia que viví en Uruguay días atrás, fui a cubrir la Primera Muestra de Cine Rioplatense y en una de sus sedes “Nueva Helvecia” el pueblo vivió una experiencia similar. Ante el miedo que su único cine se transformara en sala evangélica o shopping, decidieron comprarlo entre todos y rescatarlo. Y se hizo un documental sobre esta epopeya del pueblo y este cine, “El Helvético” se llama.

NM: Mirá que lindo . . . Es un granito de arena de mi parte el que puedo aportar para la gente. En mi pasado recuerdo que cuando Favio estrenó Juan Moreira se produjo un verdadero fenómeno social, un estallido. Se constituyó en una de las películas más vistas. Tengo en mi memoria el recuerdo de la imagen de toda una fila del cine con mi familia y ellos vivían en el campo y no eran de ir al cine. Todos se juntaron en este acto social.
La industria no la perdimos porque sí; yo no reivindico las porquerías que por cierto todos sabemos cuales son.
Pero creo que tenemos que abrir un poco más los ojos. La gente quiere ver cosas que la entretenga y noblemente.
Me propuse desde esta película ser sincero y honesto, busqué evitar los golpes bajos. Podría haber construído una historia rosa y sin embargo los personajes son jodidos. Al fin la historia que se cuenta no deja de ser la tragedia que vivimos. Y sino fijate el final que tiene, un tipo en la Argentina del 2013 que sigue siendo un fracasado y si esta sociedad no le da una oportunidad va a seguir secuestrando . . .
Si lo sabemos ver con humor eso se podría corregir, pero ojo yo no hice una película para corregir nada pero desde algún lugar y frente al libro me preguntaba que mierda estaba contando.
Y yo creo que la gente lo va a entender, hoy a la noche me preguntaban ¿cómo se te ocurrió Aguilé? Y se dieron cuenta que no podría haber sido otro el personaje elegido.
Ese tipo condenado a estar en medio de un mundo tan miserable, todo ese espectro de personajes que lo rodean . . . pobrecitos ¿no?. Es un poco y reflejan lo que pasa hoy, un tiempo carente de valores y de poner las cosas en su lugar.
Y la película un poco cuenta eso también, naturalmente no puse un ancla en ello pues me propuse sobre todo hacer un film de entretenimiento.

AD: Bueno Néstor, agradezco el tiempo que me brindaste y te reafirmo, me divertí mucho con tu película, la disfruté.

NM: Muchas gracias.

Publicada en Leedor el 16-10-2003