Almas alemanas

0
8

Fabio Borquez, es argentino, arquitecto, poeta, pintor y fotógrafo y, según confiesa, su única obsesión es no estar quieto. Vive en Dusseldorf, Alemania y tiene previsto venir a Buenos Aires en el 2004 para traer su muestra de desnudos llamada Deutsche Seelen (almas Alemanas).Por Alejandra Portela

Techos, esculturas, bóvedas, ventanas con escudos, filas de santos, relojes, vidrios… La enumeración sigue.

Fabio Borquez, es argentino, arquitecto, poeta, pintor y fotógrafo y, según confiesa, su única obsesión es no estar quieto. Vive en Dusseldorf, Alemania y presenta desde la semana próxima en una clínica de Oberkassel (la zona rica de Düsseldorf) especializada se hacen cirugías estéticas (en Alemania por año se efectúan 10 millones de cirugías plásticas) una muestra de desnudos llamada Deutsche Seelen (almas Alemanas) que en el 2004 tiene previsto traer a Buenos Aires con el apoyo de la Embajada de Alemania.

En su doble papel de arquitecto-fotógrafo- artista Borquez investiga en sus “almas alemanas” cómo se llena la superficie de la piel humana incrustada con texturas arquitectónicas: la piedra, el vidrio, el metal. No hay demasiado misterio en la ejecución de sus fotos: una diapositiva proyectada en la pared invadida por un cuerpo invade, generalmente desnudos, femeninos y masculinos, pero el efecto que produce es tan poderoso como su misterio. No basta descubrir de qué se trata ese fragmento de escultura o de fachada, si es barroco, gótico, moderno; hay nombres también: Eric, Julia, Ivonne, Liza, que uno imagina más allá de su momentáneo papel de modelo, cruzados por esa fugaz invasión de otra materia que no es la carne.

“A través de los años he tratado de observar la realidad desde distintos puntos de vista e incorporarla a mi universo artístico de distintas formas, el compromiso del artista con la sociedad van de la mano y veces se desglosa lo positivo y lo negativo de los tiempos en que vivimos . Paradójicamente después de una temporada de observación critica surgió una idea a la luz, a partir de lo que se llama hoy “televisión basura”, los reality shows que existen hoy en todas las latitudes del globo, me hicieron observar cómo se llenaban los contenidos artísticos con gente común, para convertirlos en una especie de ratones de laboratorio a ser observados. Cuanto más oscura sean las personas los programas tienen mayor puntaje de rating , lo morboso , lo pérfido, todo en función del espectáculo. En ese momento surgió la idea de llenar un concepto artístico con gente común, buscar en ellos la belleza intrínseca que todos llevamos dentro, así fue como nació la idea de “almas alemanas”, la idea de retratar a personas que no provienen de la esfera artística ,esas personas que quizás vienen a un vernissage a observar una muestra, con sus distintos oficios y profesiones (arquitecta, cosmetóloga, violinista, jugadora de equipo nacional de handball, estudiante de biología genética, profesor de educación física, empleada bancaria, ama de casa, chofer de camiones , obstetra, ayudante odontológica, estudiante de marketing, abogada, vidrierista, farmacéutica, agente inmobiliario, etc) en este caso se convertirían en parte del objeto artístico. La dualidad de los espejos, la parábola de “Alicia en el país de las maravillas”, el cruce de las fronteras que delimitan el observador del ser-observado, han servido para llevar a cabo este proyecto y por sobre todo la gente que se presto a ser retratada, a los que remito mi eterna gratitud.”

La exposición gigantográfica de las fotos aumentan la sensación de híbrido alma-cuerpo-arquitectura, “mis fotos tratan de extraer la belleza intrínseca de cada persona común” dice Borquez y para esto no es necesario ninguna intervención médica sino un poco de imaginación

Publicado el 3-10-2003

Compartir
Artículo anteriorLAURA BONDAREVSKY
Artículo siguienteKarina Barg