LAURA BONDAREVSKY

0
8

Armando D’Angelo entrevista a LAURA BONDAREVSKYREPORTAJE A LAURA BONDAREVSKY

Por Armando D´Angelo

” . . . Si la impunidad no tuvo fronteras, la lucha por la identidad y la justicia tampoco debería tenerlas . . .”

AD: Laura, si no entendí mal el título de tu film “Che vo cachai” significa o plantea una
pregunta: “¿vos entendiste lo que estoy diciendo?”, ¿es eso no?

LB: Es exactamente eso. Y hacer esa pregunta desde el lenguaje más popular. Son las tres palabras del lunfardo de los tres países en los que está narrada la historia. El “Che” argentino, el “Vo” uruguayo y el “Cachai” chileno que juntos cobran como otra significación.

AD: ¿Cómo se te ocurrió este título?

LB: En realidad el título se me ocurrió mientras filmaba la película. Era muy gracioso estar con el equipo en Uruguay o Chile y estar todo el tiempo empleando estos modismos a modo de chiste entre nosotros y en algún momento me pareció interesante utilizarlos, tené en cuenta que es una película joven, que habla de una generación joven dentro de la que me incluyo y sentí que este título era una linda forma de nombrarla.

AD: El primer mensaje que dejé en tu contestador a las pocas horas de ver el film creo que contiene una especie de síntesis de lo que percibí desde sus imágenes. Hablás de zonas realmente muy oscuras, de cosas terribles que han pasado en nuestro país y Latinoamérica y que todavía seguimos sufriendo sus consecuencias. Es paradójico pero ante tanto horror respondés con luminosidad y poesía. Y como participando de esa atmósfera incorporás como protagonistas a los que son los nietos de los desaparecidos, unos niñitos encantadores y lúcidos. Resulta grato y admirable descubrir a traves de su decir, la educación que le dieron sus padres. Les han hablado de que se trata, es conmovedor escucharlos. Aún sigo recordando las palabras de uno de ellos que no creo tenga más de seis años refiriéndose a su abuelo desaparecido y a su otro abuelo no desaparecido.

LB: Sí, Gastón en ese momento tenía seis o siete años.
Yo creo que la intención que siempre tuve presente al hacer la película fue reflejar la energía que tienen los hijos. La energía con que hacen las cosas, el lugar desde dónde se plantan para discutir, para hacer un escrache u organizar una actividad o pensar y repensar el texto para una solicitada.
Y esto tiene mucho que ver con lo que intento demostrar; para el pesar de estos tipos que además de producir desapariciones de personas quisieron hacer desaparecer un ideal muy fuerte, me refiero a los ideales de nuestros viejos y se demuestra una vez más que eso no fue posible.
Pese a la muerte y la desaparición y a tanta oscuridad yo la sensación que tengo todo el tiempo es que con eso no pudieron.
Cada reunión que tienen H.I.J.O.S, cada escrache, cada charla o la alegría con que encaran las cosas demuestra que la historia les dio una vuelta de página importante. Al menos a mí así me parece.

AD: Y lo hermoso también es que cada reunión de trabajo y cambio de opiniones termina en una mesa con comida servida y preparada por ellos. Algo tan cálido como eso, compartir una mesa con una comida pertenece a una imagen ancestral, un símbolo de confraternidad de todos los tiempos.

LB: Totalmente.

AD: Una gran familia han constituido.

LB: ¡ Sí, una gran familia !.
Mirá, el otro día un periodista me preguntó si las situaciones compartiendo una mesa con comida habían sido promovidas o impulsadas por mí. Y yo le respondí, un poco sí y un poco no.
En realidad es algo super cotidiano en los chicos de H.I.J.O.S. ; hay muchos que son amigos entre ellos y como cualquier grupo de amigos se encuentran para comer, hacen asados, toman vino, se cagan de la risa y entonces mi intención en la peli fue humanizar la imagen del militante. Tanto del militante de los setenta como la de los actuales.
Quizás pueda contribuir a quitarles de encima el prejuicio que desde la mirada de aquellos que nunca pertenecieron a ninguna organización o lo ven demasiado desde afuera pudieran tener de ellos como pertenecientes a una actividad super estructurada o una imagen excesivamente endiosada.
Nosotros mismos decíamos y sentíamos que a nuestros viejos algunos los situaban y los situábamos como héroes. Teníamos de ellos una imagen más que idealizada. Pero en definitiva fueron personas comunes y corrientes con todos sus defectos; que se equivocaban, que discutían. . . . Eran personas como cualquiera de nosotros; entonces me parece que la intención de la película de mostrar a militantes comiendo y tomando vino y hablando y discutiendo, tenía que ver con esto.: mostrar a personas como cualquiera que tienen una historia en particular y que tienen una coherencia para vivir pero que al fin son seres humanos imperfectos.
Esa era la idea, contar un poco todo esto desde el lugar más fresco y más espontáneo.

AD: Sí pero además me gustaría rescatar del film una reflexión claramente expresada desde la voz de una de las protagonistas: ” . . . Si pensamos que desde comienzos de la década del setenta toda Latinoamérica vivió bajo el terror del denominado Plan Cóndor, que no respetaba fronteras y hacía imposible que cualquier país de la región pudiera constituirse como santuario o lugar posible de exilio ya que las dictaduras intercambiaban a sus prisioneros políticos como trofeos de guerra o figuritas para completar su álbum de terror. Es decir, si por aquel entonces no existieron fronteras para la represión ahora también podría pensarse a la lucha contra la impunidad de igual forma y pensar la unión de los pueblos latinoamericanos a partir de este deseo . . .”

LB: Sí, creo que esto es lo que queda más implícito en el relato: ” . . . Si la impunidad no tuvo fronteras, la lucha por la identidad y la justicia tampoco debería tenerlas . . .”.
Y a mí haciendo esta película esa sensación se acrecentó, se hizo más fuerte y un día me pregunté: ¿cómo puede ser?. En tres países de América Latina que culturalmente y socialmente son tan diferentes existen tres grupos que pertenecen a la misma generación que se auto denominan de la misma forma, con el mismo nombre; se llaman H.I.J.O.S. y que nacen espontáneamente desde cada lugar.
Y esto está denotando que más allá que el “Plan Cóndor” es algo que está comprobado y que la vinculación entre las dictaduras militares también lo está y que fue así y ocurre algo: ” Una vez más la historia le da una posibilidad a la lucha por la justicia, la identidad y la verdad”.
AD: Sí, así es.
Y me queda preguntarte ahora sobre una secuencia del film. Hay una imagen que a muchos de los periodistas que asistimos en la mañana a la privada nos conmovió. Se trata del escrache que la agrupación H.I.J.O.S realizó a un torturador chileno. ¿Vos registraste esas imágenes, ese instante?

LB: Sí, yo estaba con el camarógrafo. Lo que pasa es que cuando se hizo esa funa (escrache) en Chile no estaba con el equipo de filmación, había viajado sólo con Libio que es el que hizo la cámara del film y estaba en una etapa de investigación.
Había ido con una cámara por las dudas . . . pensé por ahí, sucede algo; nunca sabés si puede ocurrir algo importante cuando estás haciendo un documental.
AD: Y vaya con el hallazgo que te topaste. Es impresionante.

LB: Y en esa funa ocurre esto. Es realmente impactante, es muy fuerte. . .

Nota publicada el 26-9-2003
Nota relacionada: Che Vo cachai