Informalismo argentino

0
33

En el Fondo Nacional de las Artes se desarrolló esta exposición de cuatro artistas de nuestro medio participantes de los movimientos renovadores de la pintura argentina en las décadas de los “50 y “60, y que eligieron luego radicarse en el exterior.
Fernández Muro, Grilo, Pucciarelli y Sakai: abstracción, color y desarraigo

- Publicidad -

Por Julio A. Portela

Con la curaduría e investigación de Patricia Rizzo, se desarrolla esta exposición de cuatro artistas de nuestro medio que habiendo participado de los movimientos renovadores de la pintura argentina en las décadas de los “50 y “60, eligieron luego radicarse en el exterior.
Los artistas convocados son Sarah Grilo (1919), José Antonio Fernández Muro (1920), Kasuya Sakai (1927/2001) y Mario Pucciarelli (1928), todos ellos participando mayormente del informalismo, surgido en Argentina casi simultáneamente con Europa y los Estados Unidos en la década de los “50. En este movimiento que luego se extendió en forma impactante por todo el mundo, la pintura tiende, esencialmente, a nuevas formas de expresión y en esa búsqueda los artistas optan por romper con todas las estructuras académicas en las artes plásticas, – habíamos dicho en oportunidad de la muestra sobre Informalismo en Argentina, realizada en el año actual en el MAMBA de Buenos Aires-.
Como lo aclara el hermoso catálogo de la muestra, la selección de las obras se limita a las producidas localmente y en parte a las ejecutadas en los primeros años de su radicación en el extranjero, cuando aún mantenían vínculos con los artistas y el circuito de la crítica locales.
La adhesión que todos ellos brindaron a la abstracción, ha servido a los organizadores para agruparlos. Sin embargo han tomado en consideración asimismo, otra característica particular que los une , ya que estos artistas emigraron y no regresaron al país. Este dato resulta todavía más notable si se indaga en las importantes exposiciones realizadas en nuestro medio, en las elogiables críticas y en los premios obtenidos.
Cabe entonces preguntarse, cuáles fueron los motivos que impulsaron a nuestros artistas a ausentarse de su país, para no retornar jamás. Sin lugar a dudas las motivaciones de su partida no tienen paralelo, con las emigraciones masivas de argentinos de los últimos años, expulsados del sistema productivo por la globalización.

Hay que creer más bien que lo hicieron para evolucionar artísticamente evadiéndose de un medio que les imponía sus límites.
Así se radicaron definitivamente Fernández Muro y Grilo en Madrid; Pucciarelli en Roma y Sakai en Dallas, perdiendo circulación sus obras en el mercado local de los años “60, surgiendo otros grupos de artistas, entre ellos los de “La Nueva Figuración”.
De todos modos sus obras se consideran como renovadoras del arte argentino de aquellos tiempos y merecen ser conocidas en un proceso constante de revalorización.
En esta muestra, el protagonista es el color y hasta las pinturas han tomado sus nombres, quizás para resaltarlo mejor. Sara Grilo con “Azul No. 10” o “En verdes”; José Antonio Fernández Muro con “Círculos en rojo” u “Horizonte violeta”; Kasuya Sakai con sus pinturas numeradas que sin embargo podríamos nombrar por sus colores negro y blanco o negro y rojo y Mario Pucciarelli en “Nero + bianco= gri”.
La muestra incluye asimismo una pintura de Alberto Greco (1931-1965), a modo referencial , para situarnos en la época en que integró el movimiento informalista para luego evolucionar hacia un arte de la actitud, llegando a realizar manifestaciones consideradas “fuera de lo artístico”.

La muestra está bien colgada, lográndose un ambiente intimista con separaciones adecuadas entre los cuadros, condiciones que facilitan la contemplación. Merece ser visitada, para poder apreciar además, parte de la tarea que realiza el Fondo Nacional de las Artes, que también se refleja en su catálogo de exquisita impresión.

Fondo Nacional de las Artes.
Alsina 673. Buenos Aires. Lunes a viernes de 10 a 18 horas.
Hasta el 16 de setiembre de 2003.

Nota publicada el 5-9-2003