Tomb Raider

0
13

Si un refrán popular dice algo así como ” Segundas partes no son buenas”, el film de Jan De Bont demuestra lo contrario; destruye el mito y vaya espectacularidad y poder de producción que dispuso entre sus manos para lograr ello y hacer disfrutar a los espectadores con la belleza exótica de Angelina Jolie y el mundo por el que ella transita.

Siempre Hay Secretos que Deben Seguir Siendo Secretos

Si un refrán popular dice algo así como ” Segundas partes no son buenas”, el film de Jan De Bont demuestra lo contrario; destruye el mito y vaya espectacularidad y poder de producción que dispuso entre sus manos para lograr ello y hacer disfrutar a los espectadores con la belleza exótica de Angelina Jolie y el mundo por el que ella transita.
Espectaculares escenas de acción muy bien fotografiadas y editadas y diferentes paisajes monumentales urbanos y salvajes se abren ante la mirada del espectador. Ya pertenezcan a lo referido a nuestra cultura contemporánea y su arquitectura o los sentimientos más profundos de lo ancestral.
Es una auténtica película de aventuras y espíritu romántico la que se nos ofrece mientras el futuro de la humanidad es puesto en juego y lo que impulsa a nuestra heroína a sacrificar todo; aún su propia vida y el amor por un hombre que siempre parece se le presenta esquivo.
Nunca le resultó sencillo encontrar a un compañero que estuviera a su nivel y cuando al fin parece encontrarlo y reconocer en él como disfrutar de una sonrisa debe decidir entre su propia felicidad o el sufrimiento de millones de seres.
¿De cuánta libertad goza en realidad esta mujer?

En esta ocasión toda su destreza física y autosuficiencia debe enfrentar a un villano sin escrúpulos que no duda en desatar una hecatombe biológica en pos de obtener riqueza y poder. El tema del bioterrorismo queda instalado y con él la actualidad de la película.
Y la historia nos ubica nada menos que frente a un mito: “La caja de Pandora”. En ella está contenida la fuente de la vida; el equilibrio entre la vida y la muerte y quizás ahora sólo quede en ella lo tanático.
Un templo, que las fuerzas de la naturaleza ocultó sabiamente por centurias a los ojos de una civilización no preparada frente al conocimiento que podría revelarse, es descubierto y el problema se genera. Y la película adquiere sentido. Y se presenta humildemente tan sólo como un film de aventuras por más que lo que está en jugo sea mucho más.

Armando D´Angelo
Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción.

Estreno del 28 de agosto del 2003.