El agua en la boca

0
9

Aprovechamos para hablar con Federico Arzeno, tras la función de prensa de este hermético film argentino.
Una metáfora afectiva

Es un film que todos podrían disfrutar a pesar de su hermetismo y la cadencia del tiempo elegido para expresar el discurso. Les advierto que deben estar dispuestos a trabajar como espectadores..
El placer de gozar de muy buenas actuaciones y la dirección de actores que se asoma tras ellas, el buen criterio del montaje y lo sugestivo de la fotografía están expuestas para quién desee tomarlas.
No posee escenas de super acción, sexo, ni ritmo alucinante tan propagandizadas como lo que se debe hacer para tener éxito.
Nos sitúa simplemente en una situación de espera que para algunos podría resultar exasperante.

Tras una función de prensa en la que la visión del film estuvo acompañada por un sonido que rompía la cabeza y la paciencia del más devoto amante del cine, su director consciente y a punto de estallar por las circunstancias molestas en que puso a la consideración de los críticos tantos esfuerzos, dijo:

AD: Es un proyecto muy interesante.
FA: Sí, pero tuvimos algunos problemas técnicos que ahora veremos como resolver y que tienen que ver con la situación del dominado que hace cine independiente.
No pude controlar todas las variables pero sepan que es un trabajo de tres años y deben saber que lucho desde el papel del marginado y eso tiene sus costos e iremos viendo cómo sigue la batalla ¿no?.
AD: Lo primero que me sorprendió es que presentás un elenco de muy buenos actores y quizás por mi ignorancia no tenía noticias de ellos.
FA: A pesar de ser mi ópera prima debo decirte que vengo del conservatorio de teatro y no de la Universidad del Cine . . . lo que yo quería era dirigir actores en cine y eso creo que lo logré.
Es un grupo de doce personas que hicimos todo . . .
AD: El guión de este film podría llevar a apreciarlo desde la teatralidad pero los recursos cinematográficos expuestos nos hablan de una película.
FA: Bueno, era uno de mis miedos. Que al venir de la teatralidad no pudiera hacer frente a los dispositivos del cine.
Mi idea era representar de alguna manera la obra de Beckett: “Esperando a Godot”.
Es una espera concreta y metafísica.
AD: Este grupo de cuatro amigos que se recluyen voluntariamente, son muy sistemáticos en el encierro; tienen un orden que respetan pero al fin se establece lo que parece inevitable: “El cuestionamiento de quien es el que ejerce el poder”.
FA: La película es una metáfora tanto de la política como de la religión.
Para mí el deseo y la fé en algo transfigura la realidad. Cuando uno pierde esa fé o deseo empieza a ver la realidad tal cual es.
Lo que intenté en mí película es describir esa degradación; la pérdida de una jerarquía y la pérdida en una fé y cuando dejan de creer pasa lo que pasa . . .
Yo no perdí la fé y la lucha continúa . . .

A rmando D´Angelo
©Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción.

Estreno del 26 de junio de 2003

Compartir
Artículo anteriorHerencia de Familia
Artículo siguienteHulk