11´09´´01: el día que camb

0
7

El productor francés Alain Brigand fue capaz de construir una perspectiva poética frente al horror y la desesperación de las víctimas inocentes de un atentado más que simbólico para la moral y el estado de ánimo de los ciudadanos del Imperio que desea instaurarse hoy sobre nuestro Planeta.
Sobre la luz que guía y ciega

Por Armando D´Angelo

El productor francés Alain Brigand fue capaz de construir una perspectiva poética frente al horror y la desesperación de las víctimas inocentes de un atentado más que simbólico para la moral y el estado de ánimo de los ciudadanos del Imperio que desea instaurarse hoy sobre nuestro Planeta.

Otro loco necio llegó a la sima del Poder hegemónico.
Es el jefe de la Pandilla “Los Republicanos” y su gesto fundamentalista sonriente que le dice al mundo : ” . . . No importa, golpeaste y derrumbaste las torres del poder financiero, golpeaste y destruiste parte de nuestra central de inteligencia Militar en el Pentágono.
Eludiste las barreras imaginadas como inexpugnables del programa de defensa satelital que incorporó misiles en órbita.
No importa pero jamás pienses que voy a admitir mis debilidades. A ello respondo con más brutalidad.
Creo que desde los ecos de este diálogo íntimo imaginario puede explicarse el nacimiento de las grandes guerras: El gran tema que hoy conmueve a la comunidad mundial sensata que no desea estar involucrada en las monstruosidades de la guerra y en la urgencia por detener las acciones de una personalidad psicópata que goza con la imagen de constituirse como rey dominante en la sociedad de naciones democráticas.

A través del arte del lenguaje cinematográfico permitió que diferentes culturas e ideologías del mundo expresaran sus vivencias sobre aquella mañana negra y espectacular del 11 de septiembre de 2001.
Las cadenas norteamericanas de noticias expandían por el mundo, una y otra vez como dos aviones de aerolíneas comerciales repletos de pasajeros se estrellaban contra cada una de las Torres Gemelas para luego derrumbarlas.
Desde una perspectiva íntima y romántica propuesta por Lelouch para reflejar como lo podrían haber vivido una pareja de anónimos amantes o la ácida mirada militante de Kean Loach que declara públicamente: “No creo que los hechos del 11 de septiembre influyan en mis películas; la lucha en que se inscriben es permanente y ya la conocíamos. Por eso no hay un antes y un después del 11/09”. Kean Loach. Los elegí a ambos como extremos que contienen el resto de las miradas. Y otra pregunta para respondernos y reflexionar: “¿ La luz de Dios nos guía o nos enceguece?”.
Como están las cosas estas últimas semanas parece ser que estaría por triunfar otra vez la necesad pero esta vez la resistencia es muy fuerte. Veamos que pasa.

Publicado en Leedor el 13 de febrero de 2003