El americano

0
5

Resulta muy placentero seguir este relato cinematográfico inspirado en la exótica belleza de la mujer sud vietnamita expuesta como tentación erótica y pasional para un sexagenario periodista del primer mundo destinado en Saigón. . . él es británico.
ENTRE EL AMOR Y LA VOCACIÓN.

Francia está a punto de perder uno de sus territorios coloniales y Estados Unidos de Norteamérica reafirma en los comienzos del conflicto en forma ladina y terrorista su rol de “Nuevo Imperio Naciente”.
Vivirán desde allí; una historia de amor y los prolegómenos de una guerra.
Las intrigas de la política internacional, la barbarie reconocida como cometida pero aparándose como un mal menor y la sensualidad y suavidad femenina en medio del caos; esto es lo que nos propone el film inspirado en una novela escrita por Graham Green.
La delicada presencia de una mujer que aún en su estado de indignación es presentada como atrayente para los hombres que se la disputan y que por cierto marcan muy bien la diferencia entre los intereses de un joven que la reconoce irreverentemente y francamente como el amor a primera vista de su vida y un casi geronte muy activo e inclaudicable y que alimentándose desde el elixir exigido por la pasión de su vocación como periodista y un buen wihsky de por medio como necesario para que los estímulos juveniles se reaviven y dejen a un lado los prejuicios para seguir sintiéndose joven frente a un rival floreciente.
Todo ello ilustra al fin la puja de dos imperios occidentales que se disputan un territorio en Indochina.
¿ O son tres?
Y a través de una metáfora que adopta la figura de una historia de amor se explica un conflicto geopolítico.
¿Pero quién representa a quién?
¿El amor a la política o la política al amor?

En esta adaptación se combinan: la disputa caballeresca por el amor de una bella joven y la profesionalidad o la vocación y el versus que naturalmente se establece por momentos entre estas dos pasiones y la política internacional pero experimentada desde los propios escenarios que en breve se convertirán en el teatro de operaciones bélicas en él que la humanidad se evaporará y se
mostrará como incapaz otra vez para impedir el ¡ Sin sentido!l

Armando D´Angelo
©Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción.