Bésame o mátame

0
7

Sin la espectacularidad de las grandes producciones pero con la inteligencia y practicidad del espíritu del cine independiente; Bill Bennett se las ingenió para construir un discurso cinematográfico alimentado por el suspenso, el erotismo y la violencia. . . pero también y como motor de la historia con un par de temas conmovedores en lo social.CONFÍA EN MÍ PERO NO TANTO

Impregnada por la atmósfera azarosa e inquietante indefectiblemente presente en los roads movies y la oscuridad de aquellos thrillers que ahondan en las trágicas y traumáticas huellas psicológicas del pasado del que delinque; llega a las pantallas de Buenos Aires una historia que se las trae y que merece ser vista. Nos habla fundamentalmente de una relación pasional que tiende a estabilizarse en lo sereno y estable del amor; en la confianza mutua o al menos en esa esperanza pero sabiendo que lo que está en juego aquí en cada despertar junto a la amada no es la fidelidad o su simulacro sino la vida misma.
Sin la espectacularidad de las grandes producciones pero con la inteligencia y practicidad del espíritu del cine independiente; Bill Bennett se las ingenió para construir un discurso cinematográfico alimentado por el suspenso, el erotismo y la violencia. . . pero también y como motor de la historia con un par de temas conmovedores en lo social: el abuso sexual de los menores y las monstruosidades que se pueden esconder tras la máscara cotidiana de respetabilidad de algunos héroes populares nacionales que se creen con el derecho de gozar impunemente de sus perversidades.
Por favor, no piensen que tras estas palabras se trasluce una moral puritana en mí comentario o en el film. Todo lo contrario; lo que se experimenta casi documentalmente es el desenfreno ante las tentaciones de la vida misma, sus miserias pero también lo hermoso del ser humano.
Si bien podríamos considerar que Bennet respetó al extremo la estructura de los films policiales existen una infinidad de sutilezas que producen tras la visión su de su obra una agradable sensación de frescura.
Quizás sea por la forma en que organizó la presentación de la historia de los personajes y sus circunstancias y su natural devenir o por abrirnos el cuadro de la pantalla al horizonte árido de la geografía provinciana australiana y presentarnos al mismo tiempo el estilo de vida ermitaño de su gente o sorprendernos con la eficacia casi caricaturesca de los investigadores para resolver el caso desde el sentido común.
En fin; de lo que se trata es de una delicada mirada que intenta actualizar un género y para los amantes del cine negro he aquí una buena fuente de luz.

Armando D´Angelo
©Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción.

Estreno del 12 de diciembre de 2002