Desafío al tiempo

0
8

Desde una perspectiva físico-química, “Desafío al tiempo” da una vuelta de tuerca interesante a los viajes a través del espacio / tiempo. Remontándonos al año 1905, descubriremos la publicación que nominó a Albert Einstein como el físico más relevante del siglo pasado. El tratado revelaba que el espacio y el tiempo son relativos, dando como resultado la existencia de universos paralelos, tan cercanos que se hacen sumamente difíciles – sino imposible – de identificar. Esta teoría, llega a su comprobación empírica gracias a la magia del cine en “Desafío al tiempo”.
John Sullivan (Jim Caviezel), devenido en un mediocre detective policial, solo tiene en la mente un suceso que ha influido negativamente en el desarrollo de su vida: la muerte de su padre hace 30 años. Gracias a un fenómeno cósmico, logra comunicarse, a través de un viejo transmisor, con su padre Frank Sullivan (Denis Quaid) y evitar ese hecho tan lamentable. Como consecuencia de este acto, se producirán una serie hechos, que involucran directamente a su familia y cambian el presente que John conoce. La única forma de resolver esos problemas, será mantener el contacto con su padre a través del tiempo…
Desde una perspectiva físico-química, “Desafío al tiempo” da una vuelta de tuerca interesante a los viajes a través del espacio / tiempo. Si bien ninguno de los personajes realiza movimientos corporales hacía otras épocas, la utilización de nuevas teorías sobre universos paralelos y agujeros negros, son bien captados por el escritor Toby Emmerich, obteniendo un producto que aunque fantasioso, resulta accesible para el espectador.
La concepción de los universos ramificados y sus consecuencias, es uno de los puntos más destacables del film. Este aspecto, podría haberse convertido en un problema para la producción, pero han sabido mantener las diferencias y semejanzas históricas – como así la de sus consecuencias – entre los ámbitos temporales sin inconvenientes y con la utilización de efectos especiales adecuados.
Analizando al elenco, todos los integrantes cumplen su función correctamente. Sin desmerecerlos, no deben esperarse excéntricas interpretaciones, es que los papeles no necesitan demasiado compromiso actoral. Son creíbles y convincentes, alcanzan las expectativas y con eso es suficiente.
La trama es atrapante y mantendrá al espectador apretado a la butaca esperando siempre más. Tensiona, interesa y entretiene. No deja elementos librados al azar y aunque podría tomarse como una copia de otras producciones – por ejemplo Volver al Futuro o TimeCop – se diferencia sustancialmente por el mensaje de fraternidad que existe entre los personajes centrales. Es algo mas que una película sobre viajes en el tiempo, tiene que ver con buenos sentimientos, cosa difícil de encontrar en estos días.
Sin dudas, el espectador saldrá de la sala de proyección satisfecho. Es que Desafío… tiene muchos condimentos que la hacen una película interesante: suspenso, acción, tensión, efectos especiales y recursos fílmicos suficientes para hacerla recomendable. La película cumple su cometido, entretener.

Sebastián Montagna