Eduardo Montes Bradley

0
4

Armando D´Angelo entrevista al director de Cortázar, apuntes para un documentalCortázar era un libertario

Por ARMANDO D´ANGELO

ESTE REPORTAJE A EDUARDO MONTES-BRADLEY DIRECTOR DE: “CORTÁZAR, APUNTES PARA UN DOCUMENTAL” FUE EMITIDO POR EL PROGRAMA “LA BÁSICA” DE FM LA BOCA – 90.1MHZ. EL 5 DE DICIEMBRE DE 2002 UN POCO DESPUÉS DE LA MEDIANOCHE.

“… Cómo un guante que se da vuelta, Cortázar cambia su visión del mundo …”

AD: Primero quería decirte que resultó como una gran contribución para mí, abordar tu película sabiendo que habías elegido como prioritario el comentario que realizó Silvia Schwarzböck.

EMB: Sí, es muy interesante lo que ella vio.

AD: Y creo que no es casualidad que entre todas las notas de prensa hayas escogido su trabajo para situarlo como una especie de mascarón ; ese mascarón de madera tallada que con el torso semidesnudo de una mujer algunos viejos veleros poseían y que rompían las olas con él en sus travesías y que oficiaban de alguna manera de protectores de cada uno de los tripulantes embarcados.

EMB: Es cierto, es muy probable que haya ocurrido algo así con esa nota de prensa que en realidad fue un poco combatida hasta por sus propios colegas. Dice cosas muy densas … igual que la película que es muy densa.

AD: Para que los oyentes puedan compartir nuestro sentir, ¿podrías decirles dónde pueden leer el trabajo de Silvia?

EMB: Mirá, hay algunos sitios de internet que la reprodujeron y uno de ellos creo que es www.fotograma.com

AD: Lo interesante que ella descubre es que se produjo una especie de bisagra en la mirada que Cortázar tenía del mundo.
Cortázar tomó contacto primero con la Revolución Cubana allá por los 63´y por cierto que se enamoró de ella y después con lo que fue el proceso revolucionario en Nicaragua. Pero primero fue Cuba.
Y Silvia bien hizo notar en su trabajo que al menos en Argentina la clase media había adoptado la mirada de Cortázar como un espacio acogedor en el que se sentía contenida en sus miedos. Pero ocurrió algo, la visión del mundo del escritor viró abruptamente; ” . . . se dio vuelta como un guante. . .”, de repente siente que podía ver el mundo al revés..
Y eso está en tu film. El acto libertario de un escritor que se gana el enojo de la clase social que tanto lo había mimado y elogiado.

“La diferencia entre amor y fascinación”

EMB: Me gustaría abordar esta argumentación para aclarar unos puntos. En principio yo no creo que se haya enamorado de la Revolución Cubana; aquí no hay amor hay fascinación.

AD: Perdón por interrumpirte . . . ¿qué diferencia establecés entre el amor y la fascinación?

EMB: El amor lo reservo para las mujeres y la fascinación para el mundo de las ideas. Yo no subestimaría a Cortázar, él era un tipo muy inteligente; nunca abrazó con pasión y amor un orden de ideas ergo una ideología sino con fascinación, con dedicación.
¿El amor es ciego verdad?. No hay ceguera frente a la situación de Cuba, ni en el principio de la revolución ni cuando se presentan los problemas entre Cortázar y Cuba.
No hay ceguera, él era un tipo que estaba constantemente con los ojos abiertos. ¡Pero sí hay fascinación!. Creo que esa es la diferencia. Y esa fascinación entra en crisis cuando comienzan a prevalecer sobre el juego de la revolución las razones de Estado, eso lo dice Sergio Ramirez.
Cuando las razones de Estado buscan poner un orden al caos en el que Cortázar se sentía muy cómodo, Cortázar pone su mirada en la Revolución Nicaragüense que sí es un caos. Lo que es dominante en Cortázar es el caos no el orden institucional. Yo creo que ahí hay una nueva transformación en Cortázar.

“El placer frente al caos y el rechazo al orden”

AD: Y ahí es cuando introducís en tu film el testimonio de ese pensador napolitano tan lúcido . . .

EMB: Bruno Arpaia.

AD: Me parece genial cuando diferencia el mundo barroco de las letras en los textos de Cortázar frente al mundo cartesiano y hace alusión a este para referirse al mundo esperable, el mundo de las cifras.
Y Cortázar con su mirada va mucho más allá del mundo esperable.

EMB: Claro y por eso la desilusión frente a la fascinación. Cuando Cuba se transforma en algo esperable . . .
Cuba era inesperada al principio de la revolución, no se sabía que iba a pasar; era maravilloso estar frente al espíritu de gestación. Eso es lo que vos llamabas enamoramiento y bueno . . . quizás algunos de los aspectos del enamoramiento también estén presentes. Uno queda medio lelo frente a esa fascinación y ese lelismo, definitivamente tiene algo de romántico. Los grandes románticos se fascinan con situaciones como estas.
El caos yo creo que es eso que Bruno Arpaia define como barroco. El barroquismo ocupa o contempla distintos lugares en el plano de la realidad según la interpretación de Arpaia.
En algún momento en Cuba todo tenía que empezar a tener un lugar; cuando todo se empieza a ordenar Cortázar se empieza a alejar.
Hay tipos a los que no nos gusta demasiado el orden, ningún tipo de orden. . .

AD:¿ Sea del sector ideológico que sea él que lo sugiera?

EMB: No necesariamente. Yo creo que tiene más que ver con los espíritus libertarios. Yo creo que un tipo de derecha en sí mismo es un hombre llamado al orden. En la izquierda hubo hombres llamados por el orden que se entusiasmaron con lo que fue el stalinismo y su moral, disciplina y conducta y otros libertarios y hasta libertinos que simplemente estuvieron capturados por un áurea de izquierda.
A mí no me vengas a hablar de orden ni me mandes a cortar caña dos veces al año porque me voy . . . ¿Me explico?

” Una comparación interesante”

AD: Claro que te explicás . . . Y entre los testimonios si hay algo que quiero decirle a los oyentes es que no sólo hablan sobre Cortázar y como lo percibían sino que contribuyen además a reconstruir una etapa histórica y que muchas de los personajes que escogiste fueron sus mismos pares y entre ellos está Liliana Heker que por cierto no se lo banca; le dio como con un palo.

EMB: Pero fijate que interesante la comparación, los argentinos no se lo bancan pero en cambio los extranjeros están fascinados con él.

AD: Sí, pero háblame de las razones por las cuáles vos supones que se funda el enojo de la Heker. ¿Pensas que puede ser porque lo siente como un hombre que vio y se comprometió con la revolución a la distancia?

EMB: Sí, esa es su argumentación.

AD: Pero ¿qué pretendía de él?

EMB: Indudablemente lo están comparando con Rodolfo Walsh . . . Te tenés que morir para comprometerte con la revolución y esto nos lleva al culto de la muerte que es un tema por cierto muy complejo y que no es precisamente un tema que aborda la película.
Creo que un testimonio muy inteligente frente a este tema es el de Ismael Viñas que dice: ” … Cortázar no es un revolucionario es un amigo de la revolución …” , lo cual no es lo mismo. El drama de estos planteos que pueden ser más o menos mezquinos es el planteo vital de toda una generación que se debatió en torno a estos argumentos.
La película de alguna manera es sobre Cortázar y no es sobre Cortázar.

AD: Es sobre una época.

EMB: Es sobre todos nosotros y sobre ellos, los que están hablando. ¿Cómo lo perciben los argentinos y cómo lo perciben los europeos?
Y sobre lo que le achaca la Heker; finalmente le critica que hable de la revolución desde París. Y yo no le achaco pero lo que me llama poderosamente la atención es que las dos revoluciones que atraen su atención son dos revoluciones tropicales en el Caribe.
Cuando las tropas francesas de la Legión Extranjera vuelven de Argelia en 1957 y desfilan con sus botas manchadas de sangre, él tomaba un café en Champs Eliseé y miraba el desfile. Nunca le preocupó Argelia, nunca le preocupó Indochina, sí Vietnam pero no Indochina.
Entonces ¿es anti- imperialista o es anti- norteamericano? ¿es revolucionario o es amigo de dos revoluciones tropicales?.
Pero esto no habla ni mal ni bien de Cortázar para mí.
Esto también pasa por la dicotomía del Dr. Jeckyll y Mr. Hyde que incorporo con humor en la película y que viene de un comentario que sobre sí mismo hace Cortázar pues siente en su interior esa lucha: ” … El Dr. Jackel es el bondadoso que quiere hacer algo bueno por la humanidad y Mr. Hyde es el que se queda en su casa tomando un whisky, fumando un faso y escuchando jazz …” .
Yo te pregunto ¿qué tiene de malo quedarse en casa tomando un whisky, fumando un faso y escuchando jazz?
¿De dónde viene la culpa de este personaje? ¿Por qué se siente culpable?

AD: Son sus límites.

EMB: Claro, pero después eso sucedió y se reprodujo con todo el tema del exilio argentino. Cuando sobre los que volvimos del exilio en el 84 se hablaba y se diferenciaba entre los que se quedaron y los que se fueron. ¿Cómo si eso tuviera alguna importancia, no?.

“Cortázar un filósofo contemporáneo y libertario”

AD: Mirá, me quedan dos imágenes y testimonios muy fuertes de tu film. Uno es de Horacio González que me parece muy lúcido también lo que dijo . . .

EMB: ¡ Es lúcido, sí!

AD: Es terrible . . . es una mente que anda dando vueltas por la Argentina e increíblemente muchos aún no se han dado cuenta de su presencia.
Y el dice algo así como que: ” . . . Cortázar es un filósofo contemporáneo y que por eso es argentino . . .”

EMB: Y es así, en Argentina o más bien en Buenos Aires cualquier tipo con dos dedos de frente cita lo que nunca leyó. Es el estereotipo de un tipo de café. Bueno, pero olvídate de la literatura sino más bien pensa en la política y en la economía; todos somos ministros del poder ejecutivo nacional en potencia.
De hecho es lo que estoy haciendo ahora con vos. ¿Dé qué estamos hablando?

AD: Estamos hablando de una generación y de un escritor que viró en la perspectiva ideológica de su mirada del mundo y que dejó perplejos a sus lectores de antaño que se sentían protegidos en sus palabras y que de repente se sintieron huérfanos. Parece como que una clase media perdió su ídolo o que este ídolo le pedía que no lo dejaran sólo a él y lo acompañaran ahora en sus nuevos sueños.

EMB: Los conservadores nunca le perdonaron que se haya dado vuelta como un guante y mostrara su adhesión a la Revolución Cubana, los Montoneros no le perdonan que haya sido anti -peronista en el 45´, los radicales no le perdonan que haya sido peronista en el 73´. Nadie le perdona nada a nadie.

AD: ¿Podríamos decir esto Bradley?: Desde el dogmatismo no se soporta a un espíritu libre.

EMB: Yo llegué finalmente a esa conclusión. Para mí Cortázar es un libertario.

“Un vital movimiento documentalista reconstruye nuestra historia y nos ayuda a pensar el presente”

AD: Quisiera decirte lo siguiente: es muy fuerte en la Argentina el discurso que está dando a conocer el movimiento documentalista. Estoy sorprendido. Desde lo que fue la descripción de un proyecto humanista y nostálgico de producción destruido por políticas nacionales claudicantes frente al poder imperial narrado en Reroum Novarum o la fuerza conmovedora por sobrevivir y gozar de una más digna condición de vida reflejada en el cine piquetero de Matanza.
Y todas esas visiones a mí como crítico me están ayudando a repensar mi propia historia y el presente del país. Y estoy muy contento que desde mi vocación como crítico tenga semejante oportunidad.

EMB: ¿Es por todas estas cosas que están sucediendo?

AD: Sí, puede ser por eso y porque experimento que la historia se acelera y corren nuevos vientos de cambio que me estimulan a investigar y a aprender más sobre nuestra historia y en esas circunstancias podríamos mencionar las películas que filmó Manuel Antín, un director cinematográfico atrapado por el mundo literario de Cortázar que se atrevió a filmarlo y que por cierto recibió todo el espaldarazo de quién se sintió más que bien interpretado o traducido a otro lenguaje.

EMB: Pero al mismo tiempo criticado por la izquierda de la época que le cuestionaba que mientras él hacía un cine esteticista en los hospitales faltaban jeringas. Esto te muestra el nivel de intolerancia de aquellos tiempos. Se lo acusó de esteticista y exótico. En fin, las canalladas políticas de entonces.

AD: Me queda una última pregunta. Titulas al film como un borrador, como apuntes para un documental. ¿Me quieres decir con ello que esto es sólo un bosquejo y que luego de este tremendo esfuerzo de investigación producirás una segunda parte más pulida?

EMB: Sí. En realidad te quiero decir dos cosas: primero esto no termina acá y que nada termina dónde se supone que termina y quisiera agregar que todos los documentales debieran ser considerados apuntes o borradores porque la historia cambia con tanta vertiginosidad que es imposible, que es un acto de arrogancia absolutamente petulante creer que uno puede reflejar la realidad en un documental como si la realidad fuese una sola.

AD: Bradley, no quiero agregar más nada y lo cierro acá no urgido por los tiempos radiales sino para darle la importancia que tu última frase merece.

EMB: Incluso podría redondearla con la idea Cortazareana: ” . . . Detrás de cada realidad hay otra realidad y detrás de este documental seguro que hay muchos más. . . “.

AD: Muchas gracias por tu tiempo Bradley, un abrazo.

Nota relacionada: Cortázar, apuntes para un documental

Publicado en Leedor