Cerca de la Frontera

0
8

El tema no es novedoso. Guerrilla, represión, militancia política, jugarse o lavarse las manos. Es muy desalentador la idea detrás del film: el factor común para todos aquellos que en alguna medida se comprometen con algo es que terminan muertos o, en el mejor de los casos, prófugos.la Frontera de lo Obvio

Buenos Aires, 1978. Esteban es periodista y ha escrito ciertas notas respecto de lo que “está sucediendo” en el país. A pesar del desacuerdo de Mario, su jefe, insiste en publicarlas y la reacción no se hace esperar. Asi que Esteban se ve obligado a escapar sin dejar rastro. Mario y Graciela (ex esposa de Esteban que desde hace un tiempo vive con Mario) se preocupan por su ausencia y recurren a un Obispo para localizarlo. Mientras tanto, Esteban trata de llegar hasta La Quiaca para cruzar a Bolivia, pero se ve forzado a desistir debido a los exhaustivos controles en la frontera y se refugia en un pequeño asentamiento cercano, gracias a la hospitalidad del cura Gabriel, un sacerdote tan poco ortodoxo que ha tenido una hija (Marina) con la “madame” del prostíbulo local (Margarita). Más por la fuerza de las circunstancias que por propia determinación, toma partido y se compromete con la realidad de la que buscaba escapar.
A partir del escape de Esteban, el film muestra sus vicisitudes alternando con algunas escenas de Buenos Aires, donde Mario y Graciela llevan a cabo infructuosos esfuerzos por averiguar su paradero.

La historia pinta una sociedad en la que los más favorecidos por su situación socio-económica se benefician a costa de los menos favorecidos. Por ejemplo, Don Javier, dueño de un regio hotel con aguas termales, desvía el cauce del río para embotellar el agua y luego vendérsela a los pobladores del asentamiento a quienes ha dejado sin agua con la desviación, quienes, por supuesto, no tienen dinero para comprarla. Cuando éstos tratan de recuperar el agua revirtiendo el desvío del cauce que construyó Don Javier, aquél recurre a las autoridades del pueblo, que solucionan el problema con un tiro en la cabeza del primero que se acerca al río.
El tema no es novedoso. Guerrilla, represión, militancia política, jugarse o lavarse las manos. Es muy desalentador la idea detrás del film: el factor común para todos aquellos que en alguna medida se comprometen con algo es que terminan muertos o, en el mejor de los casos, prófugos. Es interesante el giro del personaje de Esteban: de “observador objetivo” de la realidad pasa a ser un actor-prófugo de esa realidad, modelo “sálvese quien pueda” y finalmente en la misma situación cambia a modelo “me juego todo”. De alguna forma, parece hacer cierta lejana relación con el mito de Ariadna: Así como aquélla le diera a Teseo un hilo para que pudiera salir del laberinto luego de matar al minotauro, en este caso es Marina quien ayuda a Esteban a salir del frustrante laberinto de la inacción. Luego de matar al minotauro del miedo, Esteban decidió cual sería su camino; dejó de correr entre paredes que no lo llevaban a ninguna parte y encontró su sendero. A diferencia del mito griego, el sendero que Esteban eligió era el que lo conduciría a reencontrarse con Marina.

Si bien puede objetarse el hecho de que el relato sea lineal y la historia predecible, este film parece ser un auspicioso debut para el director Rodolfo Durán.

Socorro Villa

Compartir
Artículo anteriorCeluloide
Artículo siguientecine europeo