Casi famosos

0
12

Corre 1973 cuando William Miller, de tan sólo 15 años, está a punto de concretar su sueño: viajar con su banda de rock favorita. A raíz de sus colaboraciones en una revista independiente, lo contratan de Rolling Stone para cubrir el “Almost Famous Tour 1973” de la banda Stillwater.Entre el Rock y la Nostalgia

William, hijo de una madre exigente y sobreprotectora, vivirá en este viaje sus primeras experiencias en muchos aspectos de su vida y volverá cambiado por esta suerte de viaje de iniciación.

El film se desarrolla en una época clave del rock & roll en los Estados Unidos: la década del ’70, cuando Led Zepelin, The Who, Neil Young, David Bowie, Peter Frampton y tantos otros inundaban las casas con su música desde la radio y los discos de vinilo? Es el momento ideal para la historia? para que William realice su viaje. El ambiente del momento se refleja en un comentario de Russell: “¿Se dan cuenta de que en 11 años será 1984?” La referencia a la apocalíptica novela de Orwell resulta evidente, algo así como vivamos a full ahora que en 11 años se acaba el mundo?
Gracias a la ayuda de Penny Lane -la líder de las groupies, enamorada de Russell Hammond, el guitarrista de la banda- logra ingresar a ese mundo especial de los backstages. El contacto íntimo con la banda no será estéril. William es un ávido observador: sus ojos se abren como la lente de una camara y, al igual que esta, graban en su retina TODO lo que ve, TODO lo que escucha. Jeff, el cantante, lo apoda “El Enemigo”. Y con razón. William, siguiendo los consejos de su mentor, Lester Bangs, se dispone a ser “honesto y despiadado”, citando textualmente los comentarios más comprometedores de cada uno de los miembros de la banda.
El film está estructurado como una road movie y las etapas del viaje muestran la evolución en la relación de los personajes involucrados. Es notable la solvencia del debutante Patrick Fugit en el papel de William. El film recae prácticamente sobre sus hombros -y sus ojos, ya que el director aprovecha la transparencia de la mirada de Fugit para mostrar a un William, a veces maravillado, otras decepcionado, por el mundo que descubre- y llega a buen puerto. Como ninguna historia está completa sin un poco de amor? en este caso tenemos un interesante triángulo entre William, Russell y Peny Lane que sólo se resolverá en la secuencia final.
“Casi Famosos” tiene de todo, partiendo de la receta básica: drugs, sex and rock & roll. Salvo por el tercer ingrediente -hay mucho y del bueno- los otros dos están más insinuados que explícitos. Lo siento, nada de orgias explícitas por aquí. Todo queda librado a la ratonera de cada cual. No obstante, la historia es consistente, entretenida y muy ágil. Y para la generación que ronda los treinta y pico o cuarenta años, una nostálgica evocación de una época muy especial. Vale la pena verla.

Socorro Villa

©Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción