Juan Antín y Ayar B.

0
8

Juan Antín y Ayar B, son los ideólogos de uno de los proyectos más novedosos y aventurados del turbulento 2002La animación argentina tiene un nuevo personaje: Mercano, el marciano.

Entrevista por Sebastián Montagna

Cercano estaba el final de esa típica tarde de otoño. La brisa soplaba tenue y el camino hacia la Universidad del Cine – lugar acordado para la cita – se hacía convenientemente llevadero entre anticuarios, jóvenes fumando cigarrillos “non santos” y a medida que trasponía calles adoquinadas del viejo San Telmo. A pesar de tanta antigüedad reflejada en las paredes aledañas, la Universidad tiene un aspecto sensiblemente moderno y minimalista, que hasta podría decirse, en tal sentido, irradia la personalidad de sus ocupantes.

Justamente, algunos de ellos, son el punto central de esta nota. Juan Antín y Ayar B, son los ideólogos de uno de los proyectos más novedosos y aventurados del turbulento 2002, y aunque podrían pasar claramente desapercibidos entre la multitud, por ejemplo, de calle Corrientes en hora pico, juntos, ya hace aproximadamente cuatro años, trajeron a la vida a Mercano el Marciano, personaje animado bien conocido en el under, que luego de un largo proceso que lo llevó a protagonizar casi 60 cortos y ser visto por canales de cable y subterráneos, logró convertirse en largometraje.
Cercano está el estreno del filme – precisamente el jueves 3 de octubre – y por consiguiente, la apertura de la entrevista, cae de madura…

¿Imagino están emocionadísimos?

JA -Todavía no hay tiempo para emocionarse.

¿Por qué no?

JA – Porque es un trabajo terrible, ahora el estreno es algo así infernal, todo lo que hay que hacer. Pero si, es muy emocionante.

AB – Ya estamos en la recta final, una semanas y se sabe todo. Una semana y ya se estrena, ya viene la gente y vamos a saber al fin la opinión del público. No sabemos la respuesta del público en general.

En realidad, puede verse en sus rostros que la emoción los inunda, en tan solo una semana, su obra, su hijo, su sueño, verá la luz en las carteleras argentinas, aunque esto no sea del todo un estreno. El filme, fue presentado con anterioridad y con apuro – “los últimos meses dormíamos por día cuatro horas, era terrible. En la oficina pusimos colchones, fue un infiernillo, estuvimos rozando la locura (risas) Fue bastante duro, tuvimos que hacer también sonido, cerrar la película ¿no? Teníamos los tiempos bastantes ajustados porque ya había que enviarla a Annecy y fue medio terrible, pero lo logramos” – en el Festival Internacional de Animación de Annecy en Francia. Estreno que supo dar sus frutos, porque la película estuvo por encima de producciones japonesas e italianas, haciéndose con la mención especial del jurado. Este hecho, a contribuido notoriamente a que Mercano viera la luz en las salas nacionales y a colaborado enormemente en el crecimiento personal y profesional de ambos, aunque de esto puedan decir mucho más…

¿Cómo fue la experiencia del Festival de Annecy?

AB – Se hicieron bastantes contactos, a la gente le gustó mucho. Nos dimos cuenta que el boca en boca es muy importante.
Aprendimos bastante también con la producción, aprendimos a enfrentar un equipo de 50 personas. Los primeros días no sabíamos cómo hablarles a todos, nosotros acostumbrados a laburar entre nosotros, con amigos, de repente afrontar una película, es muy difícil decirle a un dibujante que… rebotar laburos. Al principio nosotros no podíamos, era duro y después poco a poco, fuimos acostumbrándonos a hacernos valer más.

¿Fue un quiebre ser el jefe, no?

AB – Claro, de mi rol por ejemplo en la serie que fue dibujar, y de repente, dejar de dibujar y dirigir a los que dibujan, hacer que su estilo sea parecido al tuyo, es bastante difícil pero, creo que para el final ya logramos agarrarle muy bien la mano y ya no fue difícil… y que la lucha que teníamos con los dibujantes, ellos tendían más para el lado Disney y nosotros más para un lado original.

JA – Igual, qué se yo! Con todo eso, con todo lo que sucedió, la película quedó buena y digamos, todas esas luchas que hubo sobre estilos diferentes, todo eso quedó bastante homogeneizado al final y ya como que no fue un problema.

Sencillamente, una producción tiene sus comprensibles complicaciones, máxime si tenemos en cuenta una como la de Mercano…, que para rotularla dentro de las normalidades de animación a la que está acostumbrado el común de la gente, podríamos decir que es “poco tradicional” y eso puede complicar a la hora de delimitar el público al cual se dirige la obra, aunque los objetivos estén bien claros…

Más allá de querer recuperar el dinero invertido, ¿qué es lo que esperan transmitir?

JA – Un poco digamos… hay muchas cosas. La película tiene como un trasfondo social, trata mucho el tema de la globalización y el mundo globalizado. Mercano es un inmigrante en una ciudad, en una gran ciudad. Inmigrante que se quiere volver, como que trata una temática bastante humana. Pero básicamente, la película es para reírse, es una comedia y tampoco esta tomada muy en serio, es decir que todo es un poco un delirio. La película es bastante irreverente, medio como que se caga un poco en el formato, o en las cosas del cine o de la animación tradicionales. Hay mucha libertad creativa, fue hecha sin pensar en el público, sin pensar ni siquiera en estrenarla, totalmente así, para divertirnos y es algo bastante diferente en lo que son las películas de animación que generalmente tienen un target muy definido y que van hacia un público, generalmente hacia los chicos.

AB – Eso porque están hechas con más plata, cuando tenés más plata no querés arriesgar. Cuando te dan para hacer una película, no sé cuanta plata… millones, no te podés arriesgar, tenés que ir a lo seguro.

¿Podríamos decir que no es una película dirigida a un público de menores?

AB – No es una película que esté dirigida a un público específico. Creo que está dirigido a todo tipo de público.

JA – A la gente más a fin a nosotros, por ahí más directamente, pero digamos, gente adolescente o pibes de veintipico, treinta años, pero yo creo que también los chicos por ser el hecho de ser dibujo animado, también la van a disfrutar y también como que la película tiene cosas muy como básicas, hay como cosas para todos, hay muchas lecturas ahí; como una lectura muy elemental de un marciano que es verde, tiene un trajecito amarillo y polerita roja, que camina por ahí, tiene una pistola de rayos y eso es como que para un chico es suficiente. Un grande ya se da cuenta que, bueno, que está en Buenos Aires, que por atrás están pasando cosas o alguien que le gusta el cine, empieza a pescar que hay una trama, un guión que se va armando. Yo creo que tiene muchas lecturas y le puede gustar a muchas gentes diferentes.
Lo difícil es vencer el problema del estigma de animación, de que es para chicos y que la gente la vaya a ver, lo difícil es eso porque mucha gente no va a ver animación, a pesar de que le gustaría la película ya está como formateado que los dibujos son como los de Disney. Por eso un poco en la película tratamos de marcar que es una película diferente a las demás. Eso lo tienen que ver para comprobarlo.

Las personas que ven Los Simpson, Los Reyes de la Colina…

JA – Exacto… South Park, ponele… DuckMan toda esa gente, ya conoce los códigos más adultos, por ahí… y los padres que quieran llevar a los hijos a ver un marciano que le explota un policía, hay padres por ahí un poco mas cerrados quizás no quieran, pero…

Pero a no desesperar, porque la proyección se acerca y para los fanáticos también habrá su bonus track…

¿Va a salir una banda de sonido?

AB – Hay música de varias bandas. “Mala Fama”, que es cumbia, Leandro Fresco, “Jaime sin tierra”, bueno, Roberta Einstein que laburó para nosotros en la serie, música nuestra también algunas cosas electrónicas.

¿También anduvieron indagando en los teclados?

AB – Digamos que hicimos bastante.

JA – EL último tiempo faltaban temas y los hicimos directamente nosotros, por eso ese último tiempo que estábamos así sin dormir. A la noche, nos poníamos a hacer sonidos, música, si era terrible.
Vamos a hacer una edición de la música con algunos diálogos, así, las cosas que causan gracia (entre risas). Va a ser como una selección medio como colgada de diálogos y cosas. También estaría bueno meterle algún multimedia al CD o algo para que tenga…

AB – Alguna gracia…

Y verdaderamente gracia no le falta a ninguno de los dos. Actualmente ambos, Juan (escritor/director) y Ayar (director de arte), se encuentran visitando nada menos que el Festival de San Sebastián con su “marciano favorito”. Para el futuro, seguramente buenos augurios no les faltan y bien merecidos se los tienen. Ellos pertenecen a una nueva generación de cineastas que no tienen pavura al momento de invertir, porque están convencidos de hacer las cosas con sentimiento y de corazón, porque cuando se piensa que “hacer cine en Argentina es difícil y cine de animación, peor…”, ellos tuvieron la iniciativa de hacerlo.

Sebastián Montagna

© Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin previa autorización.

Nota relacionada: Otra historia para el cine de animación argentina

Publicado el 26-9-2002