Blow, profesión de riesgo

0
27

Una historia llena de acción, suspenso y ambición. Así que, siéntese, respire hondo y agárrese fuerte de la butaca.

Sexo, Drogas & Rock&Roll

La historia de George Jung, un joven -en los setentas- que se convirtió en socio del mismísimo Pablo Escobar sirviéndole de nexo para introducir cocaína en los Estados Unidos. Una historia llena de acción, suspenso y ambición. Así que, siéntese, respire hondo y agárrese fuerte de la butaca.

Para que se haga una idea de lo que George Jung y su grupo lograron, aquí tiene unas lineas sacadas de la revista Newsweek del 30 de mayo de 1977 se podía leer: “Hoy en día, en las cenas elegantes de Los Angeles y Nueva York la cocaína es tan imprescindible como el Dom Perignon o el caviar de Beluga. En algunas, los camareros la pasan con las bandejas de canapés. El consumidor experimenta una sensación de fortaleza, de confianza, de energía.”

“Blow” es una de las denominaciones que recibe la cocaína. Y toda la historia gira en torno a ella, deteniéndose en los pormenores de las relaciones entre un grupo de gente -en el que hay para elegir: yankees, mexicanos y colombianos- con sus particulares costumbres y culturas, que encuentra un lugar común en el lenguaje que mejor habla la droga: el del dinero. Y es curioso como ciertos sabandijas pueden resultar entrañables. Por que cuando termine el film, Usted probablemente piense “pobre tipo”.

El film plantea -y tal vez esto sea lo escalofriante- que los narcotraficantes no son “criminales por naturaleza” sino gente común, como usted o como yo, que se casan y tienen hijos, que por una serie de malas decisiones se ven envueltos en una telaraña de la que no es fácil salir. George y sus amigos eran chicos universitarios de California cuando decidieron iniciar su negocio de vender marihuana en la playa, casi como un juego. Lo que la historia no clarifica en ningún momento, es si los involucrados tenían conciencia de la gravedad de lo que estaban haciendo. El único destello de crítica hacia su estilo de vida, aparece sobre el final, cuando George se pregunta ¿valió la pena?

La narración de la historia está hecha en flashback, y empieza cuando George se presenta con su nombre y número de presidiario, cosa que desde el vamos nos indica cómo va a terminar la historia. Mientras la voz en off de George cuenta su historia, algunos flashes de su infancia, otros de su adolescencia hasta llegar a California, donde todo empezó. Imágenes aceleradas que de pronto se congelan para seguir luego a velocidad normal -como si alguien acelerara la velocidad del relato. En otras ocasiones, este avance en la historia se manifiesta en la forma de fotos que se van superponiendo rápidamente. En todos los casos, el relato tiene un ritmo muy ágil y sostenido, que no da descanso al espectador casi hasta el final.

Un cóctel con amores imposibles, drogas, sexo, asesinatos, policías, ladrones, traficantes, presidentes de países centroamericanos y bancos que lavan dinero… ¿qué mas se puede pedir? Dicen que la ficción nunca supera la realidad…

Socorro Villa
©Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción