Alta Fidelidad

0
6

El director Stephen Frears y el actor John Cusack forman el dueto perfecto para la comedia romántica Alta Fidelidad basada en la novela del británico Nick Hornby. Para Nostálgicos

Rob Gordon (interpretado por Cusack) es el propietario de Campeonato Vinilo, una disquería al borde de la ruina donde sólo se vende música “a la antigua” para fanáticos del pop, hip-hop, jazz, grunge, música electrónica, soul, etc…Sus empleados Dick y Barry forman una especie de dúo cómico a la manera de Laurel & Hardy, cada uno es la contraparte del otro: Nick es tímido y callado, Barry está siempre a mil y vocifera sus verdades a los cuatro vientos.

Junto a la música, las mujeres ocupan un lugar importante en la vida de Rob, cuando su novia Laura rompe la relación, él reflexiona sobre los motivos de sus fracasos amorosos con una mirada de la realidad por demás irónica y un examen de conciencia muy honesto que lo obliga a madurar y convertirse en adulto.

Mientras que la novela está ambientada en Londres, el film se traslada a Chicago, una ciudad diversificada con un rico universo musical de bares y cantinas como The Music Box, Strega Nona, Smith & Wollensky, The Green Mill, Lounge Ax, Double Door, The Rainbow Club y el Kinzie Street Bridge, escenarios elegidos por el equipo de filmación para hacer transcurrir allí esta historia de personajes muy conectados con sus pasiones, con su música y con un gran sentido del humor.

Para los créditos de apertura y de cierre, Frears utilizó la tipografía característica de los afiches, las tapas y etiquetas de discos sobreimpresos sobre el primerísimo primer plano de un disco de vinilo en movimiento: la música y la estética pop son el motivo que une las historias de amor y amistad dentro del film. Por este motivo, el departamento de arte puso especial énfasis en dar el máximo colorido a la tienda de discos escogiendo cuidadosamente cada cubierta, etiqueta y afiche.

Alta Fidelidad es un pastiche genial, mezcla de musical y gags cómicos con cierto touch sentimental, es recomendable para todos los que tienen sentido del humor y para los nostálgicos de la música de otras épocas.

Adriana Schmorak