Todos amamos el lenguaje del p

0
13

Varias temáticas atraviesan los cuentos de Todos amamos…, sin primar uno sobre otro, ni refiriéndose cada cuento a un tema específico, como lo hace la buena literatura. Se puede participar del registro insoslayable de la historia argentina, del pensamiento actual de ciertas mujeres que se comprometieron con la revolución, de la relación con el padre, con los hombres, con la literatura, con el psicoanálisis.
Todos amamos el lenguaje del pueblo
De Susana Silvestre,
Editorial Simurg, 2002

Por María Comito

El viaje es un clásico dentro de la literatura y es el recorrido necesario que debe hacer el héroe para llegar al conocimiento. El viaje da experiencia, saber, se toma conciencia de los orígenes y de la tierra a la que se pertenece.

Partiendo desde este punto de vista el libro de Susana Silvestre presenta todas las vetas interesantes del recorrido pero con aditamentos nuevos: esta vez “el héroe” es una mujer y el viaje no es de iniciación sino el de la experiencia ya adquirida, transitando, desde la niñez, en los años cincuenta, hasta este nuevo milenio, a la mujer que se crió en el gran Buenos Aires y atravesó la General Paz; haciendo ahora el camino inverso en colectivo, para llegar hasta San Justo, partido de La Matanza y participar de la Segunda Asamblea Nacional de Piqueteros, explicando que va hasta allí, a una interlocutora ocasional, a recuperar el pasado, y no miente.

Varias temáticas atraviesan los cuentos de Todos amamos…, sin primar uno sobre otro, ni refiriéndose cada cuento a un tema específico, como lo hace la buena literatura. Se puede participar del registro insoslayable de la historia argentina, del pensamiento actual de ciertas mujeres que se comprometieron con la revolución, de la relación con el padre, con los hombres, con la literatura, con el psicoanálisis.

La impronta es la de la generación del ’70, siempre visto desde el ojo de una mujer, que viniendo de la clase obrera, pudo llegar a cursar estudios universitarios, y cruzar ese linde que divide a los argentinos desde los unitarios y federales, los unos y los otros; esos hijos de la clase trabajadora que se pudieron apropiar de la palabra y les permite al mismo tiempo no desconocer sus orígenes, leer “El incendio y las vísperas”, dar una charla. Y la pregunta es indispensable con respecto a la pobreza ¿qué cambió?

Los cuentos narrados en un lenguaje que responde a esa cultura de la clase trabajadora, insisto, desde la visón de una mujer, tienen efecto y fuerza, pues el tono natural no lleva ni a la pena ni a la exaltación.

Susana Silvestre, 1950, nacida en San Justo, provincia de Buenos Aires, es narradora y periodista. Su primer libro de cuentos El espectáculo del mundo recibió el premio “Roberto Arlt”, otorgado por la Municipalidad de Comodoro Rivadavia, en 1982.
Recibió el Premio Municipal 1990-1991.
Publicó las novelas: Si yo muero primero (1992), Mucho amor en inglés (1994) y No te olvides de mí (1995)
Los humos de Clitemnestra (cuentos, inédita) recibió la mención del Fondo Nacional de las Artes. 1994.
La biografía de Delfina y Pancho Ramírez fue editada en 1999.
Para cine escribió el guión de la película argentina La vida según Muriel.

Publicado el 5-9-2002

Compartir
Artículo anteriorNoches Blancas
Artículo siguienteCine suizo