Luis Ortega y Dolores Fonzi

0
54

A propósito del estreno de la notable Caja negra, Armando D´Angelo entrevistó a su director Luis Ortega y su protagonista, Dolores Fonzi.Reportaje a Luis Ortega y Dolores Fonzi
Una mirada más que humana sobre cómo encarar un proyecto cinematográfico

Textos y fotos: Armando D´Angelo

AD: Creo reconocer el barrio en que filmaste, de alguna manera te puedo decir que lo llevo en mi corazón. Estamos entre San Telmo y Barracas. Me imagino que los escenarios que elegiste tienen que ver con esta parte de la ciudad, ¿es así Luis?

LO: Sí, de hecho luego de conocer el lugar me mudé acá. Hice la película y me mudé acá. Pero sí, hay algo de esto que no sé qué es; quizás sea esa presencia al estar tan cerca del río lo que me hace sentir como que es el lugar. Acá pasan las cosas que me gustan, acá veo la gente que me gusta . . . disfruto y elijo este lugar. Incluso lo que pueda tener de violento. Tengo una especie de amor por esa fauna de la cual me siento parte, que se excita con determinadas cosas y que su vida pasa por otro lado.

Sobre algunas estrategias del director frente al rol de sus actores . . . “Mientras más actúan, más se esconde su corazón” . . .

AD: Las acciones de tu film transitan entre la ficción y una realidad muy próxima y concreta, hasta el punto de respetar en la historia del guión los nombres auténticos de los personajes del barrio.

LO: Sí, en realidad no le íbamos a cambiar el nombre a nadie. Pero ocurrió que un día en un momento de la filmación Eugenia le grita a Dolores: Dorotea!!!!, vení para acá! Y le quedó a Dolores, Dorotea.
Yo empecé esto como un experimento, pero un experimento con bases sólidas pues sabía muy bien lo que quería trasmitir al espectador. Y de ahí en adelante comienza el arte, que es no saber adónde y cómo va a terminar la obra pero con ciertas certezas que te conducen. Para mí no cambiarles el nombre a ellos significaba no agregar un condimento donde la actuación se vuelva una mueca o donde la composición de un personaje se vuelva fingir una actitud. Frente a Dolores era muy claro esto, pero frente al resto del elenco compuesto por no-actores debía quedarles bien claro que no debían actuar. Mientras más actúan, más se esconde su corazón. Y lo que conmueve es su corazón; cualquier personaje no da para cualquier papel . . . hay que saber elegirlo. Existe la composición pero desde la sensación del personaje no desde el estereotipo.
Yo no quería confundir a los actores que no habían trabajado antes en ese sentido, en lo que era la actuación para mí. Contando con Dolores como única actriz con experiencia, yo tenía que lograr poner en la escena a tres personas, no una actriz y dos personas haciendo una película sino a tres personas viviendo una realidad. Y para eso se creó una ficción previa al rodaje. Donde Dolores convivía con Eugenia diariamente: le daba de comer, dormían juntas; yo también conviví con Eduardo Couget . . . y bueno, sobre todo con Eugenia Bassi que en aquel entonces tenía 99 años construímos una ficción que no comenzaba en el momento de la acción, de la cámara. Comenzaba desde el momento en que nosotros nos metíamos en esa casa para y nos comprometíamos a relacionarnos y amarnos con este grupo de personas de acá en adelante, no hasta cuando termine la película y en el medio filmar la película . . .

Sobre una sensación que alguna vez nos tuvimos y estuvimos juntos

AD: Luis, me estuviste contando que mientras imaginabas y luego transcurría el proceso de filmación de tu película, casi adoptaste a este barrio como el lugar que pedía tu corazón para vivir. Y en las notas de prensa de la película se hace referencia a ciertas partes perdidas a lo que puede ser la relación entre los hombres y las mujeres sin importar a la comunidad a la que pertenezcan pues tu obra posee un carácter universal no sólo hace referencia a posibles acontecimientos ocurridos en Buenos Aires pues los mismos perfectamente pudieran haberse dado también en cualquier otro lugar del mundo.
Lo que queda como para resolver es lo relativo a esa “caja negra”, que por cierto vos me dirás cuál es el verdadero sentido del título; yo me arriesgo a pensar que te referís a una zona oscura, a partes perdidas o a relaciones que se han perdido o han dejado de tener actualidad entre hombres y mujeres cualquiera sea la comunidad a que pertenezcan.

LO: Sí, pero no creo que se trate exclusivamente a algo que se refiera a una relación entre hombres y mujeres;
sí creo que se trata de una sensación de pérdida o de una sensación previa a que alguna vez nos tuvimos y estuvimos juntos. Por ahí es una ilusión pero hay esa sensación en mí por lo menos, de haber estado juntos y haber sido como uno. Entonces el anhelo de Dorotea durante la película es la de tratar de unir esas partes.

” . . . Todos estábamos entregados a la historia . . .”

AD: Dolores, me encantó y me vuelvo a encontrar contigo como actriz en un papel fuerte; no hace muchos días atrás ví una poderosa interpretación tuya en “Tiempo Final“, un programa de la televisión abierta. Siempre exhibís un registro muy alto por el cual los espectadores pueden sentirte como capaz de todo en cada personaje que abordás.

DF: Y un poco es la idea ¿no ?. La idea es encontrar lugares donde una se pueda entregar entera, eso es lo más importante; encontrar huecos y lugares donde haya ganas. Y eso es lo que busco cada vez que hago un trabajo.

AD: Y vaya que los espectadores se encuentran con esa actitud y no salen desfraudados. En “Caja Negra” representaste el papel de una joven muy tierna, casi una niña, con la piel tersa que estaba dispuesta a acariciar los pliegues del cuerpo de una anciana y a acomodarla y ponerla coqueta pero además de toda esta dedicación había algo más importante: la contenías en afecto. En fin un papel que en cuanto a las nuevas generaciones no es muy habitual mostrar ni presentar como ejemplo. Luis me recalcó que su intención no fue mostrar las conductas de tu personaje como ejemplificadoras para otros pero lo cierto es que en tu rol como actriz y frente a esa anciana estaba, ¿no?. Contener desde las nuevas generaciones a la ancianidad y darles afecto y mucho amor.

DF: Sí, igual también creo que tampoco es usual ver a un chico de diecinueve años dirigiendo una película así. Tampoco creo que sea usual esta película. Y a la vez también todo es inusual sin querer serlo.
No sé . . . yo era la actriz; el director tuvo una visión y fue la que se hizo. Me parece que no es usual en ningún aspecto la película. Para mí como actriz, el proceso actoral que hice no lo había hecho en ningún otro rodaje. Primero porque mi relación con la señora era real. Desde el momento en que Luis me dijo: conocí a tu abuela. Empecé a cuidarla todos los días y me entregué a la relación con ella; tanto como a la película y como a Luis y como a Eduardo. Se dio la unión en la película.Y me parece que está bueno que se trabaje así y está bueno . . . en realidad no sé igual qué se ve en la película. Pero me parece que si tenés una buena idea y estás muy convencido de ese cuento, no se necesita mucho para contarlo y para hacerlo: ” . . . tiempo, voluntad, ganas y convicción . . .” algo tan simple pero que no muchos tienen.
Lo que me deja esta película es que entregándote y confiando en lo que de verdad querés hacer, ¡resulta! . . .
Yo cuanto más confío en mí mejor me va. Y así es la película, como una confianza ciega en Luis y en el cuento y en las personas que estábamos participando y así fue como surgió la película sin ningún tipo de pretensión, con mucha inocencia y con la voluntad de experimentar lo que estaba sucediendo.
Y Luis fue el que siempre nos bajó a tierra diciéndonos a mí y al resto : ” . . . tranquilos, no tienen que hacer nada . . . está todo dado por la situación . . .”.
Y la verdad es que eso fue lo que pasó. Todos estábamos entregados a la historia.

AD: Dolores, quiero decirte que te reconozco y te redescubro en cada una de tus interpretaciones como una gran e inmensa joven actriz argentina y sólo espero ansioso y curioso de verte en tu próximo trabajo.

DF: Bueno, muchas gracias.

Notas relacionadas:
Caja Negra
Monobloc

Publicado en Leedor el 22-8-2002