Lilo & Stitch

0
9

Toda una demostración de prestigio y autoridad. En momentos en que la animación computarizada
deslumbra y enceguece, tanto al público, como a los productores cinematográficos, la eterna y renovable Disney, saca una obra de absoluta simpleza estética y de una historia magníficamente contada.
La familia -Disney- nunca te abandona

Uno. Toda una demostración de prestigio y autoridad. En momentos en que la animación computarizada
deslumbra y enceguece, tanto al público, como a los productores cinematográficos, la eterna y renovable Disney, saca una obra de absoluta simpleza estética y de una historia magníficamente contada. Toda una lección para mediocres y oportunistas que se suben al tren de la novedad, sin pretender elaborar composiciones al menos aceptables (escribo, y pienso en la pobrísima -pero animada por computadora- Dibu 3) Una buena historia, un creíble delineado de personajes, un preciso manejo de la intriga, características insustituibles a la hora de narrar. Y la estética, la técnica, al mismo nivel de esencialidad. No hay elección posible. Disney sigue sabiendo por dónde pasa la cosa, sigue optando por todo.

Dos. Lilo & Stitch relata la historia de un alienígena -Stitch- creado por biogenética. Destructivo, inteligente, y de extrema adaptabilidad, se transforma en un peligro para la sociedad en la que fue engendrado, por lo que se decide eliminarlo. Pero se escapa, y cae en la Tierra. Más precisamente en Hawaii. Allí vive Lilo, una nena huérfana que intenta ser criada por su hermana. Sensible y racional, tiene problemas para relacionarse con las chicas de su edad, y encontrará en Stitch un particular amigo. Bajo el lema “la familia nunca te abandona”, tanto Lilo como el ET, sopesarán traumas mutuamente, vivirán montones de complicaciones, y terminarán convirtiéndose junto a la hermana de ella, en una particular pero unida familia.

Tres. Es interesante el tratamiento que hace la película a conceptos como el de familia, poder y normalidad. Lilo vive con su hermana, y un asistente social (con pasado en el FBI) pugna porque la nena tenga una infancia normal, en una familia normal. La hermana al frente de la casa, trata de salir adelante, pero tiene que trabajar fuera todo el día para ello. Una normalidad peticionada, pero incongruente con la realidad de ambas. Lilo, por su parte, apartada por sus amigas, pero de un desarrollo intelectual, emocional y creativo notoriamente diferenciado de aquellas. Lo normal, representado en las amiguitas tontas de Lilo. Los conflictos se acrecientan con la llegada de Stitch a la casa -especie de demonio de Tasmania que disfruta con la destrucción de todo lo que toca- El alienígena es pequeño de tamaño, pero es de una fortaleza física enorme. El policía intergaláctico que lo persigue es de una enormidad escalofriante, pero sin embargo Stitch -digamos, 100 veces más chico- puede levantarlo y zamarrearlo con toda facilidad. El poder, no en manos del más opulento, sino del más hábil. Por otro lado, la que está al mando
de toda la sociedad extraterrestre es una mujer -puro cerebro-, que de hecho tiene al trote al monstruoso jefe de policía. En suma, una serie de conceptos generalmente tratados con rigidez por la conservadora Disney, acá son cuestionados en una interesante y celebrable propuesta.

Cuatro. Con humor inteligente (se sabe, los chicos no son boludos), una exquisita composición de personajes (creíbles, coherentes, profundos), y dibujos de trazos simples y colorido deleitables, Lilo & Stitch conforma una ingeniosa, precisa y divertida película, en la que cierta exacerbada loa a la familia le otorga un sensiblero y reprochable tono, pero que supera sin inconvenientes en pos de un excelente producto para un invierno de vacaciones escolares (los padres lo agradecerán)

Sebastián Russo

Estrena el 18 de Julio del 2002