Hombres de negro II

0
8

Se trata de una comedia satírica que aborda el género de los films de ciencia ficción. Específicamente hace recaer su humor sobre aquellas películas que poseen una perspectiva paranoica sobre el esperado contacto con una cultura que provenga del espacio exterior; siempre soñado pero con temor, al menos desde aquellas inolvidables y bizarras matinées de la década del 50 ideadas desde Hollywood.
Nunca sabrás que esta historia ha existido

Se trata de una comedia satírica que aborda el género de los films de ciencia ficción. Específicamente hace recaer su humor sobre aquellas películas que poseen una perspectiva paranoica sobre el esperado contacto con una cultura que provenga del espacio exterior; siempre soñado pero con temor, al menos desde aquellas inolvidables y bizarras matinées de la década del 50 ideadas desde Hollywood.

Lo naîfe deja aquí su lugar a la dimensión de los efectos digitales.
Posee un ritmo vertiginoso y continuo desplegado de comienzo a fin y una estética de diseño de producción bella y espectacular; siempre relacionada con escenas de acción y un discurso que nos habla de lo romántico del heroísmo y del resguardo o respeto que deberíamos tener frente a un estado de ánimo extremo que sitúa a los protagonistas en situación de alerta ante una realidad que en el instante menos pensado se transforma en hostil para ellos y el mundo que intentan defender . Esta actitud es capaz al mismo tiempo de arruinar el instante más feliz o de salvar la propia vida y la mismísima civilización humana.
Apabulla por la técnica y la creatividad puesta en juego.

Al fin se las ingeniaron como para sugerirnos o hacer en un punto creíble la posible ocurrerncia en el mundo real de un relato fantástico y ficcional.
Lo que desde una mirada ideológica y política me inquietó ya desde su primer episodio es que los elegidos para salvar la tierra constituyeran algo así como un equipo de tareas que debe estar dispuesto a aceptar el anonimato, situarse más allá del sistema y permanecer también oculto frente a él.

Yo también me pongo aún paranoico pero no ya frente al contacto de una civilización extraterrestre desconocida sino a la difusión de una estrategia por más que sea en broma de una actitud que favorece la aceptación de la impunidad como costo aceptable de la sobrevivencia. Y para peor tolerar que la memoria sea borrada.

Es una propuesta muy divertida en lo superficial pero trágica y oscura si nos detenemos por un instante en reflexionar sobre ella.
¿Me habré excedido en cuánto a los resguardos de su visión? ¿Arruiné un espíritu de diversión transformándolo en angustias y temores personales? ¿ O con mis apreciaciones acaso algún espectador más se sentirá sensibilizado y alerta en cuanto al mensaje subyacente?

Armando D´Angelo
© Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción

Estreno del 11 de julio de 2002