Dios es grande yo soy pequeña

0
5

Cuanta dulzura y entrega femenina fue dispuesta en escena para asegurar el amor entre una mujer inclaudicable en su deseo y un hombre inconsistente frente a los valores existenciales de su propia vida y de su amada.
LA HONESTIDAD FRENTE A LA VIDA

Cuanta dulzura y entrega femenina fue dispuesta en escena para asegurar el amor entre una mujer inclaudicable en su deseo y un hombre inconsistente frente a los valores existenciales de su propia vida y de su amada.
Muchos se preguntarán ante el relato del film: ¿Valió la pena que ella se esforzara tanto por semejante pusilánime?.

Michèle nunca se lo preguntó y estuvo dispuesta nada menos que a cambiar su credo religioso para agradar a la familia del novio.

Tanta fue la pasión y la seguridad que presintió ella en cuanto a cuál era el hombre que le presentó el destino ante su vida y por él decidió esforzarse.
Lo que observarán en la pantalla es el versus que se estableció entre esa convicción íntima de mujer y una realidad que le decía continuamente, no!!!.
Y se presenta como maravilloso y natural en un tiempo de rebrote de intolerancias este viaje iniciático de una joven desprejuiciada en busca de la fe y de un amor en quién apoyarse.

Armando D´Angelo
©Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción.

Compartir
Artículo anteriorJohn Q
Artículo siguienteHerencia