Monster´s ball

0
4

Bien podría tratarse de la vida de cualquier mortal y en este sentido, la incidencia en los cambios rutinarios bien pueden deberse a cuestiones poco predecibles, que incluso pueden ser las mismas que hacen que la monotonía se sostenga. Básicamente podríamos describir a Monster’s Ball, con esta confusa teoría.La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida

Sebastián Montagna

La producción llega al mercado latinoamericano con cierta resonancia – ademas de una traducción titular poco agradable – y no es para menos: Halle Berry, la morena que hizo temblar a la audiencia por haber mostrado sus senos en Swordfish durante la temporada pasada, hoy se hace presente exhibiendo su estatuilla dorada como Mejor Actriz 2001, en la representación mas osada en la que se ha visto envuelta y demuestra el bagaje de recursos que utilizó para arrebatarle la premiación a Nicole Kidman y Syssy Spacek. Elemento destacable.

Pero el filme no es solo eso. También puede observarse – una vez más y van… – como Billy Bob “el renegado” Thornton, asienta su huella de actor consagrado, con un papel dentro de los cuales ya estamos acostumbrados a encontrarnos: un alma sombría, en pena, que intenta realizar un viaje misterioso dentro de su psiquis, tratando de encontrar una salida desesperada a su inquietante realidad. Segundo elemento destacable.

Como si esto fuera poco y a pesar de que la narrativa fílmica iniciada desde un guión lineal, no deja lugar a dudas y fácilmente se puede vislumbrar lo que nos depara el final, la propuesta visual es desgarradora, cruda y extremadamente realista. Una historia como podría darse en cualquier lugar del mundo – donde exista la pena de muerte – se hace presenta y nos plantea una hipótesis conocida por todos, aunque a veces olvidada. Así podemos manifestar que “la vida es un pañuelo”, y en tal sentido, es muy fácil reconocer la sencillez con la que las puntas de ese rectángulo se tocan, se mezclan, se relacionan, produciendo eventualidades poco predecibles. Obviamente, todo esto de la mano de continuas introspecciones y largos debates internos por parte de sus personajes, para hacerlo mas intenso y emotivo.

Desde otra óptica, una historia paralela, escondida se presenta y seguramente para aquellos que estén entrenados en el arte de la observación fílmica podrán identificarla. Sumisamente, el relato de las relaciones entre padres e hijos queda expuesta y así se manifiesta el porque de muchas evoluciones ocultas en el devenir de cada uno, en una suerte de agujero de gusanos o universos circulares se llegara a desatar la tormenta psicológica del filme.

Finalmente y como la cereza en el postre, bien vale mencionar la escueta participación de Sean Combs, mejor conocido por su nombre artístico “Puff Daddy”, el rapero que en algún momento supo remixar el gran éxito de The Police, “Cada vez que respiras” y con el que junto un grueso ramillete de dólares. En fin, hecha la acotación, solo queda recomendar una buena propuesta de buen cine, hecho para espectadores que quieran reflexionar sobre algunas realidades, que aunque bastantes evidentes, pocas veces recordadas.

© Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción.

Compartir
Artículo anteriorApasionados
Artículo siguienteAlí