Doble Traición

0
46

Hay películas que son increíbles. Está es una de esas. Las escenas y los personajes son de los más inverosímiles que ha parido el cine de acción hollywodense en los últimos tiempos. Es imposible creerle a los actores y menos todavía al guionista. ¿Será entonces por ese lado que viene la traición del título?.

Lindos paisajes

Por Juan José Dimilta

Hay películas que son increíbles. Está es una de esas. Las escenas y los personajes son de los más inverosímiles que ha parido el cine de acción hollywodense en los últimos tiempos. Es imposible creerle a los actores y menos todavía al guionista. ¿Será entonces por ese lado que viene la traición del título?.

Rudy (Ben Affleck) está preso por robar autos y su compañero de celda Nick (James Frain) por asesinar a un tipo que se intentó propasar con su novia. Nick se cartea con una desconocida llamada Ashley (Charlize Theron) que contactó por medio de una revista y que promete esperarlo cuando salga de la cárcel. Ambos compañeros comparten la lectura de las cartas de la señorita y la ilusión de la libertad ya que en dos días ambos podrán salir a pasar la navidad con sus respectivas familias. Pero Nick muere en una trifulca y Rudy no tiene mejor idea que hacerse pasar por su amigo para quedarse con la chica que lo espera afuera. Aquí es donde comienza la acción y también lo inverosímil. Por empezar ¿no les parece un poco sospechoso que una chica como Charlize Theron (recuerden el caramelito de El abogado del diablo y Las reglas de la vida) espere ansiosa a un preso en la puerta de la prisión?. Bueno, a Nick le parece muy normal y al guionista también. Resulta además que el hermano de la señorita, Gabriel ( Gary Sinise) es un camionero devenido en ladrón que con un grupo de papanatas como socios y atento al pasado de su cuñadito como delincuente quiere involucrarlo en un golpe a un casino. Aquí esta el problema, el bueno de Nick lo único que quiere es comer pavo asado con su familia la noche de navidad y convertirse para siempre en un buen ciudadano. Entonces comienzan los golpes (tranquilas chicas a Ben le pegan mucho pero no le dejan marcas permanentes) y una seguidilla de escenas de acción repetidas hasta el hartazgo por el género y por demás forzadas.

El veterano director, John Frankenheimer que supo hacer buenas cosas en los años 70′ (como Contacto en Francia II y Domingo Negro) y algunas interesantes en los 80′ (Ni un paso en falso) parece estar gastando todo el crédito en sus últimas entregas (sino recuerden su último bodrio Ronin desperdiciando dos actorazos como De Niro y Jean Reno) y recrea una historia que parece filmada por compromiso o por seguir sumando billetes. Frankenheimer parece que se sabe tan de memoria los clichés del género de acción que hasta él mismo se aburre. Y eso en Doble Traición se nota. El reparto hace lo que puede con el guión: Ben Affleck (que prometía con Shakespeare enamorado y con En busca del destino) debería como su personaje estar preso pero por aceptar estos papeles, Gary Sinise (Forrest Gump y Apollo 13) se muestra poco creíble en su papel de villano y Charlize Theron vuelve a estar muy bonita. El soplo de aire fresco lo entrega Dennis Farina (basta con decir Mike Torello) en un jugoso secundario como Jack Bangs, el dueño del casino donde se planea el golpe. La historia transcurre en los nevados paisajes de Michigan del Norte (para ver thrillers en la nieve alquilen Fargo o Un plan simple) donde el crudo clima invernal aumenta a medida que se supone crece la tensión. Doble traición, por suerte para todos, dura poco más de una hora y media. Un rato más y los tapaba la nieve.