Divinas tentaciones

0
13

Divinas tentaciones no es la mejor comedia norteamericana de la historia, no incluye hombres vestidos de mujeres, ni figuras de la talla de Jack Lemmon, Tony Curtis o Marilyn Monroe. Y además es muy fácil adivinar que no se convertirá, por más que pasen los años, en un clásico, pero…Una Eva y dos Adanes

Divinas tentaciones no es la mejor comedia norteamericana de la historia, no incluye hombres vestidos de mujeres, ni figuras de la talla de Jack Lemmon, Tony Curtis o Marilyn Monroe. Y además es muy fácil adivinar que no se convertirá, por más que pasen los años, en un clásico. Entonces, ¿dónde está la relación? Fácil, en que una mujer es la que incita al pecado y en que son dos hombres los que luchan contra la tentación de caer en sus redes. Y nunca mejor usadas las palabras tentación y pecado, por que los dos muchachos que corren detrás de la señorita, aunque modernos e innovadores, son clérigos.
Los tres involucrados en el romance eran de pequeños inseparables, hasta que antes de llegar a la adolescencia la chica del grupo se mudó con su familia a otra ciudad. Los dos amigotes crecieron juntos y eligieron destinos parecidos pero distintos: Jack Schram (Ben Stiller) se hizo Rabino y Brian Kikenny Finn (Edward Norton) terminó como Sacerdote Católico Romano. Ambos eran exitosos y seguros de sí mismos hasta que Anna Reilly (Jenna Elfman) la pequeña, ahora convertida en una bella empresaria, vuelve a visitarlos. Anna también es joven, exitosa y hasta tiene su propia religión: el trabajo, con un dios omnipresente incluido, el teléfono celular. En lo que se refiere a temas más espirituales ella practica Kick Boxing, Yoga y otras tantas cosas por el estilo. Sea como sea, ella es irresistible y ambos candidatos caen rendidos a sus pies. Pero hay un par de reglas que los pretendientes no podrán dejar de lado: El problema de Ben como Sacerdote Católico es más que obvio (aunque sufre mucho menos que Richard Chamberlain) y Jack podría aspirar a Anna, pero ella no es judía y eso a la gente de la sinagoga y en especial a la madre del rabino (una deliciosa Ann Bancroft) no les causa ninguna gracia.
Norton que se había destacado con papeles dramáticos en La verdad desnuda junto a Richard Gere y en America History X (en ambas ocasiones nominado por la Academia) deja por un momento de fruncir el ceño y demuestra que además puede ser un gran actor de comedia y como si esto no alcanzara para convencer a todo el mundo de que es uno de los jóvenes más brillantes de Hollywood, Edwan se anima y dirige la película en lo que significa su debut detrás de las cámaras. Jenna Elfman y Ben Stiller vuelven a demostrar porque son dos de los mejores comediantes norteamericanos de la actualidad. Jenna esta más bonita, natural y graciosa que en la popular serie Dharma and Greg y en que en Ed Tv y Ben Stiller se muestra un poco más medido que en Loco por Mary.
Excelentes tomas de la ciudad de Nueva York (que mejor ciudad que esta con su ensalada étnica a lo Once para una historia con tanto cruce de culturas), una banda de sonido exquisita en la que se destaca …un lento de Tom Waits de esos que derriten hasta al más guapo y unos cuantos gags aseguran dos horas de buena comedia. Siguiendo con la temática religiosa que plantea el debut del Norton-director, bien se podría decir que si Dios creó al mundo en seis días y al séptimo descansó, Divinas Tentaciones no crea nada nuevo pero es una buena excusa para amenizar el día de descanso o también que si la fe mueve montañas al menos este estreno mueve de cuando en cuando una sonrisa en el espectador lo que ya es suficiente. Salvo que usted sea de los que van de cine en cine buscando milagros.

Juan José Dimilta