Arte mexicano en BAires

0
9

La actividad artesanal en México ha sido desde siempre parte de la trama de relaciones sociales, económicas y culturales de las poblaciones rurales y urbanas de este país. La actividad se realiza en economías cerradas. Arte, artesanía y economía

Por Julio A. Portela

Exposición: Grandes maestros del Arte Popular Mexicano
Colección Fomento Cultural Banamex
Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco
Suipacha 1422. Buenos Aires
De Martes a domingo de 14 a 19 hs
Hasta el 30-12-01

Observando la exposición de Arte Popular Mexicano nos preguntamos si existe alguna diferencia entre Arte y Artesanía. Sabemos que a las obras de arte se las distingue por su atractivo universal, independientemente de la época en que fueron ejecutadas. Asimismo si entendemos por arte todo objeto hecho por habilidad, debemos incluir en él a las artesanías toda vez que son producto del oficio realizado mecánicamente por los artesanos.

Más difícil aún, nos resultó el poder asociarlas con la economía. Esta ciencia árida y terroríficamente precisa en su imprecisión que sólo pareciera aproximarse a los estético en sus prolijos números encolumnados y en aquellos gráficos que incluyen curvas cuya intersección en un punto nos someten al rigor de resultados benéficos o catastróficos.

¿Por qué buscar entonces una relación entre las tres materias?

Sucede que la gacetilla de prensa de la Secretaría de Cultura de la ciudad de Buenos Aires y el elegante catálogo bilingüe de la muestra nos informan de todos estos términos en cuestión. Así, nos enteramos que la actividad artesanal en México ha sido desde siempre parte de la trama de relaciones sociales, económicas y culturales de las poblaciones rurales y urbanas de este país. La actividad se realiza en economías cerradas. Aparentemente de trueque, con técnicas propias de producción transmitidas entre generaciones. Otro acercamiento a lo económico.
La selección de piezas artesanales de la muestra fue realizada a partir de artesanos destacados. Sus nombres se incluyen en los carteles que acompañan los objetos y han sido realizaos mayormente en barro, metales, papel, fibras vegetales, madera y piedra, a veces en forma combinada.
Los diseños son imaginativos conteniendo elementos culturales autóctonos y otros foráneos, especialmente de la cultura española.

Quizás por ello nos sorprendieron esos “árboles de la vida” que consideramos propios de las pinturas de cultura árabe que en la muestra se presentan en barro moldeado con “pastillaje” (textura de bordado) y terracotas. Los diseños nos muestran abigarrados conjuntos de personajes bíblicos, entremezclados con figuras y elementos naturales de la tradición mexicana. Resulta significativo el “Arbol de las danzas típicas” que contiene parejas de bailarines en actitud y vestimentas de las distintas regiones de México.

También están representadas otras técnicas en papel pegado y alambrado; en muebles de maderas laqueadas y decoradas, en trabajos de maderas
taraceadas que tradicionalmente consisten en incrustaciones de pequeños trozos de hueso marfil o conchillas, en orificios previamente ahuecados.
Son muchas más las piezas observadas y la imaginación puesta en ellas que se ofrecen a la admiración del público.

Mientras tanto, volvemos al papel que le corresponde jugar a la economía, para la preservación de los bienes culturales. Ocurre que por cambios en el comportamiento de los mercados o quizás por modificaciones en las relaciones sociales lo artesanal presenta una tendencia a la extinción.

De ahí la importancia del programa de Apoyo al Arte Popular de Fomento Cultural Banamex A.C. que como extensión de prácticas bancarias aporta elementos materiales para revertir la tendencia.

Concluimos en que no podemos seguir discutiendo sobre la relación existente entre las tres materias ya que resulta evidente.

Publicado el 20-12-2001.

Compartir
Artículo anteriorBesos para todos
Artículo siguienteLa Maman et la Putain