De ladrón a policía

0
10

Una parodia de la policía y el FBI en esta película con Martin LawrencePara Ver con Amigos

Si hay algo que admiro de los anglosajones es su sentido del humor, sobre todo esa extraordinaria capacidad para reírse de si mismos. Y de eso se trata fundamentalmente esta película: es una parodia de la policía, el FBI y las fronteras. No solo las fronteras físicas entre países, cuya referencia es obvia; me refiero a las múltiples fronteras con las que lidiamos a diario: la que separa el bien del mal, lo justo y lo injusto, lo bello y lo feo, y así ad eternum. Son estas fronteras las que, a lo largo de toda la película, se corren continuamente, se desvanecen y vuelven a aparecer.
Resulta ser que Miles Logan es un ladrón de joyas que roba un diamante tamaño baño y que es atrapado en su huida. Justo antes de que lo atrapen, logra esconder el diamante en una obra en construcción, dentro de un conducto de aire acondicionado, memorizando las calles de la obra. Unos años después, cuando sale de la cárcel se dispone a ingresar al edificio a recuperar “su” diamante y descubre que el edificio es… una estación de policía! Ni corto ni perezoso, decide hacerse pasar por el detective Malone para ingresar a la estación y recuperarlo.
Desde aquí transcurren las aventuras de Miles, que se infiltra en el departamento de policía de Los Angeles, donde tiene que avispar a un detective novato; en pocas horas se encumbra al frente del departamento de robos; logra birlarle un caso de drogas al mismísimo FBI, y en medio de todo ello se encuentra con antiguos amigos y traidores y trata de recuperar su diamante.
Claro que una parodia no es una burla, así que, hacia el final, cada uno es reivindicado y casi todos salvan su honor. Hay un constante juego de los limites y las ironías (un ladrón resolviendo robos y descubriendo fraudes). Además la película está llena de acción del tipo Arma Mortal (como la clásica sentada de Mel Gibson en el capot de algún auto mientras persigue al malo por las congestionadas calles de -en este caso- Los Angeles), de persecuciones en autos, helicópteros y cosas por el estilo. De hecho, el protagonista del film trabajó junto a Mel Gibson y Danny Glover en Arma Mortal 4, como el yerno de éste ultimo.
Se trata de una comedia apta para ver con amigos.

Socorro Villa