Harry Potter I

0
9

Está fuera de toda discusión que, para los fanáticos de la saga literaria, la película no tendrá mayores sorpresas y tratar de igualar la imaginación de cientos de miles con una visión personal y subjetiva, es un trabajo arduo, pero el film es orgánica y narrativamente correcto.Encanto mágico para toda la familia

por Sebastián Montagna

A modo de explicación – sólo para los extra terrestres que no lo conozcan – Harry ha llevado una vida poco afortunada. Sin haber conocido a sus padres, desarrolló toda su existencia bajo la tutela de sus desagradables tíos y con la compañía de un sumamente insoportable primo. Acostumbrado a pasar gran parte del día en su dormitorio, ubicado en un polvoriento desván bajo la escalera, siempre tuvo la sensación que había algo distinto en él.
De contextura delgada, altura promedio para su edad, vistiendo siempre ropas heredadas de su primo, dos tallas más grandes y con unos anteojos estilo “Lennon” que le dan un toque ideal, se pasea por Londres con una notoria cicatriz en forma de rayo, de la que nadie ha sabido explicar cómo llegó a su frente.

Hasta aquí, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, pero sólo falta destacar un pequeño detalle. Harry, el niño común y corriente que no destaca del resto de los mortales, es en realidad descendiente de una de las más poderosas familias de magos, ha enfrentado cara a cara a la muerte y al cumplir los 11 años, debe iniciar su educación luego de recibir la invitación para participar como alumno regular en la escuela Howgarts de Brujería y Hechicería.

Continuar con la narración de la historia sería extenderse sin motivos. Para aquellos lectores fanáticos, toda acotación narrativa está de sobra, pero para todos los demás que realizarán su primer acercamiento a “Harry Potter y la piedra filosofal” a través de la película, la introducción les habrá servido perfectamente para acercars al mundo fascinante y extraño de la escritora Joanne K. Rowling.

Chris Columbus, quien hasta hace una década sólo se dedicaba a escribir guiones para el staff de Steven Spielberg – algunos ejemplos son Gremlins y Young Sherlock Holmes – tuvo la suerte de ser designado capitán de este barco.
Aunque su rol como director siempre estuvo catalogado de mercantilista ya que sus proyectos anteriores – Home Alone y Mrs. Doubtfire – fueron grandes éxitos de taquilla, supo encontrar reconocimiento por lo menos en su última obra, la adaptación del clásico de Isaac Asimov, Bicentennial Man. Igualmente y para brindar tranquilidad, logra llevar su embarcación a buen destino.

Como es característico de las grandes producciones Hollywoodenses, pero esta vez con notorias características británicas, Columbus tomó, conjuntamente con la escritora del best seller, la decisión más importante y tal vez la más acertada: respetar narrativa y casi literalmente la estructura del libro original. Para esto el film no sólo debía desarrollarse en Londres, lugar donde efectivamente transcurre la obra, sino que también los personajes debían expresar ese sentimiento, ya que como bien comenta el director “destruir los fundamentos de este mundo y sus personajes hostilizaría a nuestro público”. Por tal motivo y como punto sobresaliente de la producción, el casting de los actores era fundamental; tan simple y tan acertado como que Daniel Radcliffe es Harry Potter, Rupert Grint es Ron Weasley y Emma Watson es Hermione Granger. Es valido dejar fuera toda crítica sobre sus capacidades dramáticas, ya que las interpretaciones de cada uno de ellos, calza como anillo al dedo y hasta pareciera que no hizo falta esfuerzo ya que juntos formaron, quizás, el terceto mas destacado de este año filmográfico.

A esta altura de los acontecimientos, hablar de la calidad en materia de efectos especiales, es algo redundante. Si es justo mencionar que el aprovechamiento de esos recursos, es adecuadamente efectivo. Escenas sobresalientes como el partido de Quiddicht, la llegada a Howgarts y el ambiente sombrío que reina dentro de la escuela, deja de manifiesto que Columbus tuvo todas las herramientas a su disposición y logró plasmar adecuadamente sus ideas y su particular visión de como debía ser el filme.

Está fuera de toda discusión que, para los fanáticos de la saga literaria, la película no tendrá mayores sorpresas y tratar de igualar la imaginación de cientos de miles con una visión personal y subjetiva, es un trabajo arduo, pero el film es orgánica y narrativamente correcto. Todo aquel que se siente frente a la wide screen, saldrá visualmente maravillado, ya que el entretenimiento de chicos, grandes y abuelos está garantizado, porque también ese es uno de los ganchos sobresalientes, el film es un producto acertado para toda la familia y logrará alcanzar el deseo literal del director: “capturar el corazón y el espíritu del libro, sin sacrificar nada de la oscuridad, aristas o carácter”.

Publicada en Leedor el 29-11-2001