La Mecha

0
7

Desde una estética del discurso cinematográfico despojado de artificios, simple, pausado y suburbano en cuanto a las atmósferas que nos pinta de los barrios de un país sudamericano con sueños de grandeza pero venido a menos la historia arranca.
No Todo Esta Perdido Aun

Desde una estética del discurso cinematográfico despojado de artificios, simple, pausado y suburbano en cuanto a las atmósferas que nos pinta de los barrios de un país sudamericano con sueños de grandeza pero venido a menos la historia arranca.
Y lo hace describiéndonos un día en la vida de un anciano que tiene la necesidad imperiosa de arreglar un viejo calentador; se supone que estamos en el otoño y para el próximo invierno hay que prepararse.

La mecha podría pensarse como una road movie con fronteras difusas entre el documental y la ficción y que aprovecha la ocasión para hablarnos del contacto íntimo de dos generaciones y de cómo los jóvenes contienen a los viejos o no y de cómo un sistema de producción globalizado y sus necesidades por imponerse terminan al fin con un estilo de
vida o lo intentan al menos. Todo dependerá de la perseverancia y de la resistencia que frente al modelo expongamos.
Y el título del film tranquilamente nos podría haber remitido a circunstancias explosivas o inquietantes frente a esta realidad desde la reacción natural de los involucrados.
Perrone juega con eso; supo como administrar el suspenso y los tiempos hasta llevar al límite la percepción de vulnerabilidad del personaje en cuestión. Y sorprenderlos y sorprenderme con un final que llama al corazón de cada uno de nosotros para que se abra y tenga compasión ante las necesidades de los demás.

Estreno del 27-11-2003.
Nota relacionada: Entrevista con Raúl Perrone

Armando D´Angelo
Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción.