Avancemos por la ruta 5

0
11

Saliendo de Villa General Belgrano por la calle Ojo de Agua, girando a la izquierda por la ruta provincial Nº 5, nos encontramos con una curva y un camino en lomadas con una
vista panorámica al fondo que cierra con distintos planos de verde y conforma un hermoso cuadro impresionista.

Avancemos por la ruta 5
Córdoba, Argentina

por Héctor M. Portela (desde El Jagüel)

Saliendo de Villa General Belgrano por la calle Ojo de Agua, girando a la izquierda por la ruta provincial Nº 5, nos encontramos con una curva y un camino en lomadas con una
vista panorámica al fondo que cierra con distintos planos de verde y conforma un hermoso cuadro impresionista.

Nuestro destino es Alta Gracia, asentada en el Valle de Paravachasca, a 50 Km aprox. de la Villa. El camino es un tramo con varias poblaciones como Villa Los Reartes, Villa La Merced, Ciudad América, La Serranita, La Bolsa, Villa Anizacate y Alta Gracia.

A partir de Villa La Merced comienza el camino sinuoso, encontrándonos a poca distancia con el Dique Los Molinos, la joya del trayecto. Este dique, construido a mediados del siglo pasado sobre el curso de agua del Río Los Molinos, forma un lago de 2451 hectáreas con paradores desde donde se puede contemplar el lago en toda su extensión; otra parada puede ser en el pequeño centro comercial que se halla antes del dique, para ampliar la visión de su entorno.

Al dejar el camino sinuoso, pasamos por Ciudad América, un pequeño poblado con hoteles y otros negocios, a continuación están las localidades de la Serranita y La Bolsa que se hallan a orillas del Río Anizacate, afluente del Río Segundo y al cruzarlo podemos observar que se trata de un río de apreciable caudal.

En la margen izquierda del Río Anizacate se halla la Villa del mismo nombre, desde la que faltarían unos 10 Km. de camino sin accidentes geográficos, para llegar a la ciudad de Alta Gracia.

Juan Nieto, colaborador de Jerónimo Luis de Cabrera, fundador de la ciudad de Córdoba, recibe en el año 1588 las tierras donde hoy se asienta la Ciudad de Alta Gracia. Con el tiempo la Estancia queda en manos de la Compañía de Jesús, que le da gran impulso con la construcción de un tajamar, para solucionar el problema del agua, luego un obraje, la carpintería, la Iglesia Parroquial y los aposentos o claustros, hoy Museo Histórico Nacional “Casa del Virrey Liniers”.

Al ser expulsados los jesuitas en el año 1767 la Estancia pasa a manos de distintos propietarios y el último, Don José Manuel Solares testamenta que a su muerte debe ser loteada y distribuida entre los “pobres de notoria honradez” que lo hayan servido durante su vida. Al morir en 1868, nace la Villa de Alta Gracia, alcanzando la categoría de Ciudad en el año 1940.
Al centro histórico de la ciudad conviene recorrerlo con tranquilidad y dedicarle el tiempo necesario para conocer detalles de su historia.
La Iglesia Parroquial cuya advocación está dedicada a Nuestra Señora de la Merced es del siglo XVII y está construida en estilo barroco colonial, de planta con forma de cruz romana y altar decorado con la técnica de laminado en oro y pinturas al aceite, coloreada con vegetales sobre yeso.
Las tallas en madera son muy valiosas como las puertas, confesionarios empotrados y barandas, todo de época. Adosada a la Iglesia se halla una construcción donde residían los Jesuitas, que administraban la Estancia y fue declarados Museo Histórico Nacional exhibiendo tallas de madera, muebles, pinturas, utensilios que utilizaban sus moradores.
Conviene detenerse un instante frente a la fachada de la Iglesia que aunque simple es armoniosa dentro de las líneas del barroco.
En mérito a lo expuesto, la Estancia de Alta Gracia, fue declarada Patrimonio de la Humanidad en Noviembre del año 2000, como parte del Camino de las Estancias.
Otros lugares para conocer pueden ser el Museo Manuel de Falla; la gruta de la Virgen de Lourdes; el Sierras Hotel, hoy abandonado, el Golf Club y los distintos blanearios y piletas donde se puede ddar por finalizado el paseo después de refrescarse para emprender el regreso a Villa Gral. Belgrano.

Notas relacionadas:
Villa General Belgrano
Ahicito el Champaquí

Compartir
Artículo anteriorCine Clubirca
Artículo siguienteLa Mecha