La Copa

0
8

La historia transcurre durante 1998, en un monasterio tibetano en el exilio al noreste de la India. Allí llegan Palden y Nyima, dos jóvenes tibetanos que huyen de su país y buscan refugio y educación budista tradicional como monjes.
Simple y Divertida

La historia transcurre durante 1998, en un monasterio tibetano en el exilio al noreste de la India. Allí llegan Palden y Nyima, dos jóvenes tibetanos que huyen de su país y buscan refugio y educación budista tradicional como monjes. Sin embargo, en los pasillos del monasterio, encuentran una inesperada
pasión por el fútbol. Orygen, un monje de 14 años, compañero de cuarto de Palden, es el organizador de las escapadas nocturnas para ver los partidos de la Copa Mundial de Fútbol. Una noche Geko (el encargado de la disciplina) los descubre volviendo al monasterio y todos son castigados. Corren el riesgo de ser expulsados, así que deben hacer buena letra y eso implica perderse el partido final. Sin embargo, a Orygen se le ocurre una descabellada idea…

La Copa es el primer film como director del Lama Khyentse Norbu, hecho en lengua tibetana por un influyente personaje del budismo tibetano. La acción transcurre en el monasterio de Chokling, en los Himalayas, y los actores son monjes, no actores profesionales.

El film mezcla las actividades monásticas y la filosofía budista con la avanzada tecnología occidental (televisión y antenas satelitales, por ejemplo) y sus costumbres. Hay una escena en la que Geko le explica al Abad qué es el fútbol: “es un juego en el que dos países civilizados pelean por una pelota”. A lo que el Abad contesta: “debe ser un chiste”. Indudablemente, una visión budista de la cultura occidental.

Sin duda, el encanto del film radica en su simplicidad. La música consiste, fundamentalmente, en los cánticos de los monjes, acompañados por sus tradicionales instrumentos musicales. Hay comentarios de los monjes que se deslizan entre la inocencia y hilaridad. Por ejemplo, mientras ven un partido, se corta la luz y uno acota: “no importa, tenemos muchas velas”. La filosofía budista es representada no solo por la vida de los monjes sino por algunas frases (quizás las más conocidas) como “si el problema tiene solución ¿por qué ser infeliz? Y si no tiene solución ¿cuál es el propósito de ser infeliz?”

Es un film muy sencillo, sin efectos especiales ni tomas espectaculares. Pero si quiere ver algo diferente y refrescante… esta es su opción.

Socorro Villa