Contracampo 2000

0
14

Entre el 19 y el 25 de Octubre, en las salas del complejo Village Recoleta, la distribuidora Contracampo 2000 ha organizado una modalidad inédita de estrenos cinematograficos: se estrenan simultáneamente cinco films que se exhibirán diariamente en funciones rotativas:

Contracampo 2000:

Entre el 19 y el 25 de Octubre, en las salas del complejo Village Recoleta, la distribuidora Contracampo 2000 ha organizado una modalidad inédita de estrenos cinematograficos: se estrenan simultáneamente cinco films que se exhibirán diariamente en funciones rotativas:

El público podrá ver, de esta forma, “La vida continúa”, “Primer Plano”, “¿Dónde queda la casa de mi amigo?” de Abbas Kiarostami (Irán), “Yara”(Herida) de Yilmaz Arslan (Turquía-Alemania) y “Yendo al colegio con papá sobre mi espalda” de Zhou Youchao (China). El precio general de las entradas será de $7.50, excepto los miércoles, en que como es habitual costarán $4.50.- Para los menores de 13 años, estudiantes y jubilados, el valor será de $4.50 todos los dias. También estará disponible un pasaporte para cinco funciones a $25.

A continuación ofrecemos un comentario de cada uno de estos films.

Primer Plano (Close up, Irán, 1990)
Escrita y Dirigida por: Abbas Kiarostami
Duración: 90 minutos

Este film está basado en un hecho real. Un hombre, admirador del cineasta Mohsen Makhmalbaf (director de “El Silencio” y “El ciclista”, entre otras), aprovecha la oportunidad que se le presenta con una desconocida de hacerse pasar por el famoso director. Con el pretexto de estar buscando locaciones interesantes para su nuevo proyecto cinematográfico, Sabzian se introduce en la vida de la familia: lo invitan a su casa, le prestan dinero, lo llevan a recorrer ciertos lugares que él quiere visitar? Hasta que el padre de la familia empieza a sospechar de él y busca gente que pueda decir fehacientemente si es o no Mohsen Makhmalbaf. Cuando un fotótgrafo puede atestiguar que no se trata del director, lo hacen arrestar y se produce el juicio. Kiarostami, entonces, transforma esta instancia judicial en el centro de esta película.

Como su nombre lo indica, la película está realizada casi integramente en base a primeros planos: del rostro de Sabzian mientras declara en el tribunal, de los miembros de la familia que dan su testimonio, del juez? Claro que también hay algunos planos americanos y planos medios, especialmente en las partes en las que recurre a la filmación cámara en mano por la calle, siguiendo a la motocicleta en la que viajan Sabzian y Makhmalbaf. El film está narrado en flashback. Comienza con la entrevista que Kiarostami hace a los miembros de la familia, en la que le cuentan como conocieron a Sabzian, y su intento de fraude. El director, a su vez, les cuenta de su intención de filmar el juicio. De manera que durante el juicio se intercalan las imágenes del tribunal con las imágenes retrospectivas de cómo se desarrollaron los hechos que se mencionan en la corte.

Resultaría interesante comparar este film con “Being John Malcovich” ya que ambas tratan sobre el mismo tema. Tal vez sea cierto aquello de que la realidad supera la ficción. Desde las aproximaciones opuestas de la realidad y la ficción, desde estéticas totalmente diferentes y estilos cinematográficos muy alejados, ambas tratan la problemática entorno a vivir la vida de otra persona para evitar en la propia aquello que provoca sufrimiento. Sin embargo, En el caso de Kiarostami, el que engaña lo hace para vivir una fantasía, mientras espera ser descubierto. Cuando vuelve a la casa, antes de su arresto, sabe íntimamente que de hacerlo puede ser descubierto y sin embargo lo hace.

El film es excelente, aunque puede sorprender a quienes no están acostumbrados a sus recursos estéticos como el agobiante uso del primer plano, la casi total ausencia de música, el sonido directo -y por ende deficiente, especialmente en las tomas callejeras- y los actores no profesionales. Esta es la película más querida de Kiarostami? no se la pierda.

Socorro Villa

¿Dónde queda la casa de mi amigo? (Irán, 1987)
Escrita y Dirigida por: Abbas Kiarostami
Duración: 90 minutos
Sinopsis: Se trata del primer film de Kiarostami que a su vez integra la “Trilogía de Koker”, a la que se sumaron “La vida continúa” y “Detrás de los olivos”. Los tres films tienen como denominador común haber sido rodados en la región de Koker, a 350 km. de Teherán, donde el terremoto de 1991 destruyó gran parte de las viviendas de los 1800 habitantes.

En esta película, un niño está por hacer su tarea cuando descubre que, por equivocación se ha traído el cuaderno de su compañero. Como su maestra quiere que hagan los deberes siempre en el mismo cuaderno, parte a la aldea vecina para devolvérselo. Pero como no sabe dónde vive el otro niño, no puede encontrarlo. Finalmente vuelve a su casa y decide hacer la tarea de su amigo para que al dia siguiente no tenga problemas en el colegio.

Herida (Yara, Alemania-Turquía, 1998)
Escrita y Dirigida por: Yilmaz Arslan
Duración: 98 minutos

Hülya (interpretada por Yelda Reynaud, ganadora del premio a Mejor Actriz en el 14° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata) es una joven turca que vive en Alemania. Está atrapada entre dos culturas. Luego de ser hospitalizada ha sido enviada a vivir a casa de su tío en Turquía. Ella quiere desesperadamente volver a Alemania, así que se escapa y comienza un largo periplo, mezcla de realidad y alucinación. Terminará una temporada en un manicomio donde conocerá a Ayse, quien la protege y ayuda. Allí la encuentran sus parientes y su mejor amiga que ha viajado desde Alemania para buscarla.

El film habla claramente de la alienación, de la pérdida de la identidad. Y para ello, el personaje de Hülya, que se debate entre la cultura turca y la alemana, es ideal. Su vida en Alemania, en medio de las costumbres occidentales (como la libertad de fumar), contrasta con las rígidas costumbres de la cultura turca (donde las mujeres no tienen esa libertad, al menos en publico) en la que se vivía en su hogar. La crisis de identidad no comienza cuando ella viaja a turquía, se remonta a su vida en Alemania, donde la separación entre ambas culturas, vivida de las puertas hacia adentro o hacia afuera del hogar comienza a hacerse insoportable para Hülya.

Son hermosas las metáforas visuales a las que recurre Arslan. En medio del inmenso paisaje desértico de Turquía, Hülya ve solo nubes de polvo, y la realidad se vuelve confusa para ella. En medio de ese desierto, ella alucina con una jaula abierta. Conoce a un hombre en un micro que, percatándose de que Hülya camina por el borde del abismo, decide comunicarse con ella a través de su marioneta? y lo logra. En el manicomio, la cámara se ralentiza, se vuelve irreal, metáfora de la alienación. Su “recuperación médica” comienza cuando le cortan el pelo, metáfora de la sumisión a las normas, aunque queda claro que las drogas psicotrópicas no curan la alienación.

Es sin duda un buen film, con un ritmo diferente al del cine al que estamos acostumbrados, en base a una estética de la repetición que parece buscar todas las formas de aproximarse a un tema, hasta agotarlo. Inusual pero interesante.

Socorro Villa

Yendo al colegio con papa sobre mi espalda (China, 1998)
Escrita por: Wang Zhebin
Dirigida por: Zhou Youchao
Duración: 96 minutos

Este film está basado en una historia real. De hecho, el epílogo cuenta la situación de los protagonistas al momento de terminarlo. La historia se desarrolla en una pequeña aldea en el oeste de China, donde un padre campesino, de muy escasos recursos, debe decidir a cual de sus dos hijos enviará a la escuela, ya que no tiene dinero para enviar a ambos. La mujer ya ha completado la escuela primaria cuando el varón alcanza la edad de comenzarla. Entonces toma una cuchara y la hace girar: aquel a quien señale la cuchara al detenerse será el que vaya al colegio. El niño sale favorecido. Es así como, al terminar el secundario, obtiene el primer premio en las Olimpíadas de Química y luego aprueba el exámen para ingresar a la Escuela Normal. Se transforma por todo esto en el héroe del pueblo por ser el primero de la aldea que completa el secundario y puede ir a la universidad. Pero las cosas se complican cuando el debe viajar 160 km. hasta la ciudad y dejar solo a su padre que ha sufrido una apoplejía y no puede valerse por sí mismo. Puesto en esta encrucijada, deberá decidir si quedarse en el pueblo a cuidar a su padre o viajar a la ciudad a estudiar y cumplir su sueño?

La belleza de las imágenes es sobrecogedora. El film comienza con un primer plano de la cuchara sobre una mesa, dispuesta con un criterio estético propio de una pintura, plantada en la zona aúrea del cuadro, mostrando en detalle las imperfecciones de la cuchara metálica. La imagen se repite, cerca del final, cuando el padre vuelve a echar a la suerte de la cuchara la el camino que debería tomar su hijo: en un lado de la mesa los papeles de ingreso a la Escuela Normal, en el otro él. Es conmovedor cómo se desconcierta con la respuesta de la cuchara.

El film relata una anécdota pequeña, sencilla, de la vida cotidiana. No tiene efectos especiales. No hay super héroes con super poderes. Muestra, sin embargo, algunos héroes anónimos, de esos que no aparecen en los diarios, ni lo necesitan. Sin embargo son capaces de sacrificarse por otros. La hermana sacrifica sus sueños de ir a la universidad para que su hermano pueda estudiar. Incluso acepta un matrimonio arreglado para que la dote le permita a su hermano completar sus estudios secundarios. El padre, hombre huraño y analfabeto, sacrifica su salud en función de la educación de su hijo. Tal vez por ello, su orgullo es ilimitado cuando muestra a toda la aldea el premio de su hijo en las Olimpíadas de Química.

En una época repleta de tecnología y realidad virtual, donde la telepresencia es casi más habitual que la presencia (al menos en las grandes ciudades), una historia real y sencilla, plena de contenido humano, resulta refrescante. No se la pierda.

Socorro Villa

La vida continúa

Dirección: Abbas Kiarostami
Elenco: Farhad Kheradmand, Buba Bayour, Hocine Rifahi, Ferhendeh Feydi.
Irán, 1992

Entre el 19 y el 25 de octubre se exhibirá diariamente en el Village Recoleta, en forma rotativa junto con otras
realizaciones inéditas en nuestro país, el film del maestro iraní Abbas Kiarostami La vida continúa, que forma parte de la denominada “trilogía de Koker” debido a que es esta remota región del norte de Irán, a 350 km. de la ciudad capital, el sitio en el que transcurren las tres historias y donde Kiarostami registra las consecuencias del devastador terremoto de Guilan que azotó el norte iraní en 1990 cobrando las vidas de 50.000 habitantes.
El relato se centra en un director de cine y su hijo que viajan a Koker en busca de los dos protagonistas del film anterior de la trilogía ¿Dónde queda la casa de mi amigo? (1987) y encuentran, en el camino, sobrevivientes del terremoto que luchan por reconstruir sus casas y reiniciar sus vidas.
Dos de los sobrevivientes forman la misma pareja que protagonizará la tercera y última parte de la “trilogía de Koker” Detrás de los Olivos (1994) en la que el “backstage” de La vida continúa se convierte en el film dentro del film.
“Todas esas historias se entrecruzan de modo tal que resulta difícil considerarlas aisladamente: constituyen una sola historia.” Declaró el director en una entrevista para El Correo de la Unesco en febrero de 1998.
Un plano general de la tierra agrietada que ocupa casi toda la pantalla habla en forma elocuente de la gravedad del siniestro. La figura humana es siempre pequeña en los paisajes de Kiarostami, como en la pintura romántica del siglo XIX donde la Naturaleza indomable sobrepasa por completo las capacidades humanas. Las grietas en las paredes de las casas continúan las de la tierra, y aquella que atraviesa de lado a lado una pintura mural que representa un hombre sentado a la mesa fumando plácidamente su pipa, es una metáfora de la ruptura que el devastador terremoto ha causado en la vida cotidiana de los pobladores.
Más allá de esta furia destructora hay un mensaje optimista de reconstrucción, de esperanza en un futuro en el que la vida continúa a pesar de todo lo que se le opone. Esta esperanza se centra en una imagen recurrente: el gallo de cerámica que el niño encuentra fragmentado entre los escombros y luego logra componer, otro gallo que canta al amanecer en un primer plano acompañado en la misma toma, pero en un segundo plano espacial, por una anciana vestida de blanco y con un paño rojo en su cabeza que, por obvia asociación, identificamos con el ave.
El gallo, por despertarse al alba, ha sido considerado en muchas culturas un símbolo de resurgimiento, le canta al sol como esperanza de un nuevo día que está llegando, de la misma forma que, a la oscuridad del terremoto, sucede un nuevo día lleno de esperanza en la vida de este pequeño pueblo de Koker.
La preocupación de Kiarostami por los problemas humanos y sociales de su país, la utilización de tiempo real en espacios reales y generalmente abiertos, el empleo de actores no profesionales para obtener mayor espontaneidad, una extrema simplicidad en los diálogos y en la narración e imágenes que podríamos calificar de “naturalistas”, son recursos muy utilizados por el neorrealismo italiano de posguerra. “He estado obteniendo inspiración de los realizadores de cine neorrealistas” dice Kiarostami en una entrevista, “pero la similitud con los films neorrealistas se debe a que el Neorrealismo tuvo que ver con la Italia de posguerra y aquí, en Irán, la situación es nuevamente una ciudad después de una guerra de 8 años.”

Kiarostami es principalmente un humanista que “pinta su aldea” y “pinta el mundo”, se compromete con los problemas sociales y políticos de su país sin perder de vista el contexto internacional, convirtiéndose así en uno de los realizadores más reconocidos a nivel mundial.

Adriana Schmorak