LA CARA OCULTA

0
7

Spencer es astronauta y Jillian, su esposa, maestra. Están profundamente enamorados y existe entre ellos un lazo muy especial. Cierto dia, mientras Spencer y Alex estaban en el espacio reparando un satélite, algo inexplicable sucede y ambos quedan inconscientes por un par de minutos. Ambos son rescatados y parecen estar bien…pero ya no son los mismos.

Terror Extra Terrestre

Spencer es astronauta y Jillian, su esposa, maestra. Están profundamente enamorados y existe entre ellos un lazo muy especial. Cierto dia, mientras Spencer y Alex estaban en el espacio reparando un satélite, algo inexplicable sucede y ambos quedan inconscientes por un par de minutos. Ambos son rescatados y parecen estar bien…pero ya no son los mismos. Sus vidas comienzar a cambiar; al principio los cambios son tan imperceptibles que solo Sherman Reese, de la NASA, repara en ellos. En su interior Jillian también sabe que Spencer no es el mismo, pero se resiste a aceptarlo.
El director Rand Ravich se vale de la paranoia alrededor de la existencia de vida extraterrestre para hacer un alegato existencialista. Podría establecerse una cierta relación temática entre este film y Being John Malcovich: ambos abordan la problemática ontológica. En los dos casos, la concepción del individuo parece ser más bien platónica: el alma es lo que hace que el individuo sea quién es, de modo que si ésta es desplazada de su cuerpo y éste es invadido por otra alma (otro ser), el individuo ya no es más quien era. “Tu no eres más Spencer” acusa Jillian a quien quiera que sea quien la mira desde los ojos que fueron de su amado. “No te conozco ¿Quién eres?”
Esa presencia inasible se hace sentir en las camaras cenitales, que lo ven todo desde arriba: la casa, la escuela, la pista de aterrizaje, que eventualmente asciende lentamente alejándose de la tierra. Otro recurso del director es aislar al sujeto, congelando su imagen y haciendo que todo a su alrededor pase en camara rápida, mostrando asi las distintas dimensiones espacio-tiempo que transcurren simultáneamente.
En una de las escenas eróticas, Jillian esta recostada sobre una columna del salón de fiestas de la empresa. La cámara va girando alrededor de Jillian y Spencer hasta ubicarse tomándolos de perfil; entonces la cámara gira y lo que era un plano vertical pasa a ser un plano horizontal.
Cuando la cámara asciende y se aleja permite ver que la pareja está en la cama en su dormitorio. Nuevamente tiempo y espacio han transcurrido casi sin que el espectador pueda notarlo.
Se trata de un buen film de suspenso, que lo mantendrá en vilo hasta el final.

por Socorro Villa

Compartir
Artículo anteriorHomero carpena
Artículo siguienteLa celda