La conspiración

0
10

Cuando el presidente de los EEUU, Jackson Evans, decide que postulará para cubrir la vicepresidencia vacante a Laine Hanson? se arma la batahola. Empezando por los republicanos -encabezados por Shelly Runyon- y terminando por algunos demócratas como Reginald Webster, hay mucha gente en el congreso que se opone a su postulación. Pero no por que ella no esté capacitada para el cargo, sino por que? no la quieren ahí.

Lo Peor de la Política

Cuando el presidente de los EEUU, Jackson Evans, decide que postulará para cubrir la vicepresidencia vacante a Laine Hanson? se arma la batahola. Empezando por los republicanos -encabezados por Shelly Runyon- y terminando por algunos demócratas como Reginald Webster, hay mucha gente en el congreso que se opone a su postulación. Pero no por que ella no esté capacitada para el cargo, sino por que? no la quieren ahí. Durante la investigación, toda la sórdida trama de la política quedará al descubierto.
¿Quién no ha metido la pata en su vida? Contando con que nadie puede levantar la mano, un grupo de selectos miembros de la alta política del país “más importante del mundo” se dedica a hurgar entre sábanas y calzones para encontrar algo con que manchar el nombre de un candidato, a falta de razones de peso para oponerse a su postulación. Ahora bien, si eso pasa en el país que hace de la democracia su estandarte, imagínese en otros países (como el nuestro) donde con suerte se practica una especie de ensayo general.
En fin. La cuestión es que, como lo importante del caso son las personas que se enfrentan en esta lucha política -ojo, todo en el marco de la ley, o más o menos- el director opta por hacer uso y abuso del primer plano para mostrar el estado de ánimo o las convicciones de los contendientes.
Como es de esperarse, Gary Oldman brinda una impecable actuación en su rol de “el malo de la película”, mientras Christian Slater resulta un convincente panqueque. Por supuesto, no crea que se va a librar de la arenga de rigor, en el escenario del congreso, con banderita, escudo, sin vincha y sin gorrito.
Tal vez, al salir de la proyección, a usted le pase lo mismo que a mi y se pregunte: si estos tipos están tan ocupados tratando de embarrar la vida del prójimo y cuidándose de que no le embarren la propia? ¿cuándo les queda tiempo para ocuparse de gobernar? ¿o será que no les queda y por eso estamos como estamos? En fin. También puede verla y disfrutar un rato de acción sostenida, que no le dará respiro casi hasta el final, sin preocuparse de nada. Que al fin y al cabo, para eso esta el cine? Para entretenerse?¿no?

Socorro Villa
© Todos los derechos reservados, prohibida su reproducción

Estreno del 24-05-01

Compartir
Artículo anteriorCandyman 3
Artículo siguienteLos Otros I