Como perros y gatos

0
7

La pasada para el periodismo de Como perros y gatos se hizo al día siguiente de los ataques terroristas del 11-9, parecía un mal chiste pero imposible dejar de hacer la relación. Buena opción para el público infantil

La pasada para el periodismo de Como perros y gatos se hizo al día siguiente de los ataques terroristas del 11-9, parecía un mal chiste pero imposible dejar de hacer la relación. Lo que en la pantalla se nos presentaba como una película infantil de género, en donde un grupo de malos muy malos quieren adueñarse del planeta (en este caso los gatos) y su contraparte de buenos muy buenos (en este caso los perros), a la que además se le suma la actuación de mascotas y el soporte digital quieren impedirlo de pronto adquiría otra dimensión, no tan desconocida.

Después del correspondiente cachetazo entramos en la ficción, ese bello y dorado jardín de la casa de los Brody, cercas blancas, muchos copos de maíz con leche en el desayuno y un perro que vigila desde las ventanas. Hasta que aparece un gato, viene la persecución “steady cam” y el perro de la casa desaparece. La acción es muy rápida desde el comienzo, y como te recuerdo que esta es una película para los chicos, ellos chochos. Un filme que había sido originalmente pensado como película de animación, resultó finalmente un desfile de animales reales combinados con títeres e imágenes computarizadas, la película ocupó 800 efectos visuales, 200 animadores, escenarios duplicados, mascotas de repuestos, muchas explosiones, etc.

La lucha por la dominación mundial entre los perros y los gatos se desata con el secuestro de uno de los agentes perrunos; un gato persa llamado Mr. Tinkles, encabeza la escalada contra los perros. El plan es robarle al científico Brody la fórmula de la loción que termine con la alergia humana a los perros (esa misteriosa puerta que da al misterioso laboratorio recuerda a la primera y sesentista versión de La mosca de la que Goldblum participó indirectamente al protagonizar la segunda y ochentista versión). Del lado de los perros un cachorro beagle, convertido accidentalmente en agente secreto tendrá en sus manos el destino de la humanidad cuando deba rescatar a su familia “política”.

No está mal, a los chicos les va a gustar, hay muchas morisquetas, chistes tontos y tics que enganchan, para ellos siempre es buena la versión hablada en castellano, para los grandes la subtitulada, para descubrir las voces de Alec Baldwin, Susan Sarandon, o de Sean Hayes (el Jack de la serie Will y Grace) detrás de todos los animalitos.

Alejandra Portela
©Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción.