gladiador

1
5

Máximo es el Gran General que una vez más ha conducido al ejército del Emperador Marco Aurelio a la victoria, en la época de mayor expansión del Imperio Romano.
Epica y Monumental

Máximo es el Gran General que una vez más ha conducido al ejército del Emperador Marco Aurelio a la victoria, en la época de mayor expansión del Imperio Romano. Es un gran líder y por ello cuentaa con la lealtad de sus hombres, la admiración del Emperador y la pleitesía de los senadores. Sin embargo, la única aspiración de Máximo es que el Emperador lo releve de sus tareas para volver a su casa, con su mujer y su hijo. No obstante, Marco Aurelio tiene otros planes para él: quiere que Máximo sea su sucesor en el trono de Roma para que, con la lealtad del ejército, la libere de todos los despóticos traidores que dominan el senado y devuelva el poder al pueblo, a través de aquellos senadores que realmente gobiernan en él, por él y para él. Ahora bien, también entran en escena Cómodo y Lucila, los hijos de Marco Aurelio. Cómodo aspira a ser el próximo Emperador de Roma y no piensa acatar los deseos de su padre. Asi es como Máximo sufre su metamorfosis: “el gran general que se convirtió en esclavo, el esclavo que se convirtió en gladiador, el gladiador que desafió un imperio”.
Desde el principio, las batallas son monumentales y terribles. Los amantes de las luchas se sentirán felices porque hay mucho de eso. Batallas de romanos contra germanos, luchas de gladiadores en el circo y cosas por el estilo. Al fin y al cabo, siendo el protagonista un general romano que deviene en gladiador ¿qué otra cosa más que luchas puede haber en el film? Sólo la primera batalla tiene 1000 extras. Las escenas de luchas (todas son cuerpo a cuerpo) parecen estar tratadas digitalmente, y esto les quita cierto realismo, lo cual es bueno, por que de lo contrario serían insoportablemente morbosas. De hecho, la digitalización es un protagonista más de la película. Se hace evidente no sólo en las luchas, sino también en las imágenes que se suponen premonitorias de la muerte y en las vistas aéreas del Coliseo Romano con miles de personas entrando a él. Con el nivel de tecnología y de recursos actuales con que cuenta Hollywood, es impensable que esta “evidencia” sea otra cosa que un recurso semiótico.
Las reconstrucciones de época, tanto en los escenarios como en el vestuario, parecen muy fidedignas. Los vestidos, uniformes, armaduras, joyas y hasta calzados se hicieron a mano reflejando las costumbres del momento. En cuanto a las escenografías, parte de ellas (coliseo, palacio del emperador, etc) se reconstruyeron y luego fueron extendidas digitalmente a través de la generación computada (CGI). Esta misma técnica se utilizó para reconstruir la imagen de Oliver Reed, quien falleció en Malta, durante la filmación. Reed encarnó a Próximo, un ex gladiador liberado por Marco Aurelio que enseña a Máximo cómo convertirse en el mejor gladiador, para ser amado por el pueblo y asi obtener su libertad.
Después de muchos años de ausencia de los films épicos de la pantalla grande, Ridley Scott lo trae de vuelta con toda la magnificencia del caso. Las dos horas y media se pasan rápidamente de batalla en batalla y de intriga en intriga y los actores solventan satisfactoriamente sus roles. Un buen entretenimiento.

Por Socorro Villa

Compartir
Artículo anteriorFelicidades
Artículo siguienteMagnolia