Inteligencia Artificial

0
5

La consecuencia de la polución humana y el derretimiento de los polos, ha sumido a La Tierra en una zona sumergida casi por completo. Donde antes se erigían enormes rascacielos y prósperas urbes multiraciales, hoy se expanden inexplorados biomas marítimos.
Gracias a la ciencia, que me ha quitado tanto

La consecuencia de la polución humana y el derretimiento de los polos, ha sumido a La Tierra en una zona sumergida casi por completo. Donde antes se erigían enormes rascacielos y prósperas urbes multiraciales, hoy se expanden inexplorados biomas marítimos. Las poblaciones, forzadas al hacinamiento, sumidos en prohibiciones a la concepción, buscan sanear la falta recursos humanos y ayudados por la futurista tecnología robótica, crean “almas artificiales” que les faciliten los quehaceres diarios. Sólo un eslabón falta para completar la cadena evolutiva entre los seres “orga” – orgánicos – y los “meca” – mecánicos -. En este punto, la extravagante idea de un cultor de la biomecánica, cobrará vida: inicia su búsqueda David (Haley Joel Osment – The sixth sense), el primer ente “meca” con la capacidad de experimentar un sentimiento tan amplio y contradictorio como es el amor.

En líneas generales, queda presentado el nudo de la historia y haciendo caso a comentarios de “leedores”, no contaremos nada más en lo que a esto respecta. Sí, en cambio, es bueno aclarar varios de los puntos altos y destacables de esta finísima producción.

Bien sabida es la relación de amistad que unía a dos destacadísimos y revolucionarios cineastas, de los cuales sólo es necesario nombrar sus apellidos para entender cabalmente hasta dónde ha llegado su influencia: Kubrick – 2001: Odisea del Espacio, La naranja mecánica, El Resplandor, Ojos bien cerrados (obra póstuma) – y Spielberg – por nombrar algunas: Tiburón,
Encuentros cercanos del tercer tipo, E.T.: El extraterrestre, El color púrpura, Siempre – y por tal motivo es justificable que la idea lleve en mente alrededor de dos décadas. Conceptualmente la cosa fue así: Stanley le contó muy en privado la historia a Steven y posteriormente a su fallecimiento, el cuento no olvidado, llegó a la luz en forma de homenaje.

La tarea no fue nada fácil, si bien a la hora de comunicar la prestancia de Spielberg está ampliamente probada, tratar de interpretar las visiones y los mundos de Kubrick fue una ardua faena y a raíz de esto, se explican los comentarios emanados por la prensa estadounidense. El primer tramo del film se encuentra plenamente identificado con la forma de filmar de Kubrick, las introspecciones de cada uno de los personajes y la oscuridad reinante, además de la idea latente de no llegar a comprender fielmente lo que está pasando, por momentos cae en un estancamiento complejo de resolver en lo visual pero muy bien adaptado conceptualmente al producto global de la obra. En lo que podría llamarse un segundo tramo, Spielberg abre el abanico y emana en consecuencia, un cúmulo de efectos especiales, persecuciones y elementos fantásticos tipicos de sus filmes, que en algunos puntos pueden llegar a disgustar al espectador, pero que se comprenden por ese viejo dicho de “tómalo como de quién viene”.

A partir de lo ya expuesto, es buen momento para nombrar la excelente tarea producida por el cuerpo actoral. No descubriré a esta altura de la jornada, las cualidades dramáticas del pequeño Haley Joel Osment, quien viene sosteniendo un perfil artístico más interesante, dando que hablar – y de comer – a muchos. Jude Law – The talented Mr. Ripley – interpreta a Gigolo Joe, un “meca” diseñado
en todos sus componentes como el perfecto amante, destinado a dar placer y que en su afán de seducir, compone una extravagante simbiosis entre Gene Kelly y Casanova mechado con toques de Sirano y estrella pornográfica – aunque no muestre nada. El resto, William Hurt y Frances O’Connor, acompañan adecuadamente.

Sintetizando para no llegar al aburrimiento, una vez sentado en la butaca, es conveniente abrir la mente y esperar; no es recomendable tomarse las cosas a la ligera y pedir incansablemente acción porque no lo va a encontrar, la película es bien psicológica y sondea temas profundos como la creación, la autodestrucción, la alienación de “los unos y los otros” y hace una fuerte crítica a la sociedad moderna, actual y futura, abriendo una puerta a lo que podría esperarnos en no mucho tiempo.

Sebastián Montagna
© Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción.

Estreno: 6-9-2001