Garage Olimpo

0
27

No se puede ser el mismo después de ver Garage Olimpo, una película lacerante y dolorosa que se escapa de cualquier análisis estético.

- Publicidad -

Comprá Garage Olimpo en DVD

No se puede ser el mismo después de ver Garage Olimpo, una película lacerante y dolorosa que se escapa de cualquier análisis estético. Es tanta la fuerza del tema. María tiene 18 años y alfabetiza en una villa, vive con su madre francesa en una casona destruída y con dos inquilinos, uno de ellos, Félix está enamorado de ella. Un día 7 hombres con credenciales del ejército argentino, irrumpen en la vieja casa y se llevan a María a un campo de detención clandestino, la madre desesperada corre a la comisaría que le dijeron llevaron a la joven. El Falcon llega con María al garage Olimpo, le ponen el múmero AO1 y la llevan directamente al “quirófano” donde la torturarán con una picana durante más de 10 horas. La venda es el símbolo de la detención: “Acá no vas a ver nada, este es el mundo de los sonidos”, le dice uno de sus carceleros “Acá nosotros somos Dios, porque decidimos quién muere y quién vive”. “Todo el tiempo te buscan la mirada para ver si mentís, porque ellos saben que la mirada no puede mentir” (le dice un compañero de detención) En ese lugar María reconoce a Félix como uno de los torturadores, personajes que la película muestra como obreros de una fábrica que marcan tarjeta de entrada y salida; llenan planillas, tienen reuniones de estado de cosas, controlan con tablas la cantidad de voltios que tienen que dar según el peso (para 40 kg no más de 15.000 voltios). El trabajo está terminado cuando la víctima habla, da un dato que sirva para captar un amigo, un compañero, un socio. En ese mundo la única esperanza para María es su relación “amorosa” con Félix, que irá creciendo con los días.
Garage Olimpo se mueve todo el tiempo entre límites muy precisos, sin golpes bajos, sin mostrar la picana sobre la carne, en todo caso el golpe bajo es la propia historia, en un escenario que la ciudad se traga. Al comienzo y al final de la película una bomba puesta por la amiga de la hija del jefe del Olimpo hace recordar un caso muy mentado en esa época. Paradójicamente, la muerte de ese jefe es la que produce la muerte de María.

por Alejandra Portela

publicado por Leedor el 2-9-99