INVIERNO MALA VIDA

0
7

De la oleada de cine independiente que se viene reforzando desde 1998 con la emblemática Pizza birra faso, Invierno mala vida merece verse como uno de sus exponentes más interesantes y movilizadores lleno de espacios vacíos y ventosos que terminan siendo sus verdaderos protagonistas.

- Publicidad -

INVIERNO MALA VIDA (Estrenada el 26-8-99)

De la oleada de cine independiente que se viene reforzando desde 1998 con la emblemática Pizza birra faso, Invierno mala vida merece verse como uno de sus exponentes más interesantes y movilizadores lleno de espacios vacíos y ventosos que terminan siendo sus verdaderos protagonistas. Valdivia es un buscavidas, borracho, que vaga por hoteles sucios y abandonados de pequeñas ciudades de la Patagonia haciendo trabajos esporádicos. El último encargo proviene de un señor rico, probablemente un estanciero, llamado Romenfort. Se trata de llevar, cruzando una considerable cantidad de kilómetros, una oveja dorada. Pero la oveja una noche le es robada de su habitación y tiene que llamar a su “jefe” dándole excusas telefónicas del retraso. En el camino conoce a una bella profesora de natación con quien parece empezar una relación seria. Encarcelado varias veces por conducir ebrio, conoce al polaco que se suma con él a la travesía. Ahora se trata de conseguir otra oveja dorada y llevársela al patrón.
En la mitología griega el viaje que emprenden Jasón y sus argonautas buscando el vellocino de oro en regiones remotas en realidad llevaba al campo mítico las costumbres de algunas zonas del Mar Negro de limpiar las pepitas de oro ayudándose con ese tipo de pieles. El clima de la película de Cramer parece retrotraerse a esos lugares míticos donde la búsqueda sugiere el motivo central de ese tipo de viajes que el cine llamó “road movies” y que se entronca directamente con Jasón y el tono de algunos de los grandes cuentos populares. Valdivia, desesperado, tiñe a la oveja de dorado adentro de una bañadera, y la lleva muy lejos para que alguien le de un puñado de dinero. No importa ya la causa, el objeto, o los significados, porque entre tanto fracaso Valdivia logró terminar algo que se había propuesto.

Alejandra Portela