GARCIA FERRE is back

0
8

Los comienzos de los años 60 vieron el nacimiento de la televisión como medio verdaderamente masivo y popular. Hasta entonces, los anunciantes no le habían dado demasiada bolilla al nuevo medio, que les aportaba poco y nada de audiencia. De esta manera y como las tarifas eran bajas para tratar de vender espacios, la TV de la primera época se pobló de anunciantes no tradicionales, casas de artículos del hogar del barrio de Once.

García Ferré is back, again

Los comienzos de los años 60 vieron el nacimiento de la televisión como medio verdaderamente masivo y popular. Hasta entonces, los anunciantes no le habían dado demasiada bolilla al nuevo medio, que les aportaba poco y nada de audiencia. De esta manera y como las tarifas eran bajas para tratar de vender espacios, la TV de la primera época se pobló de anunciantes no tradicionales, casas de artículos del hogar del barrio de Once, tiendas, y empresas de segundo orden. Sin embargo, la llegada de canales a cargo de gente con experiencia internacional en televisión (el 13 con Goar Mestre y su know-how cubano pre-Castro) o nacional en publicidad y cine (el 9 con Kurt Lowe, amo de la publicidad filmada y ex estudio Emelco) pasaron a la prehistoria los tiempos heroicos de los avisos a cámara en vivo, con sus anécdotas de furcios y errores.
Estados Unidos, que era el único referente televisivo, vivía un auge del dibujo animado. Hanna-Barbera reciclaban la animación sintética que había intentado la UPA unos diez años antes, llevándola a un plano industrial fácil de producir. Si un corto animado de cine tenía una elaboración especial y una calidad determinada, trabajar para la TV suponía tener dibujos listos para soportar una frecuencia semanal de proyección. Así fueron naciendo una centena de productos creados específicamente para la pequeña pantalla y que se basaron en una animación limitada y económica en movimientos. Si el personaje tenía que hablar, lo único que se movía era la boca; si corría, un círculo con pretensiones de rueda a la altura de los pies, bastaba para dar el efecto. La publicidad, tomó esta manera accesible de hacer dibujos animados, algo que ya no era un complicado y costoso proceso artesanal, sino un procedimiento rápido y efectivo de llegar a la gente con una pieza simpática e impactante. En ese momento, una gran parte de los comerciales que se veían en una tanda estaban dibujados. Este afán de diferenciarse del resto, derivó en la búsqueda de personajes simpáticos, que pudiesen identificarse con una marca o producto determinado buscando recordación. En nuestro país, el fenómeno derivó en una fiebre de mascotas, que se extendería hasta fines de la década, y un poco más también. Para que se pueda comprender bien la enorme popularidad de estos personajes, de muchos de ellos se fabricaban muñecos no para regalar como material promocional, sino para su venta en jugueterías. Los chicos los pedían y los padres se los compraban, compitiendo con personajes de Disney! Así nacieron Anteojito y Antifaz, en un caso que no tuvo antes o después nada parecido. Como el ingenio no tiene límites, se instrumentó como medio, pasar un micro televisivo de dibujos animados con anunciantes incluidos. Así , Manuel García Ferré fue construyendo su éxito. Como espejo de Walt Disney Productions nació Producciones García Ferré. Y una serie de productos y trabajos fueron edificando un imperio, pequeño, pero vigente, con la revista Anteojito a la cabeza desde 1964. Después vino un éxito como Hijitus, tal vez el mayor logro estético y creativo, por su sencillez y hallazgos. Llegarían los largos Mil intentos y un invento (1972), Petete y Trapito (75), Ico (87) y después de mucho tiempo, ya convertido en García Ferré Entertainment y con el apoyo multimediático de turno, el smash hit Manuelita (99), hábil combinación de oportunismo y oficio, con un cambio de público objetivo, ahora los niños más pequeños . Como siempre ocurre después de un gran éxito, hay que aprovechar lo, Corazón , las alegrías de Pantriste se terminó en tiempo record, con un muy buen presupuesto, porque había que llegar a las vacaciones de invierno. Los niños la mirarán, pero seguiremos esperando ver si GF es capaz de producir algo fresco y renovador como aquellos monitos hechos en el tiempo apurado que manda la TV, pero con una frescura que sería bueno volver a ver.

Raúl Manrupe.

Notas relacionadas:
Animación en la Argentina
Cóndor Crux
Los Pintín

Sitios recomendando: http://members.es.tripod.de/CristianX/Hijitus.htm
pagina no oficial de Las aventuras de Hijitus