Ahora o Nunca

0
8

Con muchos premios en su haber Ahora o nunca evoca aquella edad del amor y el dolor, en la que el mundo cabe en la palma de la mano y los grandes misterios de la vida no son sino certezas sometidas a la omnipotencia del corazón.Sexo, Escuela, Política

Por Socorro Villa

“No sé qué pensaré de mis 16 años cuando tenga 45” piensa Silvio al comenzar el film. En el presente del relato, Silvio tiene 16 años y sus hormonas inflaman por igual sus deseos románticos y sus ideales políticos. En realidad, más los primeros que los segundos, que le interesan simplemente por que parecen ser el camino más eficiente para hallar con quien satisfacer los primeros desde que los líderes de los comités estudiantiles que organizan la ocupación del colegio son los que captan la atención de todas las chicas. En el transcurso, sus románticos ideales de adolescente se enfrentan con el pragmatismo de sus padres.

Silvio les recrimina haber abandonado sus ideales del ’68. Ellos le recriminan que en realidad, su generación no sabe nada de política y que sus acciones no tienen sentido. Y al final del día, lo único que realmente le importa a Silvio es encontrar el amor. Silvio atraviesa esa época de la vida en la que todo es posible, desde hallar EL amor hasta cambiar el mundo, pasando por todas las instancias intermedias imaginables. Es una etapa hermosa y compleja. La omnipotencia es el motor y los ideales, el combustible. Es imprescindible creer en algo y asirse de ello fuertemente para enfrentar el infinito con todas sus posibilidades. Hay una disputa generacional: padres -generación del ’68-, el hijo mayor -participante del movimiento Pantera- y por último, la generación de Silvio y Chiara que apenas sabe que existió una Guerra Fria. Sin embargo, es la misma disputa que se viene sucediendo en todas las familias desde tiempos inmemoriales: los hijos acusando a los padres de haber traicionado sus ideales juveniles, los padres acusando a los hijos de idealistas e ignorantes? A lo largo del film resulta evidente que lo más importante para Silvio es hallar el amor. Como todo adolescente en algún momento, está muy preocupado por su debut sexual, por encontrar una chica dispuesta, por cuánto va a “durar” en esa primer relación? “Como tu no hay nadie” reza el título original y eso habla de lo que Silvio experimenta, de lo que finalmente descubre.

La semiótica de la ideologia juvenil es clara: emblemas con el rostro del Che, remeras con la sigla EZLN, jóvenes de pelo largo, vestidos medio hippie-medio fajina y cosas por el estilo. En la secuencia en la que Silvio y Claudia hacen el amor, la cámara se vuelve lenta, juega con las imágenes de los chicos jugando a las escondidas entre las sábanas tendidas al sol? También recurre al fundido a negro como recurso para ligar escenas trascendentes en el animo de los protagonistas.

El film ha recibido varios premios, tal vez ese sea otro motivo para verlo. Pero el principal, seguramente, sería el de evocar aquella edad del amor y el dolor, en la que el mundo cabe en la palma de la mano y los grandes misterios de la vida no son sino certezas sometidas a la omnipotencia del corazón.