102 Dálmatas

0
8

En la segunda parte de los 101 dálmatas, los perritos se llevan la película. Más allá de la consabida moraleja, chicos y grandes pueden disfrutarla por igual. De Perros y Héroes

Por Socorro Villa

¡Cruella De Vil se ha curado! Al menos eso dice el Dr. Pavlov. Es por eso que el tribunal decide darle libertad condicional. Debe reportarse semanalmente con Chloe, su oficial de libertad y desarrollar alguna actividad útil para la sociedad. Alonso, su fiel mayordomo, sigue a su lado. Cruella decide que la mejor manera de reparar el daño que ha causado es mantener un refugio para perros abandonados. Kevin, el dueño del refugio, está feliz: el dinero de Cruella llegó justo cuando estaban a punto de desalojarlo y él cree que ella honestamente se ha reformado. Sin embargo, el método de curación del Dr. Pavlov tenía una falla� y Cruella vuelve a las andadas de la mano de su amigo, el peletero Jean Pierre Le Pelt. ¡Los cachorros de Chloe están en peligro!

Si hay algo bueno en las películas de Disney es que, más allá de la consabida moraleja, chicos y grandes pueden disfrutarlas por igual. Este es un caso. Dar el nombre de Pavlov al médico que cura a Cruella y cuya curación se revierte a partir de un reflejo condicionado constituye una sutil intertextualidad. La personificación de Le Pelt, su desfile de modas y su taller de costura constituye una gran parodia del mundo de la moda.

Y como no podía ser de otra forma, los perritos se roban la película. Dottie y Dipstick (si, el de la anterior) y sus cachorros: Littile Dipper, Domino, Oddball son los dálmatas de Chloe. Por su lado, en “2° oportunidad” Kevin protege a Drooler, Digger y Chomp además de Waddlesworth un simpatiquísimo papagayo que está convencido de que es un perro. Y no podemos olvidar a Fluffy, el perrito que Alonso le regala a Cruella cuando sale de la cárcel, que se comporta como un verdadero héroe.

Hay varias cosas que se repiten de la película anterior. Los perritos son los que proveen a su propia liberación (moraleja: ayúdate que te ayudarán); la cadena de ladridos viaja por toda la ciudad para alertar a Dipstick sobre el secuestro de sus hijos (los pares colaboran entre ellos) y demás cosas por el estilo. En fin, usted y sus hijos se divertirán muchísimo.