Dr. Dolittle 2

0
33

El afamado Dr., vuelve a ingresar en escena para este verano boreal, pero esta vez y luego de varias sesiones zoofilias, tratando de ayudar a toda una comunidad de habitantes del bosque que intenta ser talado. Mafiosos por Naturaleza

El Reino Animal es una de las fuentes inagotable de asombros.
Desde de los invisibles seres unicelulares a las enormes bestias de las selvas, cada eslabón de la cadena alimenticia, es capaz de reflejar instintivamente toda la cadena de la evolución humana. Ahora bien, viendo y mas que viendo, escuchando, desde la perspectiva del Dr. Dolittle (Eddie Murphy), seguramente comprobemos que tales instintos no son tan naturales.

El afamado Dr., vuelve a ingresar en escena para este verano boreal, pero esta vez y luego de varias sesiones zoofilias, tratando de ayudar a toda una comunidad de habitantes del bosque que intenta ser talado. Para llevar a cabo esta empresa, y luego de consultar con la mafia animal encabezada por “el viejo castor”, llega a la conclusión de que la única manera de frenar los terribles sucesos que darán fin a la vida en el bosque, es encontrar una especie en peligro de extinción y tratar de salvar la especie para de esa manera salvar también el ecosistema.

La especie en peligro de extinción fue fácil de encontrar. Ava es una osa del pacífico occidental, que ha nacido en el bosque libre y salvaje, adquiriendo todas las características que la naturaleza le puede brindar. Archie también es un oso del pacífico occidental, pero a diferencia de Ava, fue retirado de su hábitat natural y llevado a un circo. Pero esto no acaba aquí, Archie no solo trabaja en un circo, también se siente una super estrella del espectáculo y tiene un alter ego gigante como todo su cuerpo. Es un clásico citadino que deleita su tiempo libre con frondosas duchas, cesiones de fotos y comida chatarra.

Resumiendo, Dolittle tiene por delante uno de los retos más importantes de su carrera profesional, y dentro de su carrera personal, matizando la velada, debe lidiar con una esposa invadida por un mundo de animales y una hija adolescente que se encuentra en plena pugna de testosterona.

En esencia, la trama del filme resulta de una buena factura y un finísimo humor, lo que hace de la producción un largometraje para toda la familia. Posee varios toques sutiles en un claro intento de dejar mensajes, por demás importantes, en una actualidad donde las relaciones, sociales y personales, suelen tornarse confusas. La idea de poder relacionarse con personajes sumamente dispares, enaltecer la comunicación familiar, dejar de manifiesto una fuerte contraposición entre la naturaleza y la fuerza expropiadora de los capitales, lograr aprender sobre si mismo intentando ayudar a otras personas y luchar incansablemente por lo que uno realmente quiere, son algunos de los puntos incluidos casi subliminalmente.

Queda claro, que mas allá de algunos tibios intentos, como pudieron haber sido “Boomerang” o “En busca del niño Dorado”, Eddie Murphy se siente plenamente identificado con algunos personajes. Desde “Un Príncipe en New York”, pasando por el viejo conocido Alex Folie de “Un detective suelto en Beberly Hills” y llegando al Profesor Klump, demuestra su chapa de actor cómico y multifacético, capaz de interpretar hasta siete personajes distintos en un mismo rodaje, algo que seguramente será difícil de igualar. El mérito y el lugar indicado para las estrellas está asegurado.

Los distintos personajes, esta vez refiriéndose a los animales, son por demás deliciosos. Los osos, la comadreja, el perro Lucky y el mono francés, harán el deleite de la cineplatea y de cada espectador que tenga la amabilidad de acompañar a su hijo, sobrino, amigo o ahijado. Las personificaciones son perfectas – los efectos especiales también – y tienen estrecha relación con el papel que cada animal puede cumplir verdaderamente dentro de un ecosistema. El Castor Cappo Maffia rodeado por los integrantes de “la familia” y la huelga animal, pintan un retrato digno de ser observado.

Tal vez, esta no sea una película que pasará a la historia como un clásico del humor infantil, pero seguramente tendrá los aportes necesarios para destacarla por sobre algunos mediocres productos que andan girando inescrupulosamente por las salas argentinas. Para los chicos y la familia solo queda desear, ¡Felices Vacaciones de Invierno!

Sebastián Montagna
© Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción