Tierra Prometida

0
11

Esta exposición incluye 300 fotografías en blanco y negro que sintetizan el trabajo de Mario Podestá, durante 30 años como corresponsal independiente en conflictos bélicos, crisis humanitarias y actualidad internacional. Tierra Prometida

Entrevista de Pablo Garber a Mario Podestá

Palais de Glace
26-7 al 26-8-2001

El jueves 26 de julio a las 19,30 horas en el Palais de Glace (Posadas 1725), se inaugura Tierra Prometida, muestra fotográfica interactiva de carácter periodístico – testimonial. La misma incluye 300 fotografías en blanco y negro que sintetizan el trabajo de Mario Podestá, durante 30 años como corresponsal independiente en conflictos bélicos, crisis humanitarias y actualidad internacional. La exposición, que continuará hasta el 26 de agosto, de martes a domingo entre las 10 y 20 horas, también contiene sus trabajos como documentalista, cameraman y reportero en temas sociales y políticos.
Tierra Prometida, incluye además espacios en los que, a partir de la mirada del autor -“Entre mirar y ver, la diferencia compromete” dice Podestá – ofrecerán actividades interactivas.

El evento cuenta con las adhesiones de la Cruz Roja Internacional; ADEPAZ (Asociación de Periodistas de Defensa y Misiones de Paz – Naciones Unidas); Niños Unidos del Mundo (Gabriela Arias Uriburu); Médicos en Catástrofes y ARGRA (Asociación de Reporteros Gráficos de la Argentina).

Mario Podestá comenzó a trabajar en 1970 como free-lance de diversos medios y es hoy un veterano periodista de actualidad internacional, desde gráfica, documentales y televisión. Como corresponsal ha tenido la oportunidad de recorrer el mundo y reflejarlo en imágenes, entrevistando a destacadas personalidades como la Madre Teresa, Nelson Mandela, Yasser Arafat, Salvador Dalí, etc. Después de treinta años Mario Podestá ha regresado a la Argentina con la idea de retomar la profesión desde su país. El valor del Bono Contribución para visitar Tierra Prometida es de $ 1,50.

Si bien el núcleo de la muestra está basado en las fotografías, la misma está complementada con realizaciones televisivas en pantallas gigantes y diversos flashes de backstage del autor en acción en su profesión , en los diversos escenarios internacionales donde le ha tocado desempeñarse como periodista. Además, el autor ofrecerá conferencias en relación a los contenidos expuestos, que habrán de ser presentadas por personalidades del mundo del periodismo, la cultura y las artes visuales. Las video-conferencias serán transmitidas por Internet.

¿Por qué Tierra Prometida?

Al elegir Tierra Prometida como título de la muestra no se trató de hacer ninguna referencia particular al conflicto Medio Oriente ni darle connotación alguna con el tema judío-árabe o palestino-judío o específicamente bíblico, como la primera sensación puede hacerlo suponer.

Cuando se llegó a la elección del nombre se trató de manejar una dualidad que tiene en su naturaleza más profunda el aspecto esperanzador, por momentos hasta optimista, como asimismo el costado cínico o irónico del problema.
Es decir, por un lado podemos entrar a aquella Tierra Prometida, de leche y miel, a partir del compromiso efectivo de todos para con el Mundo Real que la exhibición trata de mostrar y transmitir, persuadidos que en el planeta hay recursos suficientes para todos y que el problema sólo radica en que ” si hay algunos que tienen tanto es porque a otros les falta todo”. El que fuera el compromiso de Cristo, de Mandela, de Ghandi, de Teresa de Calcuta. Allí en ese sitio especial donde no existen las ideologías sino los fines. En ese lugar donde Dios, Alá y Jehová son lo mismo, aunque a veces el ser humano los utilice como divinidades de referencia para despedazarse. De allí que la imagen emblemática de la muestra sean precisamente los pies de la Madre Teresa, seguramente los primeros en pisar esa Tierra Prometida. Una muestra que intenta comprometerse con un ecumenismo fuertemente pragmático.

Y por otra parte, la convicción de que “lo que suceda en cualquier parte del mundo, nos sucede a todos”. Lo que suceda en cualquier parte del mundo me compromete, me involucra. Su existencia justifica mi existencia.

La muestra se compromete a través de su realizador, un profesional del periodismo independiente, militante de la vida. Un sobreviviente que cuenta cosas de la forma más molesta posible: a través de imágenes. Contra ello no se puede argumentar. Lo que se muestra ha sucedido. No se trata de compromiso alguno con políticas ni levanta banderas ideológicas, raciales o religiosas, pero de ninguna manera es neutral en cuanto a ideales que nos son comunes a los que pretendemos pertenecer a la raza humana.
Y por el otro lado, el costado irónico o cínico del problema, que no debe estar ausente; esa mirada brutal pero necesaria sobre lo que hemos hecho con el planeta que se nos ha dado en custodia. La urgencia es ahora mismo cuando no quedan opciones. Ya no queda tiempo para quemar lo que queda. Seguimos siendo parias en esta Tierra Prometida. El silencio debe esperar.

¿Qué eventos se realizarán?

Se realizarán seminarios, charlas y conferencias, con la necesaria participación de la gente, acerca de todos los temas internacionales que se han sucedido durante las últimas décadas. Personalidades locales e internacionales del periodismo, la cultura, el arte, la política, las organizaciones humanitarias, habrán de llevar a cabo charlas y seminarios sobre los temas más acuciantes de nuestro tiempo.
Estas conferencias serán llevadas a cabo por el Comité Internacional de la Cruz Roja (Ginebra), la Fundación Niños Unidos para el Mundo, Naciones Unidas, UNICEF, Greenpeace, Reporteros sin Fronteras, Médicos en Catástrofes, Dolor sin Fronteras, Alto Comisionado Naciones Unidas para los Refugiados ( ACNUR), etc.

¿Cuál es el contenido de la muestra?

No se trata de disponer de “cuatro paredes con clavos para colgar cuadros”. Esta muestra habla de historia, de cultura, de compromiso, de encuentros, de pérdidas, de soledades, de los derechos del hombre…en una palabra… del Mundo Real.
Se refiere, como decía Dalí al hablar de su Museu en Figueres, a una muestra viviente. Una muestra participativa, interactiva, molesta, comprometida.
Abarca los últimos 30 años de la actualidad internacional, desde el punto de vista del periodismo gráfico y la televisión.
Una edición diferente permitirá una visión extraña e intensa pero a la vez serena de las obras, con un manejo profesional de los formatos, los espacios, las distancias y la iluminación. No se trata de alumbrar, sino de iluminar.
Un concepto de trabajo fotográfico, que si bien no consigue apartarse de lo artístico, se aparta de lo habitual por su contenido, tratamiento y crudeza, sin abandonar la nostalgia y mucho menos la melancolía. Un cuidadoso sistema de audio provocará una necesaria “inmersión” en aquellos temas de los que trata la muestra.
Caminarás por una calle de la ciudad vieja de Jerusalén, entre los fusiles del ejército de Israel, o a lo largo de un angosto sendero en medio de un campo minado en Angola o Camboya o por los pasillos de un hospital de guerra en Somalia o Ruanda, y entre los camastros del Hogar de los Moribundos de la Madre Teresa en Calcuta, mediante un especial diseño escenográfico y audiovisual.
Una muestra que, como todo en la vida, plantea dos opciones: recorrerla como una muestra más en un programa de fin de semana o comprometerse y vivirla con una actitud diferente.

¿Qué son los Rincones?

Son espacios conceptuales donde, como parte del compromiso profesional, se llevarán a cabo eventos con el público, que podrá participar activamente de los mismos.
Podrás recorrer los puntos de memoria colectiva de las tres últimas décadas, con charlas sobre periodismo a cargo del autor y de figuras relevantes de la profesión, tanto local como internacional. Podrás participar de una galería de los dramas humanitarios y conocer los qué, quién, cómo y porqué…sin importar los cuándo…la historia siempre se repite a sí misma. Podrás acompañar los tributos y homenajes a las grandes personalidades de los últimos 30 años, algunos de ellos presentes y otros a través de sus familiares, sus hijos, su obra…con apasionantes charlas sobre la vida de los mismos. Podrás compartir los garabatos y escrituras y dibujos de los niños del hambre y de las guerra de Kosovo, Somalia, Palestina, Ruanda, Chechenia….

Podrás entrar en la Sala de Inmersión, en oscuridad total, y sumergirte en los sonidos de los campos de refugiados, de los hospitales de guerra, de las guerras mismas, los bombardeos, los gritos del dolor…y tal vez, sólo tal vez, salir de ello con una actitud nueva.
Finalmente podrás “tocar” a tus semejantes…pobres, enfermos, presos, hambrientos, negros, judíos, indios, palestinos, latinoamericanos…a través del rincón de Imágenes para Tocar.

¿Y el Taller de la Memoria?

Estará referido a la “evolución” de los medios periodísticos (gráficos y televisivos) a lo largo de los últimos 30 años, en los que la cultura y la información han sido devaluadas al amparo de conceptos globalizadores.
Será un rincón fundamentalmente dedicado a los niños y jóvenes, colegios y universidades, muy especialmente a aquellos que se han inclinado por las ciencias de la comunicación y el periodismo. Habrá conferencias destinadas al efecto, a cargo del autor e invitados especiales de prestigio nacional e internacional, que estarán presentes en la muestra.
Se exhibirán portadas, recortes y notas del autor publicados en las tres últimas décadas y los medios que han dejado de existir, como asimismo los medios que han “cedido” sus contenidos periodísticos al servicio de “contenidos sin contenido”.
También habrá un rincón de “inmersión”, destinado a la emisión de los sonidos grabados por el autor en los diversos conflictos que ha cubierto. Guerras, bombardeos, gritos, discursos, voces, que serán enfocados desde el punto de vista de la memoria.

“Sus imágenes molestan, perturban, conmueven y exasperan. Me afirman en la idea de un mundo que mostrándolo podemos cambiar” – Pablo Neruda.
“Cuando todos se han ido y comienza el después de la noticia, allí sigue Mario con sus cámaras. Siempre estará allí…” – Jacobo Timerman
“Las imágenes de Podestá me obligan a bajar la mirada, pero al mismo tiempo me convencen que está todo por reconstruir” – Adolfo Bioy Casares.
“Sus imágenes empujan a la opinión. Imágenes escenciales e incorruptibles de un mundo corrupto”- Salvador Dalí.

Nota relacionada: Podestá y su tierra prometida

Nota publicada el 26-7-2001.