Papa noel en el cine

0
10

Definitivamente, no hay asunto o personaje que una cámara de cine no haya capturado para incluirlo en la memoria fílmica de lo que suma ya, poco más de cien años de historia cinematográfica del planeta.

Santa Claus
Una leyenda que transita por el mundo del celuloide.
Pepe Abrego.

Definitivamente, no hay asunto o personaje que una cámara de cine no haya capturado para incluirlo en la memoria fílmica de lo que suma ya, poco más de cien años de historia cinematográfica del planeta. Algunos de los personajes o temas abordados por los cineastas, aparecen desde las primeras aventuras fílmicas de los pioneros de la incipiente industria que nacía al final del siglo XIX. Uno de esos personajes, es nada menos que Santa Claus, el simpático cachetón que año tras año sacude los aparadores de las tiendas y almacenes de medio mundo, para llenar de regalos a quienes creen en él, pero cuya imagen, para sorpresa de muchos, nada tiene que ver hoy, con su apariencia en los primeros filmes.

El debut de Santa Claus en el cine, ocurre en 1897, en un corto norteamericano, que por desgracia ha desaparecido. Son muy pocos los datos sobre este trabajo, aunque sabemos que se estrenó bajo el título de The visit of St. Nicholas. Ese mismo año, se realizó el segundo film con Santa Claus como protagonista, en el que el personaje, vestido con un traje de piel, desciende por la chimenea cargado de juguetes, para volver a subir por el mismo lugar una vez que ha dejado los regalos. El título de este cortometraje fue Santa Claus filling stockings, y sorprendió por el efecto de la nieve cayendo, que se podía ver a través de la ventana. No hay datos del actor que interpretó a Santa, aunque no se trataba de un personaje regordete, ni lucía la barba y la cabellera tan bien cuidada como el Santa que conocemos.

La leyenda de Santa Claus, San Nicolas, o Papá Noel, es en esencia la misma, y se pierde en las tierras del Asía Menor durante el Siglo IV de la Era Cristiana. San Nicolás nació en Patara, hoy territorio turco, en el seno de una familia adinerada. Al morir sus padres, regaló parte de su herencia y se ordenó sacerdote, para convertirse años después, en arzobispo de Myra. Dicen que tenía mucho amor por los niños, a quienes entregó parte de su herencia, dando origen a las leyendas que la hicieron llegar hasta nuestro tiempo.

En 1915, se estrenó en Estados Unidos, A Chirstmas Revenge, cinta en la que Gilbert M. Anderson, una las primeras estrellas del cine, se vistió como Santa Claus. Hasta ese momento, Gilbert había alcanzado la fama por su personaje de “Bronco Billy”, en cintas de cowboys y muchos balazos.

Cuentan que San Nicolas supo de tres jovencitas que no se podían casar por falta de dote. Su padre no tenía ni en que caerse muerto y estaba a punto de venderlas, entonces el santo decidió regalar monedas de oro, a las tres, una por una. Las chicas, que dejaban sus calcetines a cercar sobre la chimenea, se encontraban a la mañana siguiente con la sorpresa, San Nicolas se hacía famoso y la costumbre del calcetín continúa hasta el siglo XXI.

Hasta el momento más de 300 actores han vestido el traje de Santa en el cine, aunque las cintas en las que aparecieron, no necesariamente han tenido al personaje regordete, como figura central de la trama. La lista es larga e incluye al estupendo actor mexicano José Elías Moreno, quien en 1959 se vistió de Santa Claus, para encabezar el reparto de la película del mismo nombre.

Otras personalidades de la lista de Santa Clauses, en la pantalla grande, son: John Goodman, quien se vistió de rojo en Rudolph the red-nosed reindeer: the movie (1998); John Malkovich, en Santabear’s high flying adventure (1987); y Wim Wenders, en Arisha, der Bär und der steinerne Ring (1992).

Durante la edad media, la leyenda de San Nicolás se extendió por Europa, ajustándose a la celebración cristiana de la Navidad, se le conocía como Kolya, en Rusia; Pezel-Nichol, en Baviera; Sinter Klaas (de aquí salió lo Santa Claus), en Holanda; Father Chrismas, en Inglaterra, o Pére Noël; en Francia, pero aún se le representaba vestido de obispo, cuando llegó a América, acompañando a los colonos holandeses en el siglo XVII.

La primera vez que se escuchó la voz de Santa Claus en el cine, fue en 1931, en la cinta The Christmas Party, y correspondió ese honor a Jimmy Durante. Eran los primeros experimentos del cine sonoro y el primer ¡Jo, jo, jo! del regordete personaje. Percy Helton tiene el honor de haber sido el primer actor que personificó a Santa Claus en un film a color, lo que ocurrió en el clásico Miracle on 34th street de 1947.

El gordinflón del traje rojo y blanco, con un trineo de 8 renos viajando por el aire, es producto de las tradiciones holandesas, los escritores norteamericanos y los dibujantes de Nueva York, pero la imagen que hoy tiene todo el mundo de Santa Claus, es producto de la campaña navideña de Coca-Cola, de 1931, para la cual, Habdon Sundblom, tomo como base los dibujos de Thomas Nast, publicados en la revista Harper’s de 1960 y 1980.

La historia del cine registra 32 títulos en los que Santa Claus es el personaje principal. Algunos de ellos son bastante curiosos, como los de Santa and the clubman (1911), Santa Claus vs cupid (1915), Santa and the ice cream bunny (1972), y Santa Claus conquers the martians (2000), remake de la cinta del mismo título de 1964.

Desde luego, también los principales personajes de las series de dibujos animados han vestido el traje de Santa Claus, desde Pedro Picapiedra, pasando por Mickey Mouse, Googy, el pato Lucas, Bugs Bunny, Donald, y un larga, muy larga lista.

Lo mejor de todo, es que al paso de los años, cada Navidad, Santa Claus, San Nicolas, o Papá Noel, como quieras llamarle, seguirá visitando muchos hogares, pero también millones de salas de cine en todo el mundo.