Cha Cha Chá

0
11

Una comedia romántica ligera fácil de digerirCuadrilátero amoroso

¿Qué sucedería si se enamorara perdidamente de la pareja de su amigo o amiga? Supuestamente no debería suceder nada, siempre y cuando la lealtad que otorga una amistad, fuera lo principal. Pero este no es el caso de Lucía.

Lucía (Ana Álvarez) es una agraciada joven que nunca estuvo de acuerdo con los novios de su mejor amiga María (María Adánez), pero en esta oportunidad no solo está de acuerdo con él, sino que lo ama desesperadamente. Esto le crea un problema existencial y propiciar su alejamiento, no tiene mejor idea que contratar a un modelo que la enamore para poder despacharse sin tregua con el homo-novius. Eso y nada más que eso, ese es el argumento central de la trama y sinceramente no puede destacarse mucho más.

Es que para ser optimista, la mejor manera de posicionar el film es catalogarlo como una comedia romántica ligera. Es decir, no va lograr más que pasar un rato, con algunos tintes de diversión y pinceladas de situaciones fácilmente predecibles. Es que desde un punto de vista objetivo y sin desmerecer la actividad filmográfica del director, se representa un producto rápido, que no necesitará sales de uva para ser digerido.

Sin dar demasiados rodeos, el punto más alto está en la vidriera de “lindos” protagonistas – entre ellos Eduardo Noriega, que participó en Plata Quemada -, poniendo todo su esfuerzo actoral para levantar una linea narrativa que poco tiene de original.

Si por algún motivo quedan dudas sobre esta producción, basta con realizar una sola pregunta… ¿por que habrán tardado casi 4 años en estrenarla en nuestro país? Chan, chán.

Sebastián Montagna
© Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción